El curso de Observación y análisis de la práctica educativa es el primer espacio reservado para acercar al futuro docente a los contextos socioculturales y a las instituciones de educación básica. En éste se sientan las bases teórico-metodológicas y técnicas de lo que se ha denominado el Trayecto de Práctica Profesional dentro de este nuevo plan de estudios. Se reconoce que el estudiante normalista tiene conocimientos previos con relación a la docencia, éstos habrán de comenzar a replantearse de manera sistemática, tomando como base la reflexión, el análisis y la indagación.

Los resultados de algunas investigaciones evidencian que el estudiante tiene claro cómo operan los procesos de interacción dentro del aula de clase, en cuanto a los roles y posiciones