Vampiros...

 Sienten la pasión de existir fluyendo por sus venas y saborean en sus labios....tu sangre.

Pandora

Acabas de cruzar mi umbral. Ven de mi pálida mano a conocer, la figura inquietante y  sensual de los malditos.

 Si estás dispuesto a pagar el precio.... entra en el mundo donde predomina la noche. Y donde la sangre es un vinculo.


Si buscas seres nocturnos, aquí podrás encontrarlos, de la mano de ANNE RICE y sus gloriosas y perdidas Criaturas de las Tinieblas, sus trágicos fantasmas que no aterran... parten el corazón.

El mundo de Anne Rice es hipnótico. Te atrae y atrapa, con sus personajes bellos y grotescos a la vez...

 Los vampiros representan el alter-ego que anhelamos ser. Poderosos y débiles al mismo tiempo, dueños y víctimas de su propio destino, luchando por sobrevivir como todos. Enfrentándose a las sombras que les ahogan. Ángeles y demonios, son semidioses a los que adoramos y tememos por igual. Al fin y al cabo, no somos todos hijos de un mundo hermoso y brillante, tanto como terrible y cruel?


Entrevista con el Vampiro

Aquí es donde comenzó todo. El libro que nos introdujo en la saga de Louis, Claudia, y por supuesto, su hacedor, el malvado y elegante Vampiro Lestat, vagabundo, seductor y héroe-vampiro.

Louis, se siente invadido por lo sentimientos más humanos, como el amor que lo ata a una de sus victimas, una pasión no exenta de dependencia sexual y psicológica.

Descargar libro


Lestat el Vampiro

Desde el refinado aristócrata de la Francia pre-revolucionaria hasta la estrella del rock glam de los 80, aquí tenemos la propia historia de Lestat, sediento de sangre humana, busca a sus compañeros vampiros.  Y ansia descubrir, el secreto de su inmortalidad...la clave del misterio de su existencia solitaria e infinita.

Descargar libro 

 

La Reina de los Condenados

Lestat  convertido en una famosa estrella del rock, despierta con su música a Akasha, la Reina de los condenados. La que una vez fue la Reina del Nilo, toma a Lestat como amante y mano derecha, y vuelca todas sus fuerzas en la destrucción de todos los vampiros y la especie humana.
Pese a la súplicas de Lestat, los deseos de Akasha son irrefrenables, y será necesario un sacrificio para acabar con sus ansias de matar.
 

 

El ladrón de Cuerpos 

Solo y lleno de dudas paralizantes acerca de la validez de su vampírica visión del mundo, Lestat que ha gozado de una existencia cómoda, y consciente de su supremacia indiscutida en el mundo de la noche, se embarca en un viaje arriesgado. Una duda le llevará a replantearse su existencia. Impulsado por su afán de conocer, vivirá una aventura a la vez intelectual y argumental que por primera hará tambalear los cimientos de su reinado de penumbras.

Descargar libro 

 

Memnoch el Diablo

 Lestat el Vampiro, vaga a través del tiempo y el espacio. Sus más de doscienteos años de antigüedad en el Reino de la Noche, le han dado una fuerza y un conocimiento que están más allá de lo humamanamente posible. Ahora cree que ya ha agotado la fuente de conocimientos y que sólo le queda vivir las noches con la mayor placidez  posible. Pero una oscura presencia le persigue, y el poder de Lestat es insuficiente.

Descargar libro 

 

Armand el Vampiro

 

Armand, el eterno joven agraciado con la cara de un ángel de Boticelli, viaja de su Kíev natal a Venecia. En la ciudad de los canales se deja cautivar por el vampiro Marius, un misterioso pintor. Pero las fuerzas del mal entran en escena y Armand se ve condenado a un eterno vagar que lo llevará al París del siglo XIX y, de allí, al Nueva Orleans actual. Un recorrido en el que desvelará los detalles de su turbulenta existencia.
 
 

  

 Pandora

Anne Rice nos entrega Pandora, la primera de una serie de novelas unidas por un vínculo común, por el novato vampiro David Talbot, que se ha propuesto convertirse en el cronista de sus compañeros No-Muertos.

David se encuentra con Pandora. Ella tiene dos mil años de edad, una Hija de los Milenios, el primer vampiro que el grandioso Marius creó. David la convence para que cuente la historia de su vida a lo largo del tiempo. Pandora nos lleva de regreso a su época cuando ella conoce y se enamora de un Marius guapo, carismático, alegre y todavía mortal, al que está predestinada a encontrarse cuando Marius ya ha sido convertido en vampiro, y le concederá el Don Oscuro cuando se embarquen en la difícil y fantástica aventura de sus dos turbulentos siglos juntos.

