9. Empieza el calor

5 de juny 2018, 10:32 publicada per Marta Ruiz

¡Empezamos el mes de junio, y el calor no nos deja de lado! Estas últimas semanas la temperatura subió mucho, hasta el punto de tener que sacar las ropas de verano. De esta forma, por las calles se empezaron a ver pantalones cortos, faldas, sombreros… ¡e incluso algunos se atrevieron ya con las blusas de tirantes! Cómo no, con toda esta ropa recién sacada del armario también asomaron las piernas de blanco fantasmagórico, las mejillas rojas de las primeras quemadas y los brazos blancos como la leche. Todo el mundo salía a la calle en Rheda-Wiedenbrück, y los parques y zonas verdes de las diferentes ciudades se llenaron de gente tomando el sol y disfrutando de las tardes o fines de semana con la familia y amigos.

Por nuestra parte, a mediados de mayo Francisco y yo fuimos a una barbacoa en casa de los Siebigs, donde pudimos degustar un sinfín de ensaladas diferentes y carne muy bien preparada. Como siempre, tanto la compañía como la comida fueron exquisitas. También a mediados de mayo, despedimos a Raquel, la chica madrileña que ha estado todo este curso escolar en el Instituto Einstein. Con Raquel hicimos juntas las clases de español para principiantes en el Gymnasium, así cómo aprovechamos y organizamos diferentes planes para conocer esta bonita región y disfrutar la compañía. Como decía, despedimos a Raquel a mediados de mayo con una improvisada barbacoa entre amigos, en un parque de Bielefeld. Entre la música, la comida y los juegos de cartas, ¡el día se nos pasó volando!


Después de eso, en Alemania volvían a tener los niños vacaciones escolares. ¡Hay que ver cuantos días de fiesta tienen! Aún nos estamos acostumbrando a todos estos días festivos, porque luego también se le tienen que sumar los ElternAbend, los días que los profesores tienen conferencias y se suspenden las clases, cuando se hace el Abitur (también se suspenden clases para poder organizar los exámenes), etc. De hecho, mayo es el mes que más fiestas tuvo de todo el año. Casi cada semana, un día u otro hubo algún día de relax donde no había clases programadas. Volviendo al tema, con las vacaciones escolares de mayo nosotros también pudimos disfrutar de días de fiesta. Así, tanto Francisco como yo hicimos planes y estuvimos fuera. Yo aproveché la ocasión y me fui a Catalunya a visitar a mi familia. ¡Fueron sólo 4 días, pero se le sacaron partido al máximo! Cuando estuve allí, parecía el mundo al revés: venía de Alemania donde las últimas tres semanas había hecho muchísimo calor, para llegar a Catalunya (donde en teoría hace siempre mejor tiempo que en Rheda) y me encuentro con temperaturas más bajas e incluso un poco de frío.

La última semana de mayo algunos alumnos del Einstein Gymnasium fueron a Palamós de viaje escolar. Visitaron la bonita ciudad de Girona, dieron una vuelta por las playas de Palamós y cómo no, se acercaron hasta Barcelona para visitar la Sagrada Familia y el Palacio Güell. A la vuelta, a todos nos esperaba otra vez la escuela, ¡con sus clases de español y entrenamientos!

Esta foto es de Cala s’Alguer, una bonita cala en Palamós

Desde este mayo tengo una nueva tarea en mi voluntariado: ayudo a Chris con el equipo de u12. La verdad es que son unos chavales muy simpáticos y divertidos, que se mueren por jugar a básquet y pasar un buen rato. Chris es un buen entrenador, que sabe combinar muy bien los ejercicios más pesados y teóricos con las actividades más lúdicas, sin dejar de aprender y mejorar la técnica en todo momento. En uno de esos entrenamientos, y casi por casualidad, Chris me pidió que organizara un juego para los niños. ¡Después de ese día, cada vez que tenemos entrenamientos los niños me piden repetir el juego y hacer otros de similares! Estoy muy contenta con esta nueva tarea, y realmente me está sirviendo para aproximarme más a todo lo que es el básquet.

Hasta aquí el artículo de hoy, sólo me queda decir… ¡Viel Spaß!

Comments