DOMINGO 1 DE FEBRERO DE 2015

Jesús nos dijo: "Yo soy el camino, la verdad y la vida"; ningún otro líder religioso, ni político, ni de ningún tipo ha dicho estas palabras. La enseñanza de Jesús no es la de cualquiera, es la enseñanza del que lo es todo, porque es Dios. 

Hoy en la Misa del Domingo hemos analizado nuestra actitud ante las enseñanzas de Jesús. Al igual que aquellos que le escuchaban, nos tenemos que asombrarnos ante las enseñanzas de Jesús, ante su palabra y para eso debemos, no sólo escucharla, sino aprenderla y meditarla. 

Debemos tomarnos en serio las enseñanzas de Jesús, ha dicho hoy nuestro párroco, D: Jesús, y nos ha dado varias f´órmulas para hacerlo:
    
  • La Formación de adultos. Hay que dedicar un tiempo a formarse, no vale sólo con escuchar la palabra de Dios. ¿Cuánto tiempo dedicamos en nuestra vida a hacer mil cosas y cuánto dedicamos a conocer mejor a Dios y su palabra?. Los testigos de Jehová dedican una hora al día a estudiar la palabra de Dios y muchos católicos no dedican siquiera 15 minutos diarios.
  • Acudir a alguna meditación, adoración al Santísimo, ejercicios espirituales, etc.
  • Los libros. Leer el Evangelio cada día o algún otro libro
  • Tener un director o acompañante espiritual (una persona bien formada, normalmente un sacerdote, que nos va a ayudar a que las enseñanzas de Jesús se hagan vida en nuestra vida) 

Debemos adaptar nuestra vida a las enseñanzas de Jesús y no al revés, como intentamos hacer muchas veces. Para ello no podemos tener criterios utilitaristas y debemos tener claro que es lo imoprtante en nuestras vidas.
Comments