Descargar libro 

 

Vittorio

En la segunda obra de sus Nuevos Cuentos de Vampiros, Anne Rice nos cuenta la hipnótica historia de un vampiro en la Edad de Oro Italiana. Vittorio, educado en la Florencia de Cósimo de Médici, graduado en caballería en el castillo de su padre en la cima de la montaña, habita un mundo de esplendor cortesano y placeres campestres...un mundo destrozado de repente cuando toda su familia se ve enfrentada con un poder atroz.

Descargar libro 

 

Merrick

 

 Con Merrick, Anne Rice funde en un mismo libro sus famosas Crónicas Vampíricas y la serie de Las Brujas de Mayfair.

Merrick no sabe aún que ha heredado los extraordinarios poderes con los que sus antecesoras, las brujas Mayfair, se hicieron famosas en otra época.A ese mundo de oscuros exotismos llega el vampiro David Talbot, procedente del reino de las tinieblas. Es él quien relata la fascinante historia de Merrick. Lestat,  el eternamente sufrido Louis, que en esta novela sufre un cambio radicaljuega un importante rol en esta novela.
        Un relato cautivador en el que los poderes mágicos y los fenómenos sobrenaturales se dan la mano en un baile de seducción, muerte y renacimiento.
 
 

Sangre y Oro

Asediado por los recuerdos Marius siente que ha llegado el momento de revelar los secretos de su milenaria existencia. Este ser solitario e inmortal, evoca sus experiencias de senador romano, entre druidas y como protector de Akasha y Enkil, reyes de los vampiros. Se detiene en su amor por Pandora y en su tarea como mentor de Lestat. Rememora  también la caída de Roma, su huida a Constantinopla, patria de la insaciable Eudoxia, y el regreso a la Italia renacentista.
 
 

 

El Santuario

 

Quinn Blackwood, un rico y excéntrico joven convertido en vampiro, pide la ayuda de Lestat para librarse del celoso control al que le somete su Goblin, su Doppelgänger. Desde que Quinn entró en el reino de los muertos, Goblin, es su sombra fiel y se ha convertido en una amenaza para los seres cercanos a Quinn. Lestat intrigado, le pide  que narre la historia de su vida. Éste recuerda su infancia en el seno de una familia muy peculiar y describe sus días en Blackwood Farm, la mansión de altas columnas y extensos jardines rodeada de zonas pantanosas en la que creció y ahora reside.

Descargar libro 

 

Cántico de Sangre

  Anne RIce nos presenta la que parece la útima entrega de la Crónicas Vampiricas. En Cántico de Sangre, Lestat quien fuera una vez epitome de la maldad, lucha ahora contra su propia condición de vampiro, anhelando alcanzar la pureza a la vez que se enfrenta a  fantasmas, leyendas, secretos y el misterio de Taltos, mientras trata de reconducir el destino de su amada, Rowan Mayfair.

Descargar libro 

 

EL MITO DEL 

 VAMPIRO

Aunque a veces parezca que Bram Stoker fue el creador del vampiro, insipirandose en la figura de Vlad Tepes, lo cierto es que el origen de esta criatura se remonta a tiempos inmemoriales. Los chinos, los babilonios y los griegos, entre otras civilizaciones, ya hablaban de monstruos que chupaban la sangre.

 En la antigua Roma se temía la aparición de un vampiro volador llamado Strix, que sembraba el terror entre los campesinos.

Los rumanos huían despavoridos ante la presencia siempre intuida del Strigoi, un ser repugnante con patas de cabra o de caballo.
 

En su origen se llamaba vampiros a los fallecidos que abandonaban sus tumbas, para alimentarse de la sangre (y en ocasiones de la carne) de los vivos.

Enfermedades como la catalepsia y la porforia están detrás de las supercherías que dieron origen al mito del vampiro. En muchos casos se enterraban personas vivas que estaban en un estado de sueño profundo y que luego, al despertar y sufrir un ataque de pánico como consecuencia de encontrarse encerradas en un ataúd, se rompían las uñas en un baldío intento de levantar la tapa y escapar. Cuando se producía alguna epidemia que diezmaba la población o sucedían muertes inexplicables, los campesinos exhumaban las tumbas y en ocasiones hallaban cadáveres con expresiones agónicas, las uñas melladas y cubiertas de sangre y el estómago abotargado. Esto les llevaba a la creencia de que era un no muerto y, por tanto, el causante de todos los males; de modo que para acabar con él le clavaban una estaca en el corazón y le cortaban la cabeza. A los anatematizados por la Iglesia con el estigma de vampiro se les enterraba en los cruces de caminos, para confundirles en el caso de que decidiesen abandonar sus fosas.

 

Los aquejados de porfiria eran un blanco fácil para esta superstición, pues los síntomas en que se manifiesta esta enfermedad son similares a los del vampiro: necesidad de beber sangre, anemia crónica, fotofobia, vello en las palmas de las manos, ojos inyectados en sangre y retracción de las encías (lo que daba la impresión de que sus dientes, en especial los colmillos, aumentaban de tamaño).

