Domingo1deNoviembre2015

El mes de Noviembre es el último mes del Año Litúrgico, ya que en Diciembre comienza el Adviento, la Iglesia nos propone  en este mes que meditemos sobre la realidad última del ser humano: la muerte y lo que hay detrás de ella.Por eso este mes está dedicado  de manera especial a nuestros hermanos difuntos.

Lo primero que tenemos que saber es que la muerte es consecuencia del pecado humano. Dios no quiere la muerte, es un Dios de vivos. La muerte es darnos cuenta de que no somos Díos. "La muerte nos pone en nuestro sitio"- nos ha dicho hoy D.Jesús- es una limitación del ser humano, pero también tenemos que saber, que la muerte no es el fin.

Dios quiere para nosotros la vida y la salvación, nos quiere santos.

y quiénes son los Santos? son todas las personas que están en el cielo, que gozan de plenitud y que están viviendo la vida eterna y el ejemplo que nos dan los santos es que nosotros también podemos ser Santos
 
Recordando a Santo Tomás de Aquino, cuando su hermana le pregunto "Qué tengo que hacer para ser santa" y ´él contestó: "querer"., Nuestro párroco nos ha recordado que ser santos es sencillamente hacer las cosas por amor a Dios y bien hechas, viviendo además los mandamientos, las bienaventuranzas, rezando, etc
Podemos y debemos acudir a los santos para que pidan por nosotros, y mientras nosotros rezar por nuestros difuntos. 

Pidamos pues a la Virgen María que nos ayude a querer ser santos.

Comments