Virgen del Carmen
 
 
 
 

Es la Virgen del Carmen

Nuestra abogada,

Que en penas y peligros,

Graciosa ampara;

Que en penas y peligros,

Graciosa ampara.

 

Viva María,

Viva el Carmelo,

Viva su escapulario,

Prenda del Cielo;

Viva su escapulario,

Prenda del Cielo.

 

Es el escapulario,

Sol refulgente,

Que alumbra con sus rayos,

Hasta en la muerte.

 

Los ojos de la Virgen,

Me están mirando,

Para ver si yo llevo,

Su escapulario.

 

Mírame dulce Madre,

Mírame siempre,

Y verás que lo llevo,

Hasta la muerte.

 

Tienes Virgen del Carmen,

La capa blanca, 

Pues con ella deseas,

Cubrir tus almas.

 

Y cuando ya las tienes,

Así cubiertas,

Las llevas a la gloria,

La gloria eterna.