 

     VAMPIROS REALES

Existen muchas leyendas acerca de lo vampiros. Sin embargo existen documentos que demuestran la existencia de dos auténticos monstruos bebedores de sangre humana.

 Erzsèbet Bathory

Más conocida como "La Condesa Sangrienta", debido a los macabros y sádicos crímenes que cometió, Erzsebet Bathory nació en 1560, fue una aristócrata húngara perteneciente a una de las más ilustres familias de Europa. De hecho, de esta misma familia también fueron Esteban y Sigmund Bathory que ocuparon los tronos de Polonia y Transilvania, respectivamente, además de varios dignatarios de la Iglesia y ministros de Hungría.

Argumentaba que ella no había nacido para morir, y que todo lo bello que le pasaba no podía desaparecer así porque sí. Tal vez en ese pensamiento se encuentre una de las claves que la llevaron a convertirse en la asesina más sanguinaria de la historia.

Asesinó y torturó  a sus jóvenes doncellas para bañarse en su sangre porque creía que así se mantendría joven y bella. Se dice que llegó a asesinar a 650 chicas para este propósito.

  El origen de la historia que dice que utilizaba sangre para fines cosméticos data de que un día, propinó una violenta bofetada a la criada que la estaba peinando, con tan mala fortuna que ésta comenzó a sangrar y su sangre salpicó la mano de la Condesa. Convencida de que el trozo de piel donde había caído la sangre se veía más lozano, proyectó tomar baños de sangre humana para mantener su juventud y belleza eternamente.

 Sus cómplices fueron dos de sus criadas: Jo Ilona y Dorko, ambas fieles e igual de sanguinarias que las Condesa. Se encargaban de buscar a muchachas de entre 12 y 18 años, traerlas al castillo y mantenerlas siempre listas para los sometimientos de su ama. Erzsebet las necesitaba a todo momento; cuando padecía dolores de cabeza, por ejemplo, bajaba hasta el sótano para darles mordiscos y masticar la carne arrancada.
Los gestos de dolor de las doncellas, y las gotas de sangre calmaban, enseguida, cualquier molestia.

Erzsebet no solo bebía la sangre de infortunadas muchachas, también las envolvía en orgías indescriptibles. Padecían los peores tormentos. Si gritaban mucho, ella misma les cosía la boca.

Ezsébet, fue condenada a el encierro en su alcoba, a la que tapiaron puertas y ventanas y por una ranura le metían alimento. Vivió en ese encierro de oscuridad 3 años.

Los documentos existentes demuestran la unión entre la familia Bathory y la de Vlad Tepes, "Drácula". De hecho, un miembro de la familia Bathory, Stephen Bathory, fue quien dirigió la misión que devolvió a Drácula al trono en 1476.

Además, los antepasados húngaros de Drácula estaban relacionados con el clan Bathory.


 
Guilles de Rais

Nacido en 1404 en el castillo de Machecoul, hijo de una de las familias más adineradas de Francia, recibió desde muy joven una amplia instrucción militar e intelectual, lo que le haría un joven atlético y extremadamente inteligente.

A la edad de 24 años, Guilles de Rais peleó valientemente en la guerra contra los ingléses al lado de la célebre Juana de Arco por quien profesaba una profunda y secreta admiración a la que consideraba una especie de protegida. Sus éxitos militares le valieron el título de Mariscal de Francia y el reconocimiento como héroe nacional, Sin embargo, la ejecución y quema de Juana de Arco causaría particulares reacciones en él. Rais consideró la muerte de Juana como una injusticia y consideró esta una traición de dios hacia una fiel servidora suya, en venganza, el mariscal se dedicaría a intentar insultar a su dios en todas las formas posibles para desquitar la muerte de su protegida.

Guilles se  retiró a sus varias propiedades donde daría carta abierta a la celebración de cuanto festejo absurdo y desmedido fuera posible permitiéndo el desenfreno de los asistentes, esto comenzó a menguar su fortuna.

Decidido a suscribir un contrato con el diablo a fín de recuperar sus riquezas. Sin embargo el tan invocado demonio no se presentaba y Guilles decidió incurrir en cuantos aberrantes crímenes le fuera posible para poder ganarse la venía diabólica.

Durante cinco años Gilles cometió crímenes horrendos con niños campesinos. Tras torturarlos brutalmente y colgarlos de ganchos durante días, les esperaba el asesinato y la sodomía. Gilles de Rais también practico la alquimia y la magia, que utilizaba en los asesinatos de cientos de niños. Secuestraba, violaba y despedazaba a niños pequeños.En su castillo, abusaba de ellos, tras lo cual los mataba  a mordiscos y bebía su sangre de la manera más horrible. Después quedaba sumido en una especie de "coma", de la que emergía con renovadas ansias y ferocidad.

