Durante el primer mes duermen hasta 20 horas diarias, luego va decreciendo.

 


Consejos sobre el sueño:

- Acostumbrarlo desde el principio a estar en su cuna y a domirse por sí mismo, sin mecerlo ni dormirlo en los brazos.

- Hacerle notar cuando es de día y de noche, de forma que de  noche el bebé duerma en una habitación oscura y silenciosa en la que para darle el pecho o biberón se encienda una luz ténue y no se le haga fiesta, mientras que de día el niño perciba la luz natural y se habitúe a los ruidos cotidianos (A partir del mes y medio los patrones de sueño del bebé empiezan a relacionar los ciclos de luz-oscuridad y está más predispuesto a dormir más tiempo de noche).

- No meter bolsas de agua caliente en la cuna, pues se puede crear un hábito que en el futuro puede ser dificil de eliminar, ya que el bebé se acostumbra a dormir con las sábanas calentitas y el día en que no lo estén le cuesta más trabajo hacerlo. Es preferible usar otros medios: dejar la calefacción encendida, abrigarlo con un pijama gordito o meterle en un saquito de dormir.

- No arroparlo en exceso porque incrementa el riesgo de muerte súbita.

-Relajan y facilitan que le entre sueño al bebé la música suave, bañarlo antes de acostarlo, darle masajes o darle el pecho o biberón antes de dormir.

Algunos artículos sobre el sueño:

Sueño: Lo normal para cada edad

Alteraciones del sueño

Trastornos del sueño

Trastornos del sueño  (Trastornos en el lactante, problemas al acostarse, despertar a media noche, terrores nocturnos, pesadillas, sonambulismo, insomnio, hipersonomia)

¡No quiere dormir!

Posturas adecuadas

Posición en que debe dormir el recien nacido

Mejor sin almohada

Estrategias para despertar al niño por la mañana

Cuando el niño no quiere acostarse

Tres en la cama son multitud

Lo que no hay que hacer para que el niño se duerma

Preguntas sobre el sueño

Preguntas sobre el sueño II

Sonambulismo

Pesadillas

Siesta

Insomnio

Libro recomendado sobre cómo solucionar el problema del insomnio infantil: "Duérmete, niño". Dr. Eduard Estivill y Sylvia de Béjar. No tiene desperdicio. 

Mi hijo se pasa a la cama ¿Qué hago?

Terror nocturno