La Palabra de Sanidad


Trayendo sanidad a las naciones

 

 DECLARACION DE FE

 

 

1. LAS ESCRITURAS

 

La Biblia es la Palabra inspirada de Dios, es el producto de lo que hablaron y escribieron santos hombres de la antiguedad al ser movidos por el Espíritu Santo. El Nuevo Pacto, como está registrado en el Nuevo Testamento, es aceptado por nosotros como nuestra guía en los asuntos relativos a la conducta y doctrina (2 Tim 3:16, 1 Tes. 2:13, 2 Pe. 1:21).

 

 

2. LA TRINIDAD

 

Nuestro Dios es uno pero se manifiesta en tres personas - el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, siendo iguales (Fil. 2:6).

 

El Padre es mayor que todo; Él fue quien envió la Palabra (el Logos) y es el Engendrador (Juan 14:28, Juan 16:28, Juan 1:14).

 

El Hijo es la Palabra cubierta de carne, y ha existido con el Padre desde el principio (Juan 1:1, Juan 1:18, Juan 1:14).

 

El Espíritu Santo procede tanto del Padre como del Hijo y es eterno (Juan 15:26).

 

 

3. EL HOMBRE SU CAIDA Y REDENCION

  

El hombre es un ser creado, hecho a la imagen y semejanza de Dios, pero a través de la transgresión y caída de Adán, el pecado vino al mundo. "Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios." "Como está escrito: No hay justo ni aún uno." Jesucristo, el Hijo de Dios fue manifestado para deshacer las obras del diablo y dio Su vida y derramó Su sangre para redimir y restaurar al hombre de vuelta a Dios (Rom. 5:14, Rom 3:10, Rom. 3:23, 1 Juan 3:8).

  

La salvación es un don de Dios para el hombre, aparte de las obras y la ley, y se hace operativa por medio de la gracia a través de la fe en Jesucristo, produciendo obras aceptables para Dios (Ef. 2:8).

 

 

4. LA VIDA ETERNA Y EL NUEVO NACIMIENTO

 

El primer paso del hombre hacia la salvación es el dolor piadoso que obra para arrepentimiento. Todos los hombres necesitan el Nuevo Nacimiento, y cuando lo experimentan, produce vida eterna (2 Cor 7:10, 1 Juan 5:12, Juan 3:3-5).

 

 

5. EL BAUTISMO EN AGUA

 

El Bautismo en agua es por inmersión, como un mandamiento directo de nuestro Señor, y es solo para creyentes. Esta ordenanza es un símbolo de la identificación del cristiano con Cristo en Su muerte, sepultura y resurrección (Mat. 28:19, Rom 6:4, Col 2:12, Hechos 8:36-39).

  

Para testificar, hemos adoptado la siguiente recomendación respecto a la fórmula del Bautismo en Agua: "Por la confesión de tu fe en el Señor Jesucristo, el Hijo de Dios, y por Su autoridad, yo te bautizo en el Nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amen." 

 

 

6. EL BAUTISMO CON EL ESPÍRITU SANTO

  

El Bautismo con el Espíritu Santo y fuego es un don que Dios ha prometido a todos los creyentes por medio de Jesucristo en esta dispensación y se recibe posteriormente que el Nuevo Nacimiento. Esta experiencia es acompañada por la evidencia inicial de hablar en lenguas según el mismo Espíritu Santo las de (Mat. 3:11, Juan 14:16-17, Hechos 1:8, Hechos 2:38-39, Hechos 19:1-7, Hechos 2:4).

 

 

7. LA SANTIFICACIÓN 

 

La Biblia enseña que sin santidad nadie verá a Dios. Nosotros creemos en la salvación como una obra definida, aunque progresiva, que comenzó con la regeneración y que continuará hasta la consumación de la salvación en el retorno de Cristo (Heb. 12:14, 1 Tes. 5:23, 2 Pe. 3:18, 2 Co 3:18, Fil 3:12-14, 1 Co 1:30). 

 

 

8. SANIDAD DIVINA

  

La sanidad es para las enfermedades físicas y es traída por el poder de Dios a través de la oración de fe, y por la imposición de manos. Fue provista para nosotros por la expiación de Cristo, y es privilegio de cada miembro de la Iglesia de hoy (Marcos 16:18, Stg. 5:14-15, 1 Pe 2:24, Mat 8:17, Is. 53:4-5).


 

9. LA RESURRECCIÓN DE LOS JUSTOS Y EL RETORNO DE NUESTRO SEÑOR

 

Los ángeles les dijeron a los discípulos de Jesús: "...este mismo Jesús...vendrá de la manera que lo habéis visto ir al cielo." Su venida es inminente. Cuando él venga: "...los muertos en Cristo resucitarán primero; y nosotros los que quedemos seremos tomados con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire..." (Hechos 1:11, 1 Tes 4:16-17).

 

Después de la tribulación el volverá a la tierra como Rey de reyes y Señor de señores, y junto con Sus santos que serán reyes y sacerdotes reinarán por mil años (Ap. 20:6).

 

 

10. EL INFIERNO Y EL CASTIGO ETERNO

 

Aquel que muera físicamente en sus pecados sin haber aceptado a Cristo no tiene esperanza y está perdido eternamente en el Lago de Fuego y, por lo tanto, no tiene otra oportunidad para escuchar el evangelio y arrepentirse. El Lago de Fuego es literal. El término "eterno, usado para describir la duración del castigo de los condenados en el Lago de Fuego, lleva el mismo pensamiento y significado de una existencia sin fin tal como es usada para denotar la duración del gozo y el éxtasis de los santos en la presencia de Dios (Heb. 9:27, Ap. 19:20).

 

Secciones 

Inicio

Que Creemos

Quienes Somos 

 

Enlaces

El Espiritu de Fe

Central de Estudios Bíblicos

INTERCEB

Biblias Gratis 

Ciberiglesia

Adorando

El Ciberpastor

El Ciberpastor - Wordpress

El Ciberpastor - Perublog

La Palabra de Sanidad