Las continuas desapariciones de los niños cerca de las propiedades de Rais eran motivo de especulaciones. 

Fue apresado en su castillo de Machecoul en septiembre de 1440. Acusado del asesinato de por lo menos 140 niños y adolescentes. 

Rais decidió confesar, detallando los crímenes  y revelando una cifra de casi 200 niños y adolescentes muertos para satisfacer sus depravaciones, Fue sentenciado a muerte. Antes de ser colgado Rais se disculpó públicamente ante el pueblo por sus acciones, además de recomendar que nadie siguiese su ejemplo ni se sumiese en la perversión en que se sumió él, aferrado a su devoción católica fue colgado y quemado en la hoguera.

 

Particularmente para mi, no fueron mas que sádicos criminales que obtenian placer torturando, como muchos otros mal llamados vampiros. Pues, así el tema del vampirismo se desvia y se confunde con la psicopatía.


 

 Mayka

 

 Vampiros emocionales.

incomprendidos...

 Muchas veces injustamente confundidos con los vampiros psíquicos.

Soy una de ellos...

 

Estamos ahí afuera, disfrazados como gente normal hasta que nuestras necesidades internas nos convierten a veces en depredadores...Y sufrimos esa angustia reprimiendo los instintos, pero...oh, es dificil soportar la llamarada interior. No buscamos vuestra sangre, sino vuestra emoción. Ser amados, de un modo que no alcanza a comprender vuestra mente. La sangre, es realmente parte inseparable de la unión carnal...

A menudo provocamos reacciones poderosas e inmediatas, tanto positivas como negativas.

Notáis una comunicación instantánea (quizá es que os vemos como os gustaría que os vieran de verdad) os atrapa el magnetismo de nuestro ser taciturno y la vez extravagante, con el misterio con el que nos dirigimos a vosotros.


Y tenemos el poder no sólo de exasperaros, sino de hipnotizaros, de obnubilaros la mente, hasta enredaros en cálidas palabras, que brotan de nuestra alma sincera a borbotones... sí, como vuestra sangre... Y a menudo os atraemos para luego vaciaros….sin buscarlo, sin querer o sin poder evitarlo. Es nuestra naturaleza maldita.

Por eso se dice de nosotros, que carecemos de escrúpulos con el fin de satisfacer nuestros anhelos insaciables. No es cierto. Sufrimos inmensamente cuando vaciamos a alguien.

La gente nos acepta con facilidad y rapidez, y con igual rapidez queda cautivada por nuestro encanto..A ojos de algunos, somos mejores que las personas corrientes.  Y lo somos…Somos brillantes. Caemos bien, confiáis en nosotros, esperáis más que en otras personas. 

Esperáis más, sí…y nos entregamos intensamente, maravillosamente. Pero al final os capturamos. Nos invitáis a entrar en vuestra vida y rara vez os dais cuenta del modo tan sutil con el que nos hacemos necesarios, hasta que hemos desaparecido, dejándoos vacíos con el corazón roto.  Y esa es, la eterna maldición que soportamos.

No somos necesariamente malos, pero cierta inmadurez a veces, nos permite actuar sin pensar si nuestros actos son buenos o malos.

Nos regimos por reglas completamente diferentes . No somos justos,  ni injustos...pero sí bastante consistentes.

No somos mezquinos. No disfrutamos haciendo daño a los demás, pero lo haremos si vuestros actos amenazan  nuestro espacio. No es venganza, es protección. Tampoco somos compasivos.

Todo el mundo posee algunas características, incluidos vosotros mismos, de cada uno de los tipos de vampiros. La mayoría de las personas difíciles son una combinación de dos o más tipos de vampiros.

 

Mis necesidades son más importantes que las vuestras a veces. Pero no, no siempre es así.  

En ocasiones operamos con el egoísmo de los depredadores y de los niños. Otras, nos entregamos locamente por los demás de manera casi altruista, si existe una unión importante con ese ser.  Porque tenemos la capacidad de darlo todo....todo por un sólo humano que alcance a amarnos como necesitamos.

Si vuestras necesidades coinciden con las nuestras, entonces somos entusiastas, compañeros cariñosos y fieles amantes... perfectos. Pero es dificil soportar vuestras necesidades,  si entran en conflicto con las nuestras. Ahí es cuando sacamos los colmillos. 

Son sólo explosiones emocionales, pero del todo inocentes...y desde luego causadas por tantisimas cosas irritantes de vosotros, humanos. Podemos variar de la ira encendida a la fría indiferencia.

  

 

Estamos enganchados a la emoción

 En comunión con el amor inmortal y el odio absoluto. 

