Parque Natural Saja-Besaya. Cantabria

 Localización Cantabria (España)
 Superficie  24.500 Ha             
 Año de declaración
 1.988                                                     
 Altitud (msnm)
 mínima 250 m
 máxima 2.084 m
 Municipios El parque incluye territorio de los municipios de Ruente, Cieza,
Cabuérniga, Arenas de Iguña, Los Tojos y Hermandad de Campoo de Suso, además de la Mancomunidad Campoo-Cabuérniga

Descripción

El Parque Natural Saja-Besaya, con sus 24.500 Ha, es el parque natural más extenso de Cantabria. Se encuentra ubicado en la zona centro occidental de la Comunidad Autónoma, flanqueado por las cuencas de los ríos Saja y Besaya, a los que debe su nombre.
Alberga una de las muestras mejor conservadas de bosque caducifolio atlántico de la Cordillera Cantábrica. La buena conservación de las masas forestales ha hecho que se haya convertido en un verdadero “pulmón” del norte peninsular.

Climatología

Se ubica en la región climática atlántica, definido por el clima templado húmedo u oceánico.
Los principales rasgos de este clima son un régimen regular de lluvias, con una precipitación media anual de 1.500 mm. y una temperatura fresca y suave sin cambios bruscos estacionales, siendo la diferencia entre el invierno y el verano de unos 10 o 12 grados.
Las características orográficas y la altitud dan lugar a que se produzcan variaciones climáticas dentro del Parque, registrándose menos precipitaciones en zonas bajas, así como en la zona del Besaya.
Las nubes y nieblas junto con la abundancia de precipitaciones crean un ambiente permanentemente húmedo, lo que contribuye a la exuberancia de la vegetación existente.

Relieve

Dentro de los límites del parque encontramos dos alineaciones montañosas y sus valles colindantes: en primer lugar la divisoria de aguas de los ríos Saja y Besaya dispuesta en dirección sur-norte y procedentes de la Cordillera Cantábrica; en segundo lugar toda la vertiente septentrional de la Cordillera y que alberga las máximas elevaciones del Parque Natural en su extremo suroccidental (Pico Iján y el Cueto del Cordel).
La divisoria entre el Saja y el Besaya está formada por montañas de suaves formas redondeadas con altitudes no muy elevadas y que van ganando altura a medida que nos acercamos a la Cordillera en su límite sur con Campoo. El Mozagro (871m), Toral (899 m), Tordías (968 m), El Moral (1.048 m), La Guarda (1.085 m), y el Pico Obios (1.222 m).
El eje de la Cordillera que limita el sur del Parque incrementa la altitud a medida que lo recorremos en sentido este-oeste. El Ropero (1.492m.), La Pedraja (1.494 m.), Cueto Ropero (1.974 m) El Cordel (2.061 m) e Iján (2.084 m).

En cuanto a elementos geológicos podemos destacar los conglomerados de las formaciones denominadas los “Molinucos del diablo”, una de las formaciones geológicas más visitadas del parque. También destaca una estructura plutónica (principalmente granitos) en el extremo sur del parque y que además coincide con la máxima elevación, el Pijo Iján (2.084 m).
Los rasgos morfológicos mejor representados son los fluviales junto con restos de formaciones glaciares presentes al sur de la Sierra del Cordel ya fuera de los límites del parque.

Medio Natural

El botánico Emilio Guinea en los años cincuenta del siglo XX ya señalaba en su obra “Geografía botánica de Santander” su pesimismo sobre el estado de los bosques en la región, ya que deducía que ya no quedaban “bosques naturales”, pero tenía cierta esperanza al señalar que “aún quedan algunos retazos de bosque relativamente respetados en el valle del Saja y en algunos puntos de Liébana 1.  Hoy en día sigue siendo considerado uno de los espacios forestales mejor conservados de la región y de la Cordillera Cantábrica.

El bosque es uno de los rasgos más característicos de éste espacio natural, ocupando aproximadamente el 50% de la superficie de su territorio. El gradiente altitudinal del parque es muy amplio, abarcando así, muchos tipos de hábitat diferentes representados por una gran diversidad de especies de flora y fauna.

                                                                                                   

  









El bosque de rivera


1 M. Frochoso, R. Gonzalez y A. Lucio. "Espacios Naturales de Cantabria", 2002.

Vegetación

La altitud junto con las condiciones orográficas y de suelo, condicionan la distribución de las diferentes especies.
A grandes rasgos y de menor a mayor altitud tenemos: El piso colino (hasta 450 m. de altitud) sobre el que se asientan los bosques mixtos, también aparecen el robledal y a medida que subimos al piso montano (hasta 900m. de altitud) se desarrolla el hayedos y las acebedas, viéndose los abedules en las zonas más altas de este piso y llegando al subalpino (hasta 1.500 m.) en el que desaparecen las masas forestales y predominan los escobares y brezales.
El estrato arbóreo del parque está representado principalmente por dos especies, el haya y el roble. En el parque podemos encontrar tres tipos de roble, el más común es el roble o cajiga (Quercus robur), el roble albar (Quercus petraea) y el rebollo o tocio (Quercus pyrenaica). Aparecen otras especies arbóreas como tejos (Taxus baccata), olmos (Ulmus glabra), fresnos (Fraxinus excelsior), abedules (Betula alba) y castaños (Castanea sativa), entre otros.

