Home‎ > ‎Textos‎ > ‎

Haarim diu


 Haarim diu o El talismán de Hermes

  

 

1

2

3

4

5

T. Texto

Prefacio

Tabla

Dichos

Práctica : P1 – P2

Comentario a Tabula

V. Variantes

 

a) Apolonio (árabe).  

b) Apolonio (latín).  

c) Otra fuente árabe.   

 

Ampliación. 

a) Basmala.

b) Liber de rebis.

c) Haarim diu.

 

C. Complem. 

Primer texto latino.

Descubrimiento:

a) Apolonio (árabe).

b) Apolonio (latín).

c) Alejandro.

Interpretaciones: 

a) Cabellos. 

c) Oro.

d2) Hermafrodita.

 

b) Tortuga. 

d1) Bina res. 

 

 

a) Umayl.  b) R. Bacon.

c) Perfectum magisterium.

d) Hortulanus.

e) Gloria mundi.

f) Dorn.  g) Marengus.

S. Suplement.

Castrenses y Hérmeses.

 

a) Contra cabellos.

b) Romance de Hermes Trimagistro.


 

   0. Presentación.

   En una sumaria recensión del contenido del códice BNE 7443 (signatura antigua T. 284), Luanco hizo una breve mención de «el libro en castellano que tiene por epígrafe Haarim Diu». Posteriormente dio el texto íntegro «para que se conozca hasta donde llegaban los desvaríos de los adeptos, si es que de buena fe escribían cosas tan enigmáticas y absurdas [1]».

   En su descripción de este mismo manuscrito, J. Rodríguez Guerrero [2] identificó la fuente de este texto:


   Se trata de una receta perteneciente al Liber Hermetis de alchimia, también difundido con los títulos Liber de transmutatione corporum, Liber dabessi o Liber rebis. DWS 26. TK 1270. Ed. en: R. STEELE & D. W. SINGER, (1927), "The Emerald Table", en: Proceedings of the Royal Society of Medicine, 21, pp. 485-501(= 41-57).  Esta receta, ampliada y comentada, se divulgó con el título Expositio Mercheris (var. Merellyeris = Hermes) ad Fladion. DWS. 28. TK. 326. 455. Sobre su tradición textual: A. COLINET. (1995), "Le livre d'Hermès intitulé Liber dabessi ou Liber rebis", en: Studi Medievali, 36, pp. 1011-1052. El título Haarim diu (s.e. Hermes? dijo) indica la posible procedencia catalana o valenciana de nuestra copia.

   No estamos, por tanto, ante la traducción de un libro más o menos resumido o adaptado, sino de una receta extraída de él y adaptada para ser difundida  autónoma.

     La única edición [3] de este libro es la de Steele & Singer, cuyo texto base es una de las pocas versiones completas y sin revisar, complementado por un aparato de variantes limitado pero muy representativo.

    La transmisión manuscrita es un tanto complicada. Unos pocos códices tienen versiones completas más o menos abreviadas o aumentadas, y en el mismo orden o alterado respecto a la edición; otros, más numerosos, tienen sólo partes. 

    Este libro es, quizás, la primera obra de alquimia latina. En efecto, aunque da, traducidos, textos árabes, la selección y organización del libro parecen ser del autor europeo, quien además añadió su propio comentario a la Tabla.

   En la edición-traducción que presentamos a continuación, distinguiremos las siguientes partes: 1) Prefacio; 2) Descubrimiento y texto de la Tabla de esmeralda; 3) Dichos; 4) Procesos; 5) Comentario a la Tabla.

    1) En unas breves palabras introductorias, el recopilador-traductor se atribuye ser el primero en tratar de alquimia en latín (“ante ab omni latinitate intractata”). Dado que Hermes es el padre de los filósofos, comenzará con su Obra del sol, tal como la transmitió Galienus Alfachimus (Apolonio de Tiana).



[1]   La alquimia en España, t. I (1889) y t. II (1897).

[2]El manuscrito 7443 de la Biblioteca Nacional de España: identificación de su origen, autor y contenidos”, en Azogue, 5 (2007). 

[3]  El artículo de A. Colinet analiza la obra completa, pero sólo edita diferentes versiones de la receta mencionada, que los manuscritos presentan con la rúbrica Liber rebis.  


 

   2) Galieno cuenta que ha dejado escrito un libro con la explicación de la “raíz de toda cosa”, aprendida en los escritos hallados entre las manos de Hermes,  en un antro oscuro. Uno de esos textos, escrito en una tabla de esmeralda, explica la ley suprema (“consilium”) que rige el mundo, seguida por Dios al crearlo, pero Hermes protegió el texto con un talismán para que sólo fuera entendido por los sabios. (Steele & Singer cap. 1).

   3) Selección de dichos alegóricos de diferentes autores sobre la naturaleza de la mítica piedra-materia primera («de lapide de quo debet opus fieri»), reunidas ya en árabe por “Rasis”, al menos una parte. (Steele & Singer cap. 2).

   4) Tras unas palabras con las que da fin al primer tema y presenta el segundo («qualiter philosophi [...] hunc lapidem preparari iusserunt»), el traductor ofrece dos métodos de obtención de elixires a partir de esta piedra. Ambos procesos o recetas van precedidos de una introducción a cargo de los respectivos maestros que los presentan.

   4.1) Proceso primero. Está tomado también de “Rasis”, seguramente de la misma obra que las sentencias. Se trata de una preparación de la alquimia («ostensio aptationis alchimiae»; alquimia es aquí sinónimo de elixir transmutatorio), presentada como la “obra de las riquezas de Hermes” (“hoc est opus divitiarum patris philosophorum Hermetis”), de cuya realización “Rasis” fue testigo (“ego vidi”). (Steele & Singer cap. 3). La receta se inicia con una larga invocación a Dios; tras aconsejar que se opere observando ciertas circunstancias astrológicas, explica el modo de obtención de los elixires blanco y rojo a partir de la piedra “dabessi”. (Steele & Singer cap. 4).

