Las aves de cría están ubicadas en una instalación interior protegida, donde dispongo de 22 jaulas de 60 cm. y 16 jaulas de 1 metro. En invierno la temperatura está controlada por calefacción y la habitación nunca está por debajo de los 18º.  El ciclo de luz también lo tengo controlado artificialmente.


En el exterior tengo 4  voladeras de 2 metros de largo por 1 metro de ancho y 2 metros de alto y 4 jaulas de 1 metro. En invierno están protegidas  del viento, del frio y de la lluvia y solo tengo aves aclimatadas y habituadas al exterior.

En verano utilizo estas voladeras para que todos los pájaros jóvenes puedan fortalecer sus huesos y adquirir resistencia muy necesaria para terminar la muda adecuadamente.