El estrato arbustivo lo forman principalmente el acebo (Ilex aquifolium), el avellano (Corylus avellana), el espino albar (Crataegus monogyna), el endrino (Prunus spinosa) y el saúco (Sambucus nigra).

Como especies de matorral aparecen, entre otras, las rosáceas, brezos (Erica Sp.) y escajos (Ulex Sp).

El estrato herbáceo lo forman los helechos (como: Culcita macrocarpa, Trichomanes speciosum, Woodwardia radicans, Driopteris dilatata, Driopteris filix-mas, Polistichum aculeatum, Blechnum spicant), arándanos (Vaccinium myrtillus), ruscos (Ruscus aculeatus) y otras plantas herbáceas.

El estrato muscinal, comprende unos centímetros de cobertura vegetal sobre el suelo y las diferentes superficies que encuentra en el bosque con musgos, líquenes, hongos y licopodios.
                 
Orchys mascula
Fauna

El Parque Natural Saja Besaya alberga una gran diversidad faunística bien conservada, lo que le hace un espacio único en Cantabria. Dada la existencia de diferentes ecosistemas se da un elenco de especies entre las que hay que destacar las siguientes:

Mamíferos:
Como la ardilla (Sciurus vulgaris), el lirón (Glis glis, y Eliomys quercinus), el erizo (Erinaceus europaeus), topo (Talpa europaea), tejón (Meles meles), liebre (Lepus europaeus y Lepus castroviejoi), desmán ibérico (Galemys pyrenaicus) y la nutria (Lutra lutra). Los herbívoros más abundantes son el corzo (Capereolus capreolus) y el ciervo (Cervus elaphus) (especie reintroducida). Las zonas altas y escarpadas son el hábitat del rebeco (Rupicapra pirenaica parva). el jabalí (Sus scrofa) una de las piezas de caza más codiciadas. Entre los mamíferos predadores están, el armiño (Mustela erminea), la comadreja (Mustela nivalis), la gineta (Genetta genetta), el turón (Mustela putorius), la garduña (Martes foina), la marta (Martes martes), el zorro (Vulpes vulpes), el gato montés (Felis Sylvestris) y el lobo (Canis lupus). Destaca la presencia ocasional del oso pardo (Ursus arctos) en la inmediaciones del parque.

Ciervo común (Cervus elaphus)

Aves:
Las rapaces como el águila real (Aquila chrysaetos), el ratonero (Buteo buteo), el halcón peregrino (Falco peregrinus), el buitre leonado (Gyps fulvus), el alimoche (Neophon percnopterus), el milano real (Milvus milvus), milano negro (Milvus migrans), el gavilán (Accipiter nisus) o el azor (Accipiter gantilis).
Otras aves son el pito negro (Drycopus martius), el pico picapinos (Dendrocopos major), la becada (Scolopax rusticola), la perdiz pardilla (Perdix perdix), el arrendajo (Garrulus glandarius) y especies ribereñas como la garza real (Ardea cinerea) y el martín pescador (Alcedo atthis).

Anfibios:
Rana bermeja (Rana temporaria), rana patilarga (Rana Iberica), rana de San Antonio (Hyla arborea), sapo común (Bufo bufo), sapo partero (Alites obstetricans), tritón alpino (Mesotriton alpestris), tritón palmeado (Triturus helveticus) y salamandra común (Salamandra salamandra).

Tritón alpino (Mesotriton alpestris)

Reptiles
:
Culebra de collar (Natrix natrix), culebra lisa europea (Coronella austriaca), culebra viperina (Natrix maura), víbora de seoane (Vipera seoanei), lagartija roquera (Podarcis muralis), lagartija ibérica (Podarcis hispanica), lagartija de turbera (Lacerta vivipara), lagarto verde (Lacerta viridis), lagarto verdinegro (Lacerta schreiberi) y el lución o enánago (Anguis fragilis).

Murciélagos (quirópteros):
Murciélago de herradura pequeño (Rinolophus hipposideros), de herradura grande (Rinolophus ferrum-equinum) de herradura mediano (Rhinolophus euriale), de cueva (Miniopterus schreibersii), de bosque (Barbastella barbastellus), de Bechstein (Myotis bechesteini), de Geoffroy (Myotis emarginatus), ratonero grande (Myotis myotis), ratonero pequeño (Myotis blythii).

El elenco de especies lo completan multitud de invertebrados algunos de los cuales son especies amenazadas.