   4.2) Proceso segundo. Esta receta podría estar tomada de una fuente diferente [5]. El maestro Maharin Abhazra expone de forma alegórica las características de la piedra. El discípulo Fladien, que ya sabe de qué sustancia se trata, le pide que le explique cómo congelar con ella el mercurio para hacer con éste los mejores oro y plata artificiales. Tras una rápida revisión de los conocimientos de Fladien, Maharin accede. (Steele & Singer cap. 5).

   5) Comentario a la Tabla. Dado que Maharim y los demás han tratado el tema de forma tan oscura, el traductor se teme que, debido a la profundidad del tema, sean rarísimos los autores que han practicado o entendido la obra de forma correcta («videtur ideo michi fecisse ut a rarissimis fieret purum propter operis gravitatem») y que sus escritos reflejen su particular manera de entender las obras del maestro Hermes. El autor añade su comentario porque  no le parece imposible que el Espíritu Santo dé una mayor capacidad de comprensión a los menores. (Steele & Singer cap. 6).  


   T. Texto.

   El texto que damos a continuación es la transcripción de la segunda versión de las dos que da el códice Universität Jena El. q. 18 (s. XIV/1), ff. 106ra-108vb, muy ajustada a la edición Steele & Singer. El comienzo está bien delimitado, pues sigue a un folio en blanco, pero no tiene título; carece igualmente de rúbricas, divisiones o marcas que indiquen el comienzo de las diferentes partes. El final del texto tampoco está señalado ni es evidente, pues el comentario a la Tabla acaba a mitad de línea y va seguido sin solución de continuidad por una receta atribuida a Géber [6].

   Excepto para el primer proceso, que está reducido en pasajes que modifican su hipotética reproducción en el laboratorio, las variantes son secundarias y no cambian el sentido alquímico (le falta, por ejemplo, la basmala).




[5] El traductor lo introduce con sus propias palabras: «Sententia autem Abhazra ad Fladien habita in medium deducamus».

[6]  Empieza asi: «[108v] Dixit Geber ben Hayen: Sal est radix hius operis si preparetur sic: Accipe sal amarum album, teratur valde et mittatur in gradali vitreo.»


  

   [T1 Praefatio]

   [106ra] Quoniam de opere in quo philosophorum desudauere doctissimi pocius tractare disposuimus atque rem autem ab omni latinitate intemptata, quasi maris alti natantes singulariter pelagus inuestigare censuimus.

   Cum Hermetem philosophorum patrem omnium atque magistrum maiori diligentia super hoc tractasse, vt ex sequenti uerborum serie animaduerti potest, indubitanter nouerimus, solis adaptationis ex libro Gallieni Alphachimi, et que ex sententiis ipsius Hermetis senserit in medium deducamus. Hic enim dixit:

 

   [T2 Tabulae inventio]

   In libri mei tractatibus, sicud scriptura que inter Hermetis adinuenta est manus [7] in antro obscuro continebat, rei totius radicem explanando exposui. Scripsi namque hoc meis filiis & meo generi, omnibus pretera sapientibus. Ceterum quisquis es ad cuiuscumque manus liber iste meus non absque diuino nutu peruenerit, deprecor & coniuro ne eum nisi uiro sapienti, qui & in timore dei sit & idoneus ad id fore uideatur, proferas siue ostendas.

   Nam hoc est consilium quod deus creauit in mundo [8] quodque Hermes omnibus gentibus occultum habuit atque moriens in manu sua reposuit in antro fecitque telesmum super hoc quod non nisi [106ra] sapienti patebit, quia celet illud sicud fecit Hermes pater noster qui fuit magister capudque omnium mundi doctorum. Celate ergo hoc, filii mei, sicud fecit Hermes nec ostendatis illud alicui maligno nec societis uobis hoc negotio quempiam malum. Si enim meum mandatum dum uixeritis tenueritis, super omnem orbem terrarum domini post dominum eritis.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   [T1 Prefacio]

   Puesto que hemos decidido tratar de la obra en la que se esforzaron los filósofos más doctos, y siendo un tema aún no tratado en absoluto por la latinidad, nos hemos sentido como los nadadores que investigan el piélago por alta mar en solitario.

   Habiendo sabido sin lugar a dudas, según puede advertirse por las siguientes citas, que quien trató con mayor diligencia este tema fue Hermes, padre y maestro de todos los filósofos, traigamos a continuación la obra del sol, tomada del libro de Apolonio el Sabio, y lo que opinaba, según palabras del propio Hermes. Aquel, pues, dijo:


    [T2 Descubrimiento de la Tabla]

   En los tratados de mi libro expuse de forma llana la raíz de toda cosa, tal como la contenía el escrito encontrado en el oscuro antro entre las manos de Hermes. Lo escribí para mis hijos y mi raza, en suma, para todos los sabios. Por lo demás, seas quien seas tú, a cuyas manos este libro mío ha llegado, no sin aquiescencia divina, te ruego y conjuro que no lo entregues ni muestres sino a varón sabio que se mantenga en el temor de Dios y se muestre idóneo para ello.

   Pues esta es la instrucción que Dios creó en el mundo y que Hermes mantuvo oculta a todas las gentes: al morir lo puso en su mano, en un antro, e hizo sobre este un talismán, de manera que no fuese claro sino [106ra] para el sabio, ya que lo ocultará como hizo nuestro padre Hermes, que fue maestro y cabeza de todos los doctos del mundo.  Ocultadlo por tanto, hijos míos, como hizo Hermes, y no lo mostréis a ningún malicioso ni asociéis con vosotros en esta empresa a ningún malvado. Si mantenéis mi mandato mientras viviereis, seréis, después del Señor, señores del orbe de las tierras.

  


[7]  Aquí, como más adelante, se entiende que quien sostiene en sus manos las escrituras y la tabla es el propio Hermes (momificado o incorrupto) y no otra estatua.

[8]  La frase no tiene sentido claro. Entendemos “consilium” como la ley que rige el comportamiento de la materia, decidida por Dios para crear el mundo.

 

   Et sunt littere hec que fuerunt scripte in fine libri Gallieni ipseque inexplanate [9]. Ait enim:

    Cum ingrederer in antrum accepi tabulam camedi que fuit scripta inter manus Hermetis, in qua inueni scriptum:

    “Verum sine medacio, certum, uerissimum, quod est superius est sicut quod est inferius & quod est inferius sicut quod est superius, ad perpetranda miracula rei unius, sicud res omnes ab omni vno fuerunt meditacione vnius & sicud [10] fuerunt nate res omnes ab hac re vna aptatione.