Si os amamos....os protegeremos, mimaremos y hasta podremos iluminar vuestras vidas. Todo lo que deseamos a cambio es una lealtad absoluta. Sin regateos; con nosotros es todo o nada. Para algunas personas somos lo mejor de su vida....pues cuando se acoplan a nosotros, somos felices, amorosos,  generosos. Ese ser se convierte en el todo. No hay ausencias, no hay final.... Pero castigamos duramente la infidelidad.

 

Es fácil decepcionarnos....si esto sucede, podemos caer en un estado de meláncolia, de la que somos amiga y donde por un instante nos dejamos mecer en brazos de la nada...Cuando nos hemos saciado de ella, estamos preparados para actuar con suma frialdad. Cínicos e hipócritas a la fuerza, pero encantados...comenzará la lucha interior hasta encadenarnos al odio. No perdonamos facilmente, no olvidamos jamás.


Obtenemos poder de los secretos. Necesitamos mirar debajo de la superficie de las cosas en busca de significados ocultos y realidades más profundas.

Tenemos costumbre de sacar ventaja, de no regirnos por las reglas que siguen otros.

Somos eternos rebeldes. Somos reacios a admitir que cometemos errores, pues casi  nunca nos equivocamos. Intuición animal.

Si tenéis algo que ocultar, lo encontraremos. La única protección que tenéis es manifestar la verdad clara y sin adornos. Podemos rasgar un corazón y romperlo en pedazos, sobre todo cuando pertenece a alguien cercano a nosotros. 

Nuestra mente es más fuerte. No otorga poder...¿ Acaso el poder es importante ? Ninguna cantidad de poder real puede compararse a la emoción brutal de la maldad y del dulce e intenso olor del miedo.

 

Somos exigentes. No sabemos esperar....cuesta tanto...Si queremos algo, lo queremos ya. Si os interponéis en nuestro camino o intentáis retrasarnos, nos encaramos con gruñidos.

Son rabietas sutiles,  suspiros y bufidos desdeñosos. Por lo general somos demasiado astutos para exhibir pataletas grandes y ruidosas. Eso no significa que no hagamos comentarios que os duelan. Hacemos demasiado daño con la palabra. Porque las únicas armas que realmente queremos usar son los ataques verbales.  

 

Pero, recordad que las palabras siguen siendo sólo palabras.

Mayka

 

El vampiro en la literatura

 


Nosferatu...quizás la  palabra no te suene, como el grito nocturno de un pájaro de mal agüero. Pero guárdate de pronunciarla o las imágenes de la vida se desvanecerán en las sombras. Sueños espectrales saldrán de corazón y se alimentarán de                                                             tu sangre.

 
Ninguna criatura de leyenda ha gozado de un éxito literario tal como el que, desde finales del siglo XIX, viene disfrutando el más seductor de los monstruos: 
 
El vampiro

Las razones del rotundo triunfo del vampiro en la literatura han sido objeto de mil y una consideraciones por mil y un pensadores, expertos y eruditos, pero básicamente es lugar común en todas ellas conceder una relevante importancia a dos factores: la sexualidad intrínseca de la relación del "no-muerto" con la víctima (además del galanteo que el personaje interpreta con todas las manifestaciones y "desviaciones" de la sensualidad), y la eterna magia simbólica de la sangre como receptáculo de la vida y de la enigmática muerte... Magníficos ingredientes para excitar la pasión por lo "oculto" y lo "reprimido" en la psique humana. ¿Quién puede resistirse al vampiro, el monstruo romántico? En el fuero más profundo de nuestra condición parece subyacer el anhelo de libertad de toda atadura moral: la mayoría de los hombres desearíamos ser libres de remordimientos como lo es el vampiro y, al igual que él, aventurarnos en los misterios de la muerte... O lo que puede que sea peor aún: Desearíamos ser su presa, ser vencidos sin culpa por su incontestable voluptuosidad.

             

 

Es evidente, no obstante, que la sociedad occidental que recibió sumisa la irrupción del vampiro en los libros ha cambiado mucho desde la época victoriana en la que se hizo célebre. A lo largo del siglo XX, el patrón vampírico impuesto por Stoker, al tiempo que se reproducía sin piedad, fue perdiendo fuelle mientras el lector se iba reconciliando con su sexualidad y derrotando represiones. En los años 70, eternizándose a través del cine de terror, el vampiro se había convertido prácticamente en poco más que un coco de armario para espantar a los niños: Ya nadie se estremecía ante él, pues los propios humanos se habían vuelto más "perversos" que el mismo monstruo...