Servicios del Parque


Centro de visitantes:

Centro de Interpretación Parque Natural Saja Besaya. Saja (Los Tojos). Carretera CA-280 Km. 13.
(43º 07' 48'' N / 4º 17' 47'' W). VER

El centro de visitantes, de entrada gratuita, está abierto durante todo el año y atendido por personal del parque.

Centro de Interpretación del Parque.


Áreas recreativas:Casa del Monte” (Ucieda), ”Braña Castrillo” (Bárcena Mayor),“Cambillas” (Mancomunidad Campoo-Cabuérniga), “Cieza” (Cieza),                                      El Prauco” (Los Llares), “El Vaho” (Los Llares).

Miradores: El balcón de la Cardosa (Puerto de Palombera)
                  Mirador de la Pajariega, (Los Llares).

                                                                                     Mirador del Balcón de La Cardosa.
Red de senderos:

Senderos de pequeño recorrido:
  •   PR-S110 - Camino Viejo del Moral
  •   PR-S111 - Ruta de los Puentes (Monte río de los Vados)
  •   PR-S112 - La ruta del Hayacorva
  •   PR-S113 - Bárcena Mayor-Alto de Fuentes
  •   PR-S114 - Bárcena Mayor-Ozcaba

Senderos de gran recorrido:
  •   GR-71. Sendero de la Reserva de Saja.

Figuras de protección:

  • Parque Natural Saja-Besaya (1988).
    Además se solapan las siguientes figuras de la Red Natura2000 (Directiva Hábitats 92/43/CEE y Directiva Aves 79/409/CEE):
  • L.I.C. (Lugar de Importancia Comunitaria) Valles Altos del Nansa y Saja y Alto Campoo.
  • L.I.C. Río Saja.
  • Z.E.P.A. (Zona de Especial Protección de Aves) Sierra del Cordel y Cabeceras del Nansa y del Saja.

    Legislación de referencia

  • Decreto 25/1988 de 2 de mayo, Declaración del Parque Natural Saja-Besaya.
  • Decreto 49/1990 de 9 de agosto por el que se aprueba el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Natural Saja-Besaya.
  • Decreto 91/2000 de 4 de diciembre por el que se aprueba el 2º Plan Rector de Uso Gestión (PRUG) del Parque Natural Saja Besaya.
  • Reserva Regional de Caza de Saja. Disposición adicional primera de la Ley de Cantabria 12/2006, 17 de julio, de caza.
  • Decreto 15/2008 , de 22 febrero. Regulación de Reservas Regionales de Caza en Cantabria.

Valores etnográficos

En los últimos siglos los pobladores de los núcleos rurales cercanos al parque han basando su economía en la ganadería extensiva y la elaboración artesana de aperos de labranza y todo tipo de objetos de madera, especializándose en la construcción de carros chillones, yugos, arados, horcas, bieldos y toneles. La gran cantidad de madera de buena calidad favorecía que durante el invierno, momento de parada de la actividad agrícola, se dedicaran a trabajos artesanos de madera, elaborando aperos aptos para trabajar los campos de cereales de Castilla. También se tallaban albarcas, un calzado de madera muy útil en los campos húmedos.

     Ganado vacuno y caballar sobre el Valle de Cabuérniga.


Del carácter ganadero de la población de los municipios colindantes con el área protegida, destaca la ganadería de vaca de raza tudanca, un animal autóctono y muy representativo de la comarca. La vaca tudanca es un animal que por sus características está perfectamente adaptada a las condiciones que se dan en el valle del Saja. Es un animal esbelto con una amplia cornamenta y una coloración que varía y que recuerda a los colores miméticos de especies salvajes. La coloración puede ser gris ceniciento o parduzco. José María de Cosío la describía como “ágil, fuerte, sobria y resistente”. Es un animal acostumbrado a estar en semilibertad y que en tiempos pasados fue muy apreciado por su adaptación y por su capacidad de trabajo.

 
Dentro del parque el único núcleo habitado existente es el de Bárcena Mayor (T.M. de Los Tojos).   Fue declarado Conjunto Histórico Artístico en 1979 ya que es una de las mejores muestras de la arquitectura tradicional montañesa. Es considerado el pueblo más antiguo de Cantabria, o al menos del que se tenga testimonio escrito, y posiblemente sea uno de los más antiguos de España. Tras la invasión musulmana de la Península Ibérica fueron muchos los habitantes de tierras interiores que se refugiaron en valles cantábricos como el del Argoza en Bárcena Mayor.
En sus calles restauradas se puede observar la arquitectura tradicional popular reflejada en las viejas casonas montañesas.







   Vaca de raza tudanca
.


Sus puentes de piedra y sus calles empedradas nos trasladan a varios siglos atrás. Se pueden ver, todavía hoy, muestras de la artesanía local en utensilios de madera, una actividad que antaño fue un importante complemento para las rentas familiares y que hoy en día tiene a los turistas y visitantes como únicos clientes.

Bárcena Mayor.