   Pater eius sol, mater eius luna, portauit illum uentus in in uentre suo, nutrix eius terra est.

   Pater omnis telesmi tocius mundi hic est. Vis eius integra est si uersa fuerit in terram.

   Separabit [11] terram ab igne, subtile a spisso, suauiter cum magno ingenio. Ascendit a terra in coelum iterumque descendet in terram & recipiet uim superiorem atque inferiorem sicque habebit [106va] gloriam claritatis totius mundi, ideo fugiet a te omnis obscuritas.

   Hec est totius fortitudinis fortitudo fortis, quia uincet omnem rem subtile omnemque rem solidam penetrabit.

   Sicut hic mundus creatus est, hic erunt aptationes mirabiles quarum mos [12] hic est.

   Itaque uocatus sum Hermes tres tocius partes mundi habens sapiencie.”

    Completum est quod diximus de opere solis ex libro Gallieni Alphachimi.

 

   Este es el texto que fue escrito al final del libro de Apolonio, sin ninguna explicación. Dice así:

    Al entrar en el antro, tomé la tabla de esmeralda, que estaba escrita, entre las manos de Hermes, en la que encontré escrito:

    “Verdad sin mentira, cierto, muy verdadero, lo que es superior es como lo que es inferior y lo que es inferior como lo que es superior, para llevar a cabo los prodigios de la cosa única, al igual que todas las cosas existieron por uno solo, por la decisión de uno solo, y al igual que todas las cosas nacieron de esta cosa única por adaptación.

   Su padre es el sol, su madre la luna, el viento lo ha llevado en su vientre, su nodriza es la tierra.

   Este es el padre de todo talismán del mundo entero. Su energía está íntegra si se convirtiera en tierra.

   Separará la tierra del fuego, lo sutil de lo espeso, suavemente, con gran habilidad. Asciende de la tierra al cielo y de nuevo descenderá a la tierra y recibirá la energía superior e inferior; así tendrá [106va] la gloria de la claridad de todo el mundo, por lo cual huirá de ti toda oscuridad.

   Esta es la fuerza fuerte de toda fuerza, que vencerá toda cosa sutil y penetrará toda cosa sólida.

   Igual que fue creado el mundo, habrá aquí adaptaciones admirables cuyo procedimiento está aquí.  

   Mi nombre es Hermes, poseedor de las tres partes de la sabiduría de todo el mundo.” 

    Completo está lo que hemos dicho de la obra del sol expuesta en el libro de Apolonio el sabio. 

   


[9]  En el relato del descubrimiento de la Tabla intervienen tres “narradores”, quizás tres autores reales: el primero es el traductor al árabe de la obra de Apolonio, el segundo Apolonio, el tercero Hermes.

[10]  En los manuscritos se encuentra siempre “sicut … et sicut” (así como… y así como), que fue entendido y corregido a “sicut … (et) sic” (así como... (también) así).

[11]  separabit: la lectura divulgada es “separabis”, que da mejor sentido.

[12]  mos: la lectura divulgada es “modus”

  

   [T3 Dicta]

   Dixit Ranazi de lapide de quo debet hoc opus fieri:

   Archel dixit: Contemplare altissima montana que sunt a dextris & a sinistris & ascende illud. Ibi noster lapis inuenitur & in alio monte illis opposito quod effert omne genus pigmentorum & specierum similiter est.

   Et dixit Mariam: Conscendite alta montana arboribus consita, quia ibi noster lapis absconditus est.

   Et dixit Hermes: Accipite lapidem nigrum, lapidem de montanis Indie, quod est intus mittite foras & quod est foris mittite intus.

   Alius uero quidam dixit: Accipite filium auis masculatum croceo et albo & conminuite & separate album a croceo.

   Et dixit Calet Bengedid rex: Accipite lapidem benedictum & conminuite & lauate bene.

   De hoc autem adhebessi [13] Hermes ait: Ego qui exaltatus sum super omnes circulos huius mundi [16vb] vidi tres facies natas vno patre, pars quarum in montibus, pars vero in mari, pars in fossis. Hec nescit lingwam illius. Pater harum adiunxit eas ad vnum. Cum se inuicem uidissent locute sunt vno sermone sic dicentes: Eamus quesitum quatuor elementorum naturas, quas de uentre terre formice educunt.

   Quic uero super hoc Alexander rex Philippi Macedo senserit in medium deducamus [14]. Hic enim ait: Accipite lapidem quatuor colorum, hanc post aptatationem erit multorum.

   Hic est lapis non lapis habens animam, sanguinem & corium, similis est ouo, sicut dixit Hermes.

   Dixit Geber Benhayen: Accipite herbam excelsorum montium Indie.

   Aristotiles uero sic de eodem: Medicina quatuor elementorum est croceum. Minue aquam usque quo sequatur adesps, inde fiet crocea tinctura.

    Et sciatis quia uerba a diuersis dicta de eodem lapide dicta fore, licet diuersa sint & beatus quicumque ad huius lapidis scientiam pertingere poterit.

 

   [T3 Dichos]

   Dijo Rasis de la piedra de la que debe hacerse esta obra:

   Arquelao dijo: Contempla las altísimas montañas que hay a derecha e izquierda y sube allá. Nuestra piedra se encuentra allí e igualmente está en otro monte opuesto a ellas que produce todo género de pigmentos y sustancias.

   Dijo María: Subid a las altas montañas pobladas de árboles, ya que allí está escondida nuestra piedra.

   Dijo Hermes: Tomad la piedra negra, la piedra de las montañas de India, sacad afuera lo que está dentro y lo que está afuera llevadlo dentro.

   Algún otro dijo: Tomad el polluelo manchado de amarillo y blanco, desmenuzadlo y separad lo blanco de lo amarillo.

   Dijo el rey Jálid bin Yázid: Tomad la piedra bendita, desmenuzadla y lavadla bien.

