Cuarto Domingo de Adviento

CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO:

En este cuarto y último Domingo de Adviento, la Virgen María es una vez más ejemplo para todos, al pronunciar esas palabras al angel Gabriel: "He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según su palabra". Y es que "para que Dios nos invada y llene nuestra alma tenemos que decir "SI", pero Sí de verdad, sin medias tintas, sin recovecos, sin reservarnos 'parcelitas' para nosotros, porque sin no es así, no vamos a encontrar la alegría de Jesús". Así lo ha dicho hoy en la homilía, nuestro párroco, recordándonos que todos estamos llamados a ser santos. y que para ser santo no hace falta hacer cosas raras, sino hacer las cosas 'normales' por Amor a Dios. Por eso no debemos pensar "esto no va conmigo", pero tampoco agobiarnos pensando que es demasiado difícil para nosotros, porque el Señor nos da su fuerza y su Gracia a través de los Sacramentos. 


El problema es cuando pactamos con la mediocridad, porque en el Cristianismo no valen los mediocres; hay que darle a Dios todo. 
A las puertas ya de la Navidad, recordamos las tres patas en las que se apoya este tiempo de Adviento:
  1. ORACIÓN. Recordad, un tiempo blindado para hablar con Dios, que nadie nos lo quite.
  2. SACRIFICIO: 
  3. CARIDAD:Hacer las cosas por amor a Dios
 y añadimos una más: recibir los Sacramentos, porque es dónde nos da su Gracia.


Comments