Domingo19dejulio2015

Nuestra vida debe ser un servicio  a Cristo, a la sociedad y a la familia, porque una de las cosas más importantes en la vida de un cristiano es servir.
Pero a veces sentimos fatiga y estamos cansados para atender a los que tenemos cerca, entonces tenemos que descansar porque si no,  nuestro carácter se agriará y no podremos servir a los demas.

Tanto el descanso como el trabajo, los cristianos debemos de santificarlo, tratándolos con el Señor en la oración.

En este sentido D. Pedro  nos ha recordado hoy que los cristianos tenemos que llevar siempre a Dios con nosotros, porque hay muchas personas que en vacaciones lo dejan todo. También la oración, y la Misa de los Domingos. Se toman vacaciones de amar a Dios, y eso es una locura. Todo lo contrario, en vacaciones a veces hay mas contrariedades y por eso hay que santificar también el descanso y ofrecérselo a Dios.

No olvidemos tampoco que las vacaciones son un tiempo de cambiar de ambiente, de actividad y de actitud, no un tiempo de no hacer nada. Porque la pereza siempre engendra tristeza y mal humor, y la alegría y la satisfacción sin embargo vienen cuando se hacen cosas. 

Pidamos pues al Señor que nos de la alegría del trabajo bien hecho y del descanso bien llevado.

Comments