   De este dabessi dice Hermes: Yo, que he sido elevado sobre todos los círculos de este mundo, [16vb]  he visto tres caras nacidas de un padre. Parte de ellas en los montes, parte en el mar, parte en las fosas. Ninguna sabe la lengua de las otras. Su padre las reunió juntas. Al verse unas a otras hablaron en la misma lengua diciendo así: Vayamos a buscar las naturalezas de los cuatro elementos que las hormigas sacan  del vientre de la tierra.

   Traigamos ahora lo que opinaba el rey Alejandro de Macedonia, hijo de Filipo. Este dice: Coged la piedra de cuatro colores; tras esta preparación será de muchos.

   Esta es una piedra no piedra, que tiene alma, sangre y cuero. Es semejante al huevo, como dijo Hermes. 

   Dijo Yabir bin Hayyan: Coged la hierba de los altos montes de India.

   Aristóteles habla así de lo mismo: La medicina de los cuatro elementos es lo amarillo. Disminuye el agua hasta que siga la grasa; luego se hará tintura amarilla.

    Sabed que las palabras dichas por diversos, fueron dichas de la misma piedra, aunque sean diversas. Feliz quienquiera que pueda acceder  a la ciencia de esta piedra. 

 


[13]  El término rebis no aparece nunca en el cuerpo del texto, solo dabessi o variantes. La edición Steele & Singer no lo señala tampoco en el aparato ni los autores lo mencionan en la introducción. A. Colinet (art. cit.) en su comentario sobre el título escribe: « Ce livre d'Hermès se présente dans les manuscrits sous le titre Liber dabessi, variantes, dabesi, dabesci, abassi adabessi, besi,habesy, adhesebis, dyabesi». Al final afirma: «Comme autre titre, on rencontre aussi Liber rebis ou ribis».

   Aunque esto último es posible, ya que algunos copistas insertaban sus propias rúbricas aclaratorias, el término rebis en el cuerpo del texto -y en general como título- aparece sólo en el segundo proceso ampliado y aislado.

[14] La expresión “in medium deducamus” (como más adelante “transitum faciamus” o “dicamus”) es usada por el traductor para introducir un tema diferente; por tanto las cuatro citas que siguen  o no están tomadas de “Rasis”. o el autor ha hecho una selección de su fuente.

 

   [T4 Practica]

   Hiis pertractatis ad cetera que secuntur transitum faciamus & qualiter philosophi super hac re perfecte senserunt, hunc lapidem preparare iusserunt. Licet diuersi diuersimodo dixerint, ut eorum sententias nouimus, dicamus.

   Quorum vnus cuius nomen subscriptum [15] habetur in opere alchimico sic orsus est:

    Ostensio aptationis alchimie [107ra] que facta est ante Benbehediz, quam ego uidi oculis meis. Et hoc est opus diuiciarum [16] patris philosophorum Hermetis. Nam sic in carta quam ego Habenbucar Muhamet ++visi ad Benzacahriha Arahazi Alhaacen++ [17] super hoc opere continetur:

    Laus sit deo qui dat sapientiam sapientibus, ipse est omnium primus cum sit sine principio, cunctorum ultimus cum nullus sit ei finis. Hic est omnium factor a nullo factus, cuius voluntas vbique rata est, cum non sit qui ei contradire possit. Cuius regnum eternum est & cuius opera cuncta bona sunt.

   Noverit dulcedinis tue clementia, mi dilecte, alchimici operis aptationem super quam philosophi summo intentionis studio tractauerunt vnimodam fore. Vnde qui fecerit ut mando ad id perueniet quod optat & qui aliter fecerit falletur pro certo. Istius rei principium erit cum sol fuerit in Ariete in sua exaltatione, non impeditus. Ita dico si opus solis facturus es, si uero lune, luna modo simili in Tauro fortunetur.

 

   [T4 Práctica]

   Una vez tratado este tema, demos paso a los restantes que siguen: cómo ordenaron preparar esta piedra los filósofos que lo entendieron perfectamente. Aunque diversos hablaron de modos diferentes, digamos según lo aprendimos en sus escritos.

   Uno de estos, cuyo nombre queda escrito anteriormente, empieza así en la obra alquímica:

    Explicación de la preparación de la alquimia [107ra]  realizada ante Ibn Yázid, que yo presencié con mis ojos. Esta es la obra de las riquezas de Hermes, padre de los filósofos. En una carta enviada a Hasen, que yo, Abū Bakr Muammad bin Zakarīyā al- Rāzī, poseo, se expone así esta obra:

    Sea la alabanza para Dios, que da sabiduría a los sabios. Él es el primero de todos, pues no tiene principio, y el último de todos, ya que no tiene final. Este es hacedor de todos, hecho por ninguno, cuya voluntad se impone en todas partes, ya que no hay quien pueda contradecirlo. Su reino es eterno y todas sus obras son buenas.

  Querido mío, la clemencia de tu dulzura sabe que la preparación de la obra alquímica, en la que los filósofos pusieron su intención con suma dedicación, es única. Por ello, quien hiciere lo que mando alcanzará lo que desea y quien obre diferente se engañará con certeza. El principio de esta obra será cuando el sol esté en Aries, en su exaltación, sin impedimento, si emprendes la obra del sol. Pero si es la de la luna, que esté igualmente afortunada en Tauro.



[15] Traducción incierta, pero lo que sigue parece indicar a “Rasis” como autor.

[16]  Ms.: diuinarum.

[17] Texto corrupto. Hemos dado una traducción muy hipotética, “Alhaazen” entendido como Hasen, el destinatario de la “carta” atribuida a Avicena, Ad Hasen de re recta.  Esta obra tiene una receta de fabricación de una tintura orgánica (a partir de huevos, cabellos o sangre; cap. 7 de las ediciones), basada en la separación por destilación del agua, aceite y heces, pero aquí acaban las similitudes con este proceso del dabessi. 

