Catecumenado de adultos

En este apartado resumimos los planteamientos del Directorio Diocesano de catequesis, promulgado en octubre de 2014. Es la guía que debemos tener como horizonte.

CATECUMENADO DE ADULTOS

DESCRIPCION

Se entiende por Catecumenado de Adultos el proceso catequético cuyos itinerarios están destinados a la acogida, acompañamiento e inserción en la vida cristiana de personas adultas, es decir, mayores de edad. Respondemos así a lo señalado en el Plan Pastoral Diocesano100.

La transmisión del mensaje de la fe a los adultos ha de tener muy en cuenta las experiencias vividas, los condicionamientos y los desafíos que tales adultos encuentran, así como sus múltiples interrogantes y necesidades respecto a la fe”101.

El Catecumenado de Adultos, en cualquiera de sus itinerarios específicos, es una respuesta concreta e integral desde el encuentro con Jesucristo. No se puede reducir a unas charlas más o menos formativas. No es una catequesis de mínimos, sino una catequesis de máximos. Es el modelo que ha de inspirar toda la acción catequética en la Diócesis.

Primeros pasos antes de iniciar un itinerario con Adultos:

 Los Arciprestazgos a través de las Parroquias-UPAP, u otras entidades de Iglesia, han de promover catequistas para el Catecumenado de Adultos.

 Definir bien y formar al grupo de catequistas que intervendrán en este catecumenado. Han de ser personas adultas, que hayan completado la iniciación cristiana y, consecuentemente, sean maduras en la fe, con buena formación pedagógica y doctrinal. Que tengan plena conciencia de ser enviados por la Comunidad Cristiana para este ministerio y, a la vez, estén respaldados por la misma.

 Las Parroquias, UPAP y Arciprestazgos procuren tener algún catequista idóneo para la pastoral de acogida de las personas adultas que solicitan el Catecumenado. Puede ser un matrimonio-guía. Forman parten del grupo de catequistas de adultos. Su misión es acoger en primera instancia a los candidatos, presentarles los itinerarios y promover el inicio del Catecumenado.

 La Delegación Diocesana elaborará un listado de catequistas de adultos y se preocupará de su formación. La Delegación Diocesana velará para que en cada Arciprestazgo se puedan desarrollar itinerarios de adultos adecuadamente.