Domingo 14 de Junio

Hoy el Señor,como tantas otras veces,nos ha hablado en parábolas, para que entendamos; y nos ha querido transmitir que el que convierte los corazones y nos da la fuerza es El. Nosotros sólo tenemos que sembrar la semilla y mucha veces, sin saber cómo, esa semilla va germinando.

El Señor nos da su Gracia para que nosotros hagamos el bien y para que no nos desanimemos. Como nos ha dicho -D.Jesús: "Tú vive el Evangelio, siembra la semilla, da ejemplo y no te preocupes, que las cosas germinan". Lo importante es que hemos sembrado y eso queda ahí y en algún momento germinará.

Por eso debemos ser humildes y sencillos, poner de nuestra parte y después: Paz y tranquilidad

En la segunda parábola, el Señor nos habla del grano de mostaza que es tan diminuto y después se hace enorme. Es  como la Iglesia que empezó siendo una pequeña comunidad de cristianos y ahora se ha extendido por todo el mundo. En este sentido nuestro párroco nos ha recordado hoy el valor de las cosas pequeñas.

Es muy importante para un cristiano el cuidar los detalles y el hacer bien las cosas: desde hacer bien una cama, hasta cuidar la oración de cada día, nuestra forma de vestir, las jaculatorias, etc... Hay muchas cosas pequeñas que cuidar en nuestra relación con Dios, porque estás cosas son como la sal.
Esto ayuda mucho y hace que el Señor esté contento, porque denota que hay amor. 

También en nuestro trabajo, los niños en sus estudios y al hacer sus tareas. No da igual hacer las cosas de una forma o de otra. No debemos ser maniáticos, pero tenemos que hacer las cosas bien hechas, por amor, para no dar al Señor chapuzas.

Esto es algo que cuesta muchísimo y supone un espíritu de mortificación grande. 

Por último, el cuidar las cosas pequeñas en el trato con los demás puede hacer que nuestro alrededor sea un cielo o sea un infierno. Por eso es tan importante en el trato con los demás la sonrisa, la comprensión, el cariño, el saber ceder....

Os animo, nos ha dicho hoy -D. Jesús- a que al menos una vez a la semana dediquéis vuestro examen de conciencia a ver cómo cuidáis las cosas pequeñas en vuestra vida.
Que la Virgen María,que tanto cuidaba los detalles, nos ayude en este propósito, para que tengamos un hogar luminoso, alegre y feliz dónde de gusto estar.

Comments