"El fin último de la vida es la felicidad "

Tres caminos hacia la iluminación de la Felicidad

Mirando hacia atrás, todo lo que ha sucedido anteriormente son necesarios y perfectos. No existen en realidad los accidentes. Todo accidente conduce a un nivel más elevado. Henry Miller decía “No hay que ordenar el mundo, porque el mundo es la encarnación del orden”.

El fin primordial del hombre es la felicidad en esta vida, su punto de partida es la convicción para todos los hombres de cualquier raza o sexo, pertenecientes a todos los oficios y ocupaciones, lo común debe ser perseguir como único objetivo la felicidad y para alcanzarla existe un camino de aprendizaje.

Imagina la vida como tres caminos ascendentes:

  1. Iluminación a través del sufrimiento: Te preguntas porque a mí? Cuando ocurre algo doloroso difícil. Ejemplo la ruptura de una relación. Ves que esa experiencia te ayuda a avanzar y pasar a otra experiencia vital. Debería experimentar ese dolor a fin de trascenderlo. Después de la oscuridad viene la luz.

Hay que ser conscientes de la bondad de la experiencia para avanzar o si no estaremos condenados seguir repitiendo lo mismo. Para estas personas que se quedan en la pregunta porque a mi” es inalcanzable la realidad divina.

  1. Iluminación a través de resultados: Es necesario trascender la pregunta porque a mí ? y pensar que “No hay accidentes, todo lo que experimento es de algún modo necesario para que pueda avanzar a la siguiente etapa” te puedes preguntar Que hay en esta experiencia que en esta yo pueda utilizar adoptas una actitud mas positiva. para mi beneficio, aun cuando no comprenda en estos momentos para que ocurre”.

En lugar de compadecerte, optas una actitud más positiva. Cuál será el resultado en relación conmigo? Son estas las personas con objetivos, concentradas en derechos y ambiciones concretos con vistas a los cuales trabajan de manera asidua, ven oportunidades donde hay dificultades. Vivir para los resultados es muy superior que vivir para los sufrimientos. Elimina prácticamente el dolor que nace de la autocompasión. Estas personas centradas en los resultados adquieren altos niveles sin embargo no alcanzan a experimentar la realidad divina.

  1. Iluminación a través del propósito: “Nada puede ayudar más a una persona a superar o soportar los pesares que la conciencia de tener una tarea en la vida”.

Aprender que tienes una misión heroica y ponerte a la altura de esa misión mensajero de Dios, es el tercer paso que recomienda para cuando empieces a introducir realidad divina en tu vida. A este camino lo llama “Iluminación a través del propósito”. Todo el universo tiene un propósito.