 

   [T4.1 Processus primus]

   Accipe lapidem qui uocatur dabessi, recentem absque omni re alia, quem subtiliter comminues lauabisque perfecte; deinde mittetur in olla ubi nichil aque habeatur [falta texto [18]] que ponatur in cacabo ubi sit aqua cum cineribus & hoc fiat cum lento igne [falta texto [19]], tam diu fiet usque adeps decoctionis lapidis sequatur qui rubeus erit. Postea apponatur ignis fortissimus deorsum & aqua que [107rb] in olla inuenta fuerit de lapide egressa seorsum reponatur in uitreo vase, adipe similiter in rotumba [20] alias reposito. Tunc abicies ignem cum inde egressus fuerit perfecte adeps cum aqua, remanebitque fex [21] in olla sicca et nigra, quam similiter seorsum confirmabis conseruabis. ++Deinde aquam accipies atque in olla mittes tertio colatam, posita eadem olla in cacabo ubi sint cineres sine aqua++ [22]. Tunc uero teratur lapis ille cum aqua supra dicta fortiter in mortario uitreato & conseruabitur in uase uitreo cohopertorium habente. Aqua uero illa desuper infundatur ita quod illud quooperiat ad extimationem duorum digitorum claudeturque bene coopertorium circumcirca argilla, sitque vas illud in fumo [23] molli & calido veterique; infodiatur coopertorio desuper nudo aparente ita diebus xiiii. Fiet de 4to in 4tum diem fumo mutato. Cum autem xvª dies aduenit aqua illa similiter colata seorsum reponatur, lapide in uitreis ampullulis posito ad solem vasis orificio cooperto. Iterum teratur sine aqua mittaturque in uase uitreo ex omni parte argilla circumfuso orificio tantummodo aperto ardebitque

 

   [T4.1 Primer proceso]

  Coge la piedra llamada dabessi, reciente, sin ninguna otra cosa, la cual desmenuzarás y lavarás perfectamente; luego se colóquese en una olla en la que no se tenga nada de agua. [falta texto] Póngase esta en un caldero donde haya agua con cenizas y hágase esto con fuego lento, [falta texto] lo cual durará hasta que siga la grasa de la cocción de la piedra, que será roja. Luego aplíquese debajo un fuego fortísimo y el agua que [107rb] se encuentre en la olla salida de la piedra, póngase aparte en un vaso de vidrio, puesta aparte igualmente la grasa en una redoma. Retirarás el fuego cuando haya salido perfectamente el agua con la grasa, y permanecerá en la olla la hez seca y negra, la cual conservarás igualmente aparte.  Luego tomarás el agua colada tres veces y la pondrás en una olla, puesta la olla en un caldero donde haya cenizas sin agua. Luego tritúrese fuertemente la piedra con el agua mencionada, en un mortero vidriado y se conservará en un vaso de vidrio provisto de tapadera. Derrámese el agua por encima de manera que lo cubra aproximadamente dos dedos y ciérrese bien la tapa con arcilla alrededor. Esté el vaso  en estiércol blando, cálido y antiguo (entiérrese con la tapadera sobresaliendo descubierta por arriba) durante 14 días, lo que se hará cambiando el estiércol de cuatro en cuatro días.  Cuando llegue el decimoquinto día póngase aparte el agua igualmente colada, la piedra puesta al sol en botellas de vidrio, con la abertura del vaso cubierta. De nuevo tritúrese sin agua y póngase en un vaso de vidrio, rodeado por todas partes con arcilla, solamente abierto el orificio, y

 


[18]  Edición:  ... nichil aque habeatur et in ollam vitreatam absque re omni alia mittes, ibique per diem et noctem fermentari dimittes. Deinde in fimo equi olla bene cooperta inhumetur, et per tres ebdomadas dimittatur, ita tamen ut singulis ebdomadis renovetur cenum. Completo tandem dierum numero ponatur olla in vase ereo in quo sit aqua cum cineribus... 

[19]  Edición: et distillabis aquam ejus candidam.

[20] rotumba: matraz de vidrio; este vocablo normalmente se analiza como la latinización del español “redoma”, quizás de origen árabe.  

[21] El ms. tiene “adeps”, que consideramos un claro descuido.

[22] Falta texto y el redactado es diferente. Edición: ... seorsum conservabis. Si volueris cognoscere utrum oleum perfecte sit inde agressum, pone parum de fece .que remansit in fundo super carbones, et si emiserit fumum nondum est libera; tamdiu ergo subicias ignem quousque non emittat. Deinde accipies alumen et inhumabis eam in ventre equino per quatuor dies, et distillabis eam, fecemque reservabis in alio vase. Ita facies per tres vices inhumando et distillando fecemque reservando. Iste tria distillationes debet fieri in cinere calido sive aqua. Tunc vero teratur lapis...

[23]  fumum: estiércol; no es un error, sino una variante de fimum.

 

ignis modicus deorsum ·vi· oris. Rursus ualde teratur cum aqua prenominata usque quo mollissimum fiat. Tunc reducatur in ollam uitream ibique assabitur super ignem diebus xl et sic fiet album. Postea uero accipies adipem cum quo iunges iii partes vrine infantis annorum xii & miscebitur fortiter & requiescet in olla superiori [107va] & tractabitur fietque rubeum valde. Reponetur reliquum, alium abicietur. Postea remittatur in eadem olla & in fimo valde calido, iterum tractetur, erit album, quod vero in olla erit rubeum erit illudque caute repone in vase vitreato bene cooperto, ne puluis attingat.

   Et hoc est radix super quod omnes philosophi sustentati sunt. Rubeum solis medicina est, album vero lune. De hoc vnciam pones super mille [24] nongentas argenti viui. Si uero purius facere volueris addes tamen super mille cccas. Quod si non habueris argentum viuum sed tantum es, ivnges vnciam rei supradicte cum dcccctis eris vnciis. Hoc tam de sole quam de luna dictum esse credito.

   Dixit autem doctor noster Rebeben Hayhen quod ipse cepit de re superior nominata ad vnius carobie pondus vnxitque cum christallo 4or denariorum ponderis quem teruit & fudit exiuitque modo lapis mirabilis instar carbunculi.

