Oraciones para cualquier momento


Ayuda para la memoria continua de Dios y el andar siempre en su presencia, el uso de aquellas breves oraciones que San Agustín llama jaculatorias, porque éstas guardan la casa del corazón y conservan el calor de la devoción.

San Pedro de Alcántara
Trat. de la oración y meditación, II,2

Crea en mí, ¡oh Dios!, un corazón puro.
*****
Cúmplase la justísima, altísima y amabilísima voluntad de Dios, y eternamente sea alabada y exaltada en todas las cosas.
*****
Dios mío y mi todo.
*****
Dios mío, gracias por lo que me dais y por lo que me quitáis; hágase vuestra voluntad.
*****
Dios mío, tu eres omnipotente, hazme santo.
*****
Hágase tu voluntad 
(abandonándose a la Providencia en las adversidades)
*****
Mi Dios y mi todo.
*****
Mi Dios, mi único bien. Tu eres todo para mi; sea yo todo para ti.
*****
Nada puede pasarme que Dios no quiera. Y todo lo que Él quiere, por muy malo que nos parezca, es en realidad lo mejor 
(Santo Tomás Moro, antes de su martirio).
*****
Os amo, Dios mío.
*****
Padre eterno, os ofrezco la preciosísima sangre de Jesucristo en expiación de mis pecados y por las necesidades de la santa Iglesia.
*****
Para Dios toda la gloria.
*****
Para los que aman a Dios, todo es para bien.
*****
Porque Tú eres, oh Dios, mi fortaleza.
*****
Que os ame, Dios mío, y que el único premio de mi amor sea amaros cada día más.
*****
Que se cumpla la justísima, santísima y amabilísima voluntad de Dios en todas las cosas.
*****
Santo Dios, Santo fuerte, Santo inmortal, ten piedad de nosotros.
*****
Señor, Dios mío: en tus manos abandono lo pasado y lo presente y lo futuro, lo pequeño y lo grande, lo poco y lo mucho, lo temporal y lo eterno.
*****
Un corazón contrito y humillado,¡oh Dios!. Tú no lo desprecias.