Cuarto Domingo de Cuaresma

CUARTO DOMINGO DE CUARESMA 14/03/2015

Hoy Jesús nos ha hablado de luz y de tinieblas. El Señor se presenta como la LUZ que ilumina nuestra vida; nos enseña que venimos de Dios y que estamos aquí para quererle, para hacer el bien y para hacer las cosas por amor a Dios, siendo felices y alegres. Pero también nos avisa de que hay algunos que prefieren las tinieblas, o también nosotros mismos en algún momento de nuestra vida preferimos las tinieblas. 

Las tinieblas representan el mal, los momentos en que nos encontramos en un túnel oscuro y sin salida. 
Ya el Libro de las Crónicas, escrito hace 2700 años explicaba en que consistían esas "tinieblas" y lo cierto es que se parece bastante a las tinieblas de hoy en día; Por ejemplo–  nos ha explicado D.  Jesús– el dejarse llevar por lo que está de moda a pesar de vaya en contra de las enseñanzas del Señor, nos puede conducir a esa oscuridad, lejos de la luz de Jesús. 
El Libro de las Crónicas nos explica también como ´Dios envió avisos a su pueblo a través de mensajeros, sin embargo se burlaron de ellos y se mofaron de su mensaje.

A pesar de todo Dios nos sana de todo esto, es tan bueno y nos quiere tanto, que mandó a su único hijo, por eso este cuarto Domingo de Cuaresma se llama también en la Liturgia, "Domingo de la Alegría", para que entendamos que Dios quiere salvarnos. 

Pero para ello, nuestro párroco ha insistido en que  "primero debenmorir nuestro egoismo, nuestra soberbia, nuestras envidias... y para esto se necesita esfuerzo. El Crisitanismo "mágico" no existe: para llegar a esa alegría debemos esforzarnos y sacrificarnos."

Como conclusión, pensemos esta semana en nuestras tinieblas, las oscuridades que hay en nuestra vida. Hagamos un buen examen de conciencia para llegar a una buena confesión y dejemos al Señor que nos llene con su LUZ.
Comments