 

arderá debajo un fuego módico durante 6 horas. De nuevo tritúrese bien con el agua mencionada hasta que se ponga blandísimo. Entonces llévese a la olla de vidrio y allí estará en asación sobre el fuego durante 40 días. Así se hará blanco. Luego tomarás la grasa con la que unirás 3 partes de orina de niño de 12 años y se mezclará fuertemente y descansará en la olla anterior, [107va] se la tratará y se hará muy roja. Se repondrá el resto, se tirará lo otro. Luego póngase en la misma olla y trátese otra vez en estiércol muy caliente; se volverá blanco, pero lo que quede en la olla será rojo, ponlo con precaución en un vaso vidriado, bien cubierto para que no lo alcance el polvo.

   Y esto es la raíz sobre la que se han sustentado todos los filósofos. Lo rojo es la medicina del sol, lo blanco de la luna. De esto pondrás una onza sobre mil noventa de mercurio. Sin embargo, si lo quieres hacer más puro, lo añadirás sobre mil trescientas. Si no tuvieras mercurio sino sólo cobre, unirás la medicina antedicha con 900 onzas de cobre. Cree que lo dicho se refiere tanto al sol como a la luna.

   Dijo nuestro docto Yabir bin Hayyan que él tomó de la sustancia antes nombrada el peso de una semilla de algarroba y la unió con un cristal de cuatro denarios de peso, lo cual trituró y fundió, y salió una especie de piedra admirable, semejante al diamante. 

 


[24]  Aquí y más adelante, el ms. tiene “coctile”, que es una mala comprensión de “mille”.

 

   [T4.2. Processus secundus]

   Lapis qui est, inquit, in hoc opere ... [25] nostro neccesarius de animata re est. Hunc invenies ubique in planitie, in montanis & in aquis omnibus, habentque eum tam diuites quam pauperes, est quam uilissimus, est quam carissimus. Lapis non lapis, auis crescit ex carne & sanguine. Quam carus, quam pretiosus homini scienti uel negotianti. Ex illo namque possunt congregari exercitus & interfici reges. Ex illo honorabis quem uolueris & inhonorabis. Laudetur deus & benedictum nomen eius supra omne benedictum, [107vb] qui creauit carissimum quod ex uilissimo.

   Dixit autem Fladius: Domine, diu est ex quo cognovi quid lapis iste sit. Nunc ergo dicito michi qualiter preparetur, si uideor tibi persona ydonea cui dicatur.

   Respondit Maharim: Dic michi prius naturas atque conplexiones ·vii· planetarum, tam superiorum quam inferiorum.

   Ad quem Fladius: Planete vii superiores hii sunt: s., l., s., i., m., v., m. Inferiores vero hii: aurum, argentum, plumbum, stagnum, es, auricalcum, viuum argentum. Huius natura talis est, ut si congelari possit solem uel lunam meliorem constituat quovis alter facto. Inspectis autem superiorum planetarum complexionibus & inferiorum naturas facillime patet.

  Tunc Maharim: Hoc omnia scis & mercurii membra spissare nescis.

   Respondit Fladius: Si sciuissem non hunc ac de causa venissem.

   Tunc Maharim: Scies, deo volente. Sed coniuro te per fedus domini ne ostendas verbum meum homini malo uel nescio aut regi siue potenti.

   Cum autem Fladien respondisset se nichil contra eius precepta facturum, dixit Maharim: Custodi quod tibi dixero & scribe sic:

   Accipe lapidem quod superius diximus recentem, id est, cum sanguine toto, & scias de eo quia nisi hoc esset nature frigide non preciperetur iungi acharit, cuius natura similiter frigida est, sed quia sunt vnius complexionis adeo sibi complectuntur ut nullatenus eos superare queat ignis.

 

   [T4.2. Segundo proceso]

   La piedra, dijo, que es necesaria en esta obra nuestra, es de una cosa animada. La encontrarás en cualquier parte: en la llanura, en las montañas y en todas las aguas. La tienen tanto los ricos como los pobres, es muy vil y muy apreciada. Piedra no piedra, ave crece de carne y sangre. Muy querida, muy preciada para el hombre que sabio o negociante. Con ella pueden organizarse ejércitos y matar reyes. Con ella honrarás a quien quieras y lo honrarás. Alabado sea Dios y bendito su nombre sobre todo lo bendito, [107vb] quien creó lo algo muy apreciado de algo muy vil. 

   Dijo Fladio: “Señor, hace tiempo que sé lo que es esta piedra. Ahora dime cómo se   prepara, si te parezco una persona adecuada a quien decírselo.”

   Respondió Maharim: “Dime primero las naturalezas y las complexiones de los siete planetas, tanto de los superiores como de los inferiores”.

A lo cual Fladio: “Los siete planetas superiores son estos: sol, luna, Saturno, Marte, Venus, Mercurio. Los inferiores son estos: oro, plata, plomo, estaño, cobre, oricalco, mercurio. La naturaleza de este último es tal que si puede congelarse forma un sol o luna mejor que cualquier otro fabricado. Expuestas, pues, las complexiones de los planetas superiores, también está clara la naturaleza de los inferiores.”

   Entonces Maharim: “Sabes todo esto, pero no sabes espesar los miembros del mercurio”.

   Respondió Fladio: “Si lo supiera no hubiera venido aquí por este motivo.”

   Entonces Maharim: “Lo sabrás, si Dios quiere. Pero te conjuro por el pacto del Señor que no muestres mis palabras a hombre malo o ignorante, ni a rey o poderoso.”

   Habiendo respondido Fladio que no haría nada contrario a sus preceptos, dijo Maharim: “Atiende a lo que te diga y escríbelo así:

   Toma la piedra de la que hablamos anteriormente, reciente, es decir, con toda su sangre. Debes saber que si esta no fuese de naturaleza fría no se aconsejaría unirla al mercurio, cuya naturaleza es igualmente fría, pero dado que son de una misma complexión, se abrazan de tal manera que el fuego no puede separarlos de ninguna manera.

 


[25] El copista dejó aquí el espacio de una palabra, pero donde falta el texto es al comienzo. Edición: «Sententia autem Abhazra ad Fladien habita in medium deducamus. Lapis inquid...»

