Domingo 17/01/20116


El Evangelio de hoy nos ofrece una perspectiva nueva y muy interesante en nuestro trato con Dios. Normalmente la perspectiva es que El es el maestro y nosotros somos los discípulos, pero esta perspectiva también nos puede ayudar mucho a vivir nuestra relación con Dios.  
Dice el Evangelio:" ...Como un joven se desposa con una doncella, se desposará contigo tu hacedor; como el esposo se alegra con la esposa, así se alegrará tu Dios contigo"-.

Se trata de una perspectiva esponsal, de Dios esposo, con el amor totalitario que supone el matrimonio y que viene a rematar la idea del Domingo pasado, de que la vida cristiana es  vivir la gracia de Dios.

Se nos insiste hoy en la importancia de una unión esponsal con Jesus, una unión de amor. 

En general, tenemos una visión "demasiado exterior" de nuestro trato con Jesús; lo confundimos con actos externos (rezar, ir a Misa...) y como decíamos la semana pasada, éstos actos son necesarios, pero pueden ser estériles, si no nos llevan a lo interno, a una vida interior.

Si no es así, nuestra religiosidad será superficial, individual, y egoista, en definitiva NO cristiana. y lo peor es que esa religiosisdad lleva a la tristeza y no al encuentro amoroso con Jesús. Por eso muchos jóvenes se alejan de Dios. y por eso es necesario cuidar muchísimo esto.

Esta unión con Jesús significa que tenemos que dejar que sea El quién lleve las riendas de mi vida, porque si no es así no estamos en el camino correcto;  si no es así tendremos una religiosidad a medida, de cumplimientos, vacía.... y nos convertiremos en unos "beaturrones".

Como propósito para esta semana, nuestro párroco nos ha propuesto lo siguiente: hagámonos muchas veces esta pregunta´´´´´: "Qué haría Jesús en mi lugar"? e intentemos hacerlo.
Así sabremos si estamos haciendo las cosas bien, y buscaremos la voluntad de Dios.

Por último recordemos como Jesús realiza en las Bodas de Caná su primer milagro, -incluso antes de tiempo-, porque se lo pide María. 
Por eso la Virgen María es siempre nuestra mejor aliada. Pidámosle que nos ayude a tener una vida de unión íntima con Jesús y a saber "hacer lo que El nos diga".



Comments