Magdalenas de queso y bacon

INGREDIENTES (para 10 magdalenas):
Harina de trigo: 130 gramos.
Huevos: 2.
Aceite de oliva virgen extra: 40 gramos.
Leche entera: 80 gramos.
Bacon ahumado: 75 gramos.
Queso Parmesano: 75 gramos.
Levadura química: 8 gramos.


ELABORACIÓN (tradicional):

Troceamos el bacon y lo freímos en una sartén sin añadir aceite, con su propia grasa será suficiente. Lo retiramos de la sartén y lo reservamos.

Rallamos el queso.

En un bol batimos los huevos hasta que estén espumosos. Añadimos el queso rallado y mezclamos.

A continuación echamos el aceite de oliva y la leche, batiendo tras añadir cada uno de ellos.

Tamizamos la harina con la levadura y lo echamos en el bol. Mezclamos todo con una espátula de silicona hasta que la harina esté bien integrada.

Encendemos el horno a 180ºC con aire y metemos la masa en la nevera mientras se calienta el horno.

Cuando esté caliente rellenamos los moldes de magdalenas (hasta 2/3 de su capacidad, como siempre), los metemos en el horno y cocinamos durante 15 minutos.

Sacamos las magdalenas del horno y las dejamos templar sobre una rejilla. Recién hechas es como más ricas están, pero os aseguro que al día siguiente siguen estando deliciosas.


ELABORACIÓN (Thermomix):

Ponemos el queso troceado en el vaso y programamos 12 segundos, velocidad 8. Retiramos y reservamos.

Troceamos el bacon con unas tijeras. Lo ponemos en el vaso con unas gotas de aceite de oliva y programamos 5 minutos, temperatura Varoma, velocidad 2, sin cubilete. Retiramos y reservamos.

Ponemos los huevos en el vaso y programamos 2 minutos, 37ºC, velocidad 5. Añadimos la leche y el aceite, el queso y el bacon y programamos 10 segundos, velocidad 5.

Añadimos la harina y la levadura tamizadas y programamos 3 segundos, velocidad 3. Bajamos la harina de las paredes del vaso y repetimos. Terminamos de envolver la masa con la espátula.

Encendemos el horno a 180ºC con aire.

Mientras se calienta el horno rellenamos los moldes de magdalenas (con 2/3 de masa, como siempre) y los metemos en la nevera hasta que el horno esté listo para cocinar.

Una vez que el horno esté caliente, metemos las magdalenas y las cocinamos durante 15 minutos. Sacamos las magdalenas del horno y las dejamos templar sobre una rejilla. Se pueden comer templadas o frías, ¡están ricas de cualquier manera!.
Comments