 

   Hunc ergo acceptum conminues valde sumesque de eo libram Bagdedi [108ra] & de aqua alcali clara libras 4or atque de vrina puerili libras 4or, quam mittes in ollam uitream ubi requiescet spacio duorum dierum duarumque noctium & postea colabis,  reliquias vero habicito. Deinde accipe mediam libram de lexssiuia pura que sabonem facit, & vnciam aluminis plume ac omnia simul cum adebessi [26]  in olla vitrea mittes, quam omni parte argilla circumducetur & coopertorium similiter. Deinde ponetur ad solem ubi erit iii diebus & iii noctibus, aqua tamen mensurata prius. Deinde vero igni modico superpone coqueturque quousque minuat ad medium.

   Cauebis tamen ne sentias odorem quia detrimentum fere mortis incurreres. Tunc ignis abiciatur & requiescat nocte vna. Deinde aperiatur inueniesque adypem super aquam quem per se separatim repones colabisque valde aquam illam que vii vicibus tractabitur. Tunc accipietur hotarit [27] bene emundatum & pone super illud de aqua supra nominata ad ignem modicum semel aut bis, quousque spissetur.

   De hoc spissato summes quantum est vnius denarii pondus ponesque super .m. eris. Postea uero de hoc composito pones vnum supra ·l· erit luna perfectissima.

 

   Una vez conseguida, pues, la desmenuzarás completamente y tomarás de ella una libra de Bagdad, [108ra] de agua de álcali clara 4 y de orina infantil 4 libras, que pondrás en una olla de vidrio, donde reposará por espacio de dos días y dos noches; luego la colarás y lanzarás los restos. Toma luego media libra de lejía pura de hacer jabón, una onza de alumbre de pluma y lo pondrás todo junto con el dabessi en la olla de vidrio, la que cubrirás con arcilla por todas partes, también la tapadera. Luego se pondrá al sol donde estará tres días y tres noches, habiendo medido primero el agua. Ponla luego sobre un fuego suave y se cocerá hasta que disminuya a la mitad.

   Guárdate de sentir su olor, ya que correría el riesgo casi de morir. Entonces retírese el fuego y que repose una noche. Luego ábrase;  encontrarás la grasa sobre el agua, la cual pondrás sola aparte y colarás bien el agua, la cual será tratada 7 veces. Entonces se tomará mercurio bien limpio y pon sobre él el agua anteriormente nombrada, a fuego suave, una vez o dos, hasta que se espese.

   De este espesado tomarás el peso de un denario y lo pondrás sobre mil de cobre. Luego de este compuesto pondrás uno sobre 50 y será luna perfectísima.

 


[26]  adebessi: lapide, en la versión de la edición.

[27]  hotarit, utharit: nombre del planeta mercurio.

 

   [T5. Expositio Tabulae]

   Quoniam ea que M atque ceteri de quibus supra mentionem fecimus tractatum satis difficile in alchimia disponentes, uidetur mihi ideo fecisse ut a rarissimis fieret pluresque propter operis grauitate, dehortantes ad [108rb] uerba Hermetis ex quibus hoc habuerunt atque diuersa diuersi quisque pro oppinione sua dixerunt stilum uertamur. Potens est namque spiritus sanctus qui diuidit singulis prout vult & spirat ubi vult, in uerba eadem interpretando intellectum faciliorem minoribus tribuens.

   Hermes enim operis sui efficaciam ostendens volens “Verum sine mendacio” & ut in conculcationem uerborum confirmaret quod dixerat subsequenter posuit “certum verissimum”. Nulli enim superfluum uideatur quod iiii uerba fere idem significantia hic posita fuerunt cum ad sententiam confirmandam adducta sunt.

   Sequitur “et est superius est sicut quod est inferius” & e conuerso, id est, lapidis illius de quo hoc opus fit superiora & inferiora similia sunt quia utraque dura. “Ad perpetranda miracula rei vnius”, id est, lapidis qui quasi miraculum perpetrat cum rem uilem in preciosissimam transformat, vel vnius, id est, attarit quod idem est.

   Sicud res omnes ab vno fuerunt meditatione vnius”, id est, dei, qui cum sit vnus [28] omnes creaturas, exemplum yles similitudinarium retinentes, formauit. Et “sicut fuerunt nate res omnes”, id est, create ab ac re, id est, ab hoc deo, qui cum sit deus nec res uocari debeat quia rerum factor est quarum nulla pars ipse est. Res a philosopho uocatur ne inconueniens uideretur si deum aliud esse quam rem dictam [29]. Nam per hoc male intelligentibus deum nichil fore dicere uideretur.

   Sequitur “vna aptatione” id est, singula in miraculo.  

 

   [T5. Explicación de la Tabla]

   Dado que Maharim y los demás que hemos mencionado antes trataron sobre alquimia de forma bastante difícil, en mi opinión para que fueran muy escasos los que lograran hacerla, y que varios de ellos, debido a la gravedad de la obra, remitiéndose a [108rb] las palabras de Hermes, de las cuales lo obtuvieron, comentándolas diversamente según sus opiniones, pasaremos a este tema. En efecto, el espíritu santo,  que reparte a cada uno según quiere y sopla donde quiere, tiene poder de atribuir a los menores una comprensión más fácil en la interpretación de las mismas palabras.

  Hermes, queriendo mostrar la eficacia de su obra, “Verdadero sin mentira” y en apoyo de sus palabras, para confirmar lo dicho, puso a continuación “cierto, muy verdadero”.  Que a nadie le parezca superfluo que fuesen puestas aquí 4 palabras casi con el mismo significado, ya que fueron traídas para confirmar la sentencia. 

   Sigue “Lo que está arriba es como lo que está abajo”, y al contrario; es decir, lo superior y lo inferior de la piedra con la que se hace esta obra, son semejantes ya que son duros uno y otro. “Para realizar los milagros de una sola cosa”, es decir, de la piedra, que realiza como un milagro al transformar una cosa vil en preciosísima; o de una sola, es decir, del mercurio, que es lo mismo.

   “Como todas las cosas existieron por uno solo, por decisión de uno solo”, es decir, de Dios, que siendo uno solo formó todas las criaturas; un ejemplo similar se encuentra en el “hyle”. “Como nacieron todas las cosas”, es decir, creadas por esta cosa, es decir, por este Dios, el cual siendo Dios no debe llamarse cosa, pues es el creador de las cosas, de las cuales él mismo no es ninguna parte. Que sea llamado cosa por el filósofo, no parecería inconveniente si Dios fuese algo diferente a la “cosa” dicha. Pero con esta frase, para los que lo entienden mal, parecería que dice que Dios no sería nada.

