El chupete es una imitación del pezón. Calma, engaña el hambre en niños tragones y evita que el bebé recurra a su dedo. Hay grandes variedades de chupetes. Para informacion sobre chupetes novedosos pincha aqui

 



TAMBIÉN TIENE GRANDES INCONVENIENTES, por ello, si se utiliza, se aconseja seguir los siguientes consejos:

- No usarlo hasta los primeros 15 días de vida, hasta que haya aprendido a mamar correctamente. Chupar y mamar son acciones distintas. Al chupar se abre menos la boca y se presiona la tetina. Sin embargo, al mamar el bebé tiene que abrir más la boca abarcando parte de la areola con el labio inferior. Si no lo hace así puede provocar grietas en el pezón, sacar menos leche, cansarse más y llegar a fracasar la lactancia materna.

- Sólo usarlo durante periodos cortos de tiempo y el primer año de vida. Su uso a avanzada edad podría alterar el desarrollo de mandíbulas y dientes, perjudicar el habla del niño (retrasa el habla y puede perjudicar la producción de algunos sonidos) y facilitar contagios (cuando son mas mayorcitos, se les cae al suelo y ellos mismo se lo ponen sin previa limpieza. En la guardería se los intercambian con otros niños...).

- Nunca mojar en azúcar o miel, porque puede provocar caries y otras alteraciones en los dientes, adémás de quitarle el apetito. Además, ello consigue que el bebé asocie el chupete con alimentos dulces que puede conllevar a dificultar la etapa de dejar el chupete.

- Limpiar estrictamente y nunca limpiar en la boca de los padres (si se cae al suelo por ejemplo), pues transmiten infecciones, caries...

- Renovarlo con frecuencia, sobre todo si el niño ya tiene dientes, pues podría desgarrar la tetina y ahogarse.

- Nunca poner el chupete sujeto de una cuerda o collar alrededor del cuello, se podría estrangular. 

Dejar el chupete:

- Lo ideal es comenzar a retirar el chupete a partir de los 8 meses y una vez cumplido el año no utilizarlo, aunque hasta los 2 años no termina la fase oral del niño, edad que consideraríamos tope para quitárselo.

- Se puede ir retirando poco a poco, dejándolo sólo para dormir y quitándoselo cuando se duerme.

- Otra forma es retirarlo de golpe de acuerdo con el pediatra o dentista, diciendole que ya es mayor y debe dejarlo, cortándolo a trozos en la misma consulta.

- Un buen truco para retirárselo consiste en coserle la puntita con un poco de hilo, consiguiendo que el niño lo note al tacto con la lengua, le desagrade y sea él mismo quien decida dejarlo.

- Otra estrategia consiste en ir cortando un trocito de la tetina cada día explicándole que se va a terminar, hasta que se acabe. Pero hay que tener mucho cuidado de que en una rabieta no muerda bruscamente el resto de tetina e ingiera un trozo pudiendo atragantarse. 

- Otra medida consiste en untarle a la tetina limón o cebolla para que deteste su sabor.

Algunas marcas de chupetes: 

Suavinex

Chicco 

Nuk