Los escritores de terror y ficción, sin embargo, bien por intuición o bien por nostalgia se negaron a dar entierro definitivo a un personaje tan emblemático y querido como el vampiro, a pesar de lo muy difunto que parecía haber quedado en su no-muerte. Fueron diversos los intentos de adaptar la figura del vampiro a los nuevos tiempos, Stephen KIng, por ejemplo, quien con Salem's Lost tomó al vampiro cásico y lo mudó desde su castillo gótico a la casa de al lado.No obstante, y pese a su valor literario, quedó muy lejos de impresionar el alma humana como en su día lo hicieran la sensual Carmilla de Sheridan LeFanu o el poderoso Drácula de Stoker. del que hablaré mas adelante.

 La estaca clavada en el corazón del vampiro literario no sería arrancada con éxito, permitiéndole levantarse de nuevo de su ataúd, hasta la llegada de una sagaz escritora norteamericana:  

                           Anne Rice

 

Nacida en un hospital de caridad de Nueva Orléans en 1941, fue la segunda de cuatro hermanas.  Estudió en el Colegio Richardson de Texas, en la Universad para Mujeres de Denton y en la Universidad Estatal de San Francisco. En 1964 contrajo matrimonio con el poeta Stan Rice, de quien tomaría el apellido con el que acabaría conquistando la celebridad. Anne comenzó a escribir Entrevista con el Vampiro  en 1969, como un relato corto. No era su primera incursión en el mundo de la escritura, pues había publicado ya alguna que otra historia sin demasiada gloria ni demasiada pena. En 1972 soportaría el más duro golpe de su vida: a la edad de tres años, su pequeña hija Michele moría víctima de leucemia precipitando al matrimonio Rice hacia una profunda depresión alcohólica. Un año más tarde, en 1973, Anne dedicaba poco más de un mes en convertir Entrevista con el Vampiro en una novela.


En 1976, Entrevista con el Vampiro sería publicada con un éxito de ventas tan abrumador que el mismo año los derechos para su adaptación cinematográfica ya habían sido comprados por Paramount Pictures. No le fueron a la zaga sus continuaciones,, Lestat el Vampiro (1985) y La Reina de los Condenados (1988), que completaron la trilogía clásica de las llamadas Crónicas Vampíricas. A lo largo de los años 90, la saga continuaría con otros tres títulos: EL ladrón de cuerpos (1992), Memnoch el Diablo (1995) y Armand el Vampiro (1998). Para finales de siglo los mundos vampíricos de Anne Rice ya se habían ampliado dando lugar a la serie Nuevos Relatos de Vampiros, con los títulos Pandora (1998) y Vittorio (1999). Después llegaría Merrick (2000), Sangre y Oro (2001), El Santuario (2002),  y Canticos de sangre (2003)

 

 <-- Entrevista con el Vampiro

El público, acostumbrado a las historias de vampiros abordadas desde la perspectiva "humana" y urdidas en una típica red de relaciones monstruo-víctima-héroe, acogió con entusiasmo la nueva fórmula propuesta por Anne Rice en sus Crónicas Vampíricas: esta vez el vampiro narraría su propia historia, sería además de monstruo víctima y héroe, y se nos mostraría desde un complejísimo mundo psicológico. A través de los vampiros de Rice, el lector dialogaría con sus propios "monstruos" y se identificaría con ellos en el campo de batalla de la guerra entre el instinto y la razón. Nunca se había descrito un vampiro tan "humano", en todas sus glorias y todas sus miserias, ni dentro de un diálogo tan marcadamente existencial: el redivivo chupador de sangre entraba definitivamente en el mundo moderno de la mano de Anne Rice.

Gran parte del éxito de las historias de vampiros de Rice radicó, posiblemente, en el hecho de que de nuevo se había dado con la fórmula para servirse seductoramente de los misterios de lo sensual y lo tanatológico encarnándolos en la personalidad del no-muerto. El vampiro se había convertido una vez más, ahora a través de la pluma de la autora neorleanesa, en un instrumento para excitar la sensibilidad erótica, en un personaje irresistiblimente cautivador y sexual. Los vampiros de Rice, interpretaron todos los tabúes sexuales con una tentadora elegancia: la bisexualidad, el incesto, e incluso la pederastia, recibieron entre ellos los mismos nombres que la sensualidad, la pasión, el deseo o el amor... Perdida su "humanidad" y condenados a la soledad emocional incluso entre sus iguales, se tenían escasamente los unos a los otros: nada les era obsceno, nada antinatural, pues de algo ser realmente obsceno y antinatural nunca lo sería más que su propia y monstruosa existencia. Los vampiros de Rice resultaban, así, deliciosa e inocentemente culpables, mientras la condición de mimo o sutil imitación de su sexualidad conseguía librar a las Crónicas Vampíricas del vigilante ojo de la moral, burlándose de él con elegante inteligencia.