   Sigue “por una sola adaptación”, es decir, única en milagro.

 


[28]  Falta en el ms.

[29]  dictam: esta lectura no resuelve el problema que plantea el autor, la correcta sería “diceret”. 

 

   [108va] Sequitur “Pater eius sol”, id est, prima pars, “mater eius sol luna”, id est, secunda, namque aurum figurative a philosophis sol dicitur, quia metallis omnibus preciosius est; luna vero argentum quod post aurum preciosius est. “Portauit illud ventus in uentre suo”, ventum habeto hic aquam. “Nutrix eius terra est”, cum enim in aqua moretur in terra creatur.

   Pater omnis telesmi”, id est, secreti, telesmus namque apud arabes diuinatio dicitur. Est ergo hoc diuinatio super omnes alias.

   Vis eius integra est”, ac si diceret nullus hoc opus fantasticum esse putet, uis namque eius integra, id est, perfecta est. Hoc discerne. Vel aliter: Enim Vis eius id integra est, si uersa fuerit in terra”, hoc est, si quasi terra, id est, immobile efficiatur.

   Separabis terram ab igne”, id est, auferes hoc quasi terram spissatum a calore ignis. “Subtile a spisso”, id est, aqua qua spissatur hoc opus.

   Suauiter cum magno ingenio ascendet a terra in celum, iterumque descendet in terram”; hordinem facit preposterum cum enim prius de modo dicere debuisset per quem aqua tractata actharit spissum reddit. Quod operi finem facit in subsequentibus illud commemorat “& recipiet vim superiorem atque inferiorem”, id est, planetarum superiorum atque inferiorum.

   Sequitur “sicque habebis gloriam claritatis totius mundi”, id est, diuitiarum. “Ideo fugiet a te omni obscuritas”, id est, omnis inopia.

   Hec est totius fortitudinis fortitudo fortis”, trina tribus referantur fortitudinis, id est, mundane felicitatis. Fortitudo efficacia [108vb] fortis que non falli potest, “quia vincet omnem rem subtilem” & omnem rem pretiosam excellit. Vel aliter, omnem metallum per ignem fusile factum quod prius spissum erat, vincetur, id est, naturam sui conuertet & hoc est quod subsequenter insinuare uidetur cum adiungit “Omnem rem solidam penetrabit”, hoc est, duram prius, cum per ignem subtilem factam & per hoc quasi quodam modo mollem, penetrabit ad naturam sui transformatam atque vnitam perducit.

   Sicut hoc mundus creatus est”, id est, sicut in mundo ipsa elementa licet ad inuicem diuersa sint, cum quibusdam propietatibus diuersa conficit.

   Sequitur “hinc erunt aptationes mirabiles”, id est, magisteria de quibus satis mirandum est, “quarum mos hoc est”, id est, modus supra positus secundus.

   Itaque vocatus sum Hermes iii tocius mundi partes habens sapiencie”, id est, heticam, l., ph.

   Completum est & c.”

   Si quis melius sapit melius dicat.

 

 

 

   [108va] Sigue: “Su padre es el sol”, o sea, la primera parte; “su madre la luna”, o sea, la segunda, ya que el oro es llamado sol por los filósofos de manera figurada, pues es el más preciado de todos los metales; luna la plata, pues es la más preciada tras el oro. “El viento lo llevó en su vientre”; por viento entiende aquí agua. “Su nodriza es la tierra”, pues aunque more en el agua, es criado en la tierra.

   “Padre de todo talismán”, o sea, secreto, pues entre los árabes se llama talismán a la adivinación. Por consiguiente esto es una adivinación superior a todas las otras.

   “Su fuerza está entera”, como si dijera: Que nadie piense que esta obra es fantástica; su fuerza está entera, es decir, es perfecta. Comprende esto. O de otra manera: “Su fuerza está entera si se cambia en tierra”,  esto es, si se hace casi como tierra, o sea, inmóvil.

   “Separarás la tierra del fuego”, es decir, retirarás del calor del fuego esta masa espesa como tierra. “Lo sutil de lo espeso”, o sea, el agua con la que se espesa esta obra.

   “Suavemente, con gran habilidad, ascenderá de la tierra al cielo y de nuevo descenderá a la tierra”; hace el orden invertido, pues primero hubiera debido decir  el modo por el que el agua tratada vuelve espeso el mercurio. Lo que pone fin a la obra lo menciona en lo que sigue: “Y recibirá la fuerza  superior e inferior”, o sea, la de los planetas superiores e inferiores.

   Sigue: “Y así tendrás la gloria de la claridad de todo el mundo”, o sea, de las riquezas. “Por ello huirá de ti toda oscuridad”, o sea, toda pobreza.

   “Esta es la fuerza fuerte de toda fuerza”, donde tres palabras se refieren tres veces a “fuerza”, o sea, a la felicidad mundana. Fuerza: eficacia [108vb] fuerte que no puede fallar, “porque vencerá toda cosa sutil” y supera toda cosa preciosa. O de otra manera: Será vencido todo metal fundido por el fuego, que antes era espeso, o sea, lo convertirá a su naturaleza. Esto es lo que parece insinuar a continuación, al añadir: “Penetrará toda cosa sólida”, esto es, dura primero, hecha sutil por el fuego, y por esto como blanda, en cierta manera, la penetrará, la lleva a su naturaleza transformada y unida.

   “El mundo ha sido creado igual que esto”, esto es, igual que en el mundo los elementos aunque sean diferentes entre sí, con ciertas propiedades realiza cosas diversas.

   Sigue: “De aquí saldrán adaptaciones admirables”, esto es, magisterios dignos de gran admiración, “cuya manera es esta”, esto es, el segundo modo expuesto anteriormente.

   “Y así soy llamado Hermes, que tengo tres partes de la sabiduría de todo el mundo”, esto es, ética, lógica, física.

   “Completo está, etc.”. 

   Si alguien lo sabe mejor, que lo diga mejor.  

 


(Continúa)