 

<-- Entrevista con el Vampiro

 Pero no sólo de erotismo se alimentó la gloria del vampirismo según Anne Rice. La autora neorleanesa modernizó al vampiro y lo hizo más creíble para el nuevo público, liberándole de connotaciones evangélicas y supersticiosas ya difícilmente digeribles: la cruz y el agua bendita dejaron de ser armas para luchar contra los "no-muertos", también el ajo y la plata. El discurso de Rice aprovechó todos los convencionalismos del subgénero vampírico desde una perspectiva profundamente poética, pero siempre con gran inteligencia a la hora de darles cabida en el pensamiento occidental de la época. La escritora dio lugar, de esta manera, a la llegada del vampiro moderno, un vampiro que podía camuflarse perfectamente en cualquier gran ciudad, mezclarse con sus habitantes sin despertar sospechas, un vampiro cosmopolita que había de expandirse con gran rapidez no sólo en los títulos de la literatura sino también en los del séptimo arte.

 

                     La Reina

           de los Condenados-->

Por otra parte, Anne Rice y sus vampiros propusieron al lector una interesantísima interrogante sobre la que reflexionar: el ser humano, esa criatura que tanto ha soñado con la eterna juventud y la derrota de la muerte física... ¿podría, verdaderamente, soportar la inmortalidad? Cada personaje de las Crónicas Vampíricas podría encarnar una distinta respuesta a dicha pregunta: Lestat de Lioncourt parece querer decirnos que sí, que podría siempre y cuando conservase la capacidad de fascinación, de amar y de desear... Louis de Pointe du Lac nos insinúa, quizá, que más bien no, que la naturaleza humana tiene fecha de caducidad y está diseñada para una determinada longevidad y no para una mayor... Armand, que se aferra a un universo de ilusiones místicas y religiosas para sobrellevar su contrato indefinido con la "vida en muerte", nos ofrece otra actitud ante la disyuntiva... La pequeña Claudia, por su parte, nos muestra como la condición de una mente anciana en el interior de un cuerpo que no corresponde a su edad se traduce en un terrible tormento destinado a dar como resultado una monstruosidad emocional... Los Hijos de los Milenios, hundidos por la monotonía en la desidia, han ido perdiendo paulatinamente el interés por las cosas, y Akasha y Enkil, los más antiguos entre los vampiros, han entrando como consecuencia de ello en una suerte de trance similar a una vida vegetativa... Las posibles lecturas de la personalidad y condición de cada una de las criaturas presentadas por Anne Rice en sus Crónicas Vampíricas darían muchísimo de sí. A fecha de hoy, casi treinta años después de la publicación de Interview with the Vampire, la cuestión nunca podría estar más de actualidad: cada vez son más los anuncios que nos llegan desde la comunidad científica en relación a los firmes progresos hacia la "cura" del envejecimiento.


 <--La Reina 

de los Condenados

Entrevista con el Vampiro, Lestat el Vampiro y La Reina de los Condenados, se han convertido ya en "clásicos" de la Literatura universal: ni siquiera los detractores de Rice se atreverían a negarlo. La actitud ante la prolongación indefinida de la saga de las Vampires Chronicles es diversa, pero ni aunque hubiera razón en la crítica negativa contra ello se puede cerrar los ojos ante la evidencia: en el último cuarto de siglo XX una escritora neorleanesa llamada Ane O'Brien-Rice firmó un nuevo hito "clásico" de las letras, y ese hito "clásico", una centuria posterior al Dracula de Bram Stoker, llevó de nuevo el nombre del más seductor de los monstruos: el VAMPIRO.

 

 

 DRACULA 

DE BRAM STOKER

                  

Drácula es sin duda alguna la obra maestra del novelista Bram Stoker, y el punto de partida de la imagen del vampiro donde por fin se entremezcla la maldad y el sentimiento del monstruo.

Un libro narrado en formato de diario personal entretejido por experiencias de múltiples personajes interrelacionados. Mina, Jonathan Harker, Lucy Westenra, el Doctor Seward, Lord Goldalming y el fantástico investigador Van Helsing. Mucha psicología en los personajes, diálogos muy profundos y elaborados, descripciones precisas sobre las situaciones y lugares.

Llevada a la gran pantalla, nos muestra de la mano de Coppola, un vampiro especialmente cautivador. Esta adaptación de 1992 es más una historia de amor que una película de terror, y para mi es lo que le da el inmenso atractivo. Cuenta cómo un hombre busca a su amante a lo largo del tiempo. El hombre perfecto, podría decirse, si no se tienen en cuenta sus afilados colmillos ni su sed de sangre humana, (algo, por otra parte, bastante normal).

 

Coppola llena la película de sorprendentes imágenes de aire operístico.  Gary Oldman recrea a la perfección al cautivador y perfecto amante Vlad, que francamente, enamora.

 

 


Bram Stoker se inspiró en un personaje real a la hora de escribir su novela: Vlad Tepes, Dráculea, un gobernador sanguinario del cual tomó su apodo para titular la obra

 

Nada común podía surgir de un escritor que se enzarzaba en sociedades secretas y experimentaba con sustancias alucinógenas. 

 En 1897 veía la luz una de las novelas más célebres del género de terror de todos los tiempos: Drácula, de Bram Stoker. Apasionado por las ciencias ocultas y el vampirismo, Stoker decidió escribir una obra que reuniera estos elementos alrededor de un personaje maléfico. Aquello que le inspiró a la hora de escoger su protagonista serían unos relatos alemanes que hablaban de los actos de crueldad de un voivoda (título que ostentaban los gobernadores de Moldavia y de Valaquia) que reinó en el territorio comprendido entre el Danubio y los Cárpatos hacia el siglo XV. Se trataba de Vlad Tepes (Tepes en rumano quiere decir "el Empalador"), denominado también Drácula. La novela de Stoker marcó su fama para siempre, aunque de una manera totalmente deformada. 

 

Vlad Tepes: "Draculea" (El hijo del diablo)

 Vlad Tepes, "Vlad el Empalador", conocido en el mundo entero como Drácula, nació en la ciudad-burgo de Sighisoara (1428-1476), donde actualmente se encuentra en pié la casa donde nació Vlad Tepes; Bucarest. En la capital de Rumania se encuentra un documento que da fé del nacimiento de Vlad Tepes, extendido por el príncipe que tenía allí su residencia, con ruinas que se pueden ver hasta hoy en un rincón misterioso de la ciudad, la ciudadela Poienari.

Hijo de Vlad Dracul (caballero de la orden del dragón 1431) y nieto de Mircea el Grande, soberano de Velaquia (1368-1418) Vlad Tepes fue uno de los príncipes rumanos que por sus diversas hazañas y su nada corriente personalidad, llamó la atención y ocasionó el interés de forma muy especial no solo de sus contemporáneos sino también de la historia y literatura actuales. Para algunos historiadores del tema, Vlad Tepes fue un heroico defensor de los intereses e independencia de su país y del cristianismo, mientras que para otros se trataba de un caso patológico, el de alguien que torturaba, atormentaba y por supuesto mataba para divertirse, por puro placer. Vlad Tepes, fue uno de los tres hijos legítimos de Vlad "El Diablo", príncipe de Velaquia (antiguo principado danubiano, que formo con Moldavia el reino de Rumania). 

El viejo Vlad se gana por méritos propios el apodo de "Dracul" (El Diablo) por su afamada crueldad y sangre fría y que posteriormente heredaría su predecesor, Vlad Tepes.

Vlad ha pasado a la historia por su apodo Drácula (proviene de "Draculea". La terminación "ulea" en rumano quiere decir "hijo de", lo que podría traducirse como "El hijo del Diablo"). Vlad Tepes reinó como príncipe de Velaquia en 1448; de 1456 a 1462, y finalmente en 1476, año de su muerte. El pueblo le puso como apodo también "Tepes" (Empalador) ya que esta era la pena capital a la que más era aficionado y que aplicaba con mas prodigalidad, era una de las maneras más espantosas de morir imaginables, pues era típicamente lento y doloroso; aunque esta última expresión, hasta mediados del siglo XVI no aparecería en ningún documento.

Este comportamiento monstruoso, aun así, no era ni mucho menos excepcional en aquellos tiempos de inestabilidad, según los historiadores. De hecho, este monstruo cruel y despiadado que aparece en la Europa central del siglo XV es considerado un gobernador duro pero justo en los relatos eslavos, y un auténtico héroe nacional en la memoria de los rumanos.  

 

 

 

 

DDormia...

  Mi voluntad se perdia hacia la nada...

 Hacia el vacio de mi eterno deseo...

 Mis sentidos naufragando bajo la tormenta de un ocaso...

 Donde mis heridas se enlazaban con sus alas...

 La lengua ardiente de la inquietante figura 

 amordazaba mi cruz hecha de lunas...

 Sumergida en un inmenso fuego,

su aliento hacia gemir mi resistencia.

 Salidas sin salida y senderos sin guia..

 Pálida mirada que en mi sangre se derramaba,

marcando los trazos de océanos en mis venas...

 De siglos sin retorno...

 De cadenas suspendidas en el abismo de mi silencio.

 La lluvia retenia la furia de aquel oscuro ser...

Mientras, me vaciaba en mis incesantes delirios...

En profundos laberintos de impetuosas corrientes...

 En desiertos negros bajo un mar de niebla...

 Y sin temor...el sabor de ese instante no existiria... 

 

MAYKA

 

 

 

No lo olvides, nuestra vida está llena de luces y sombras, y las tinieblas resaltan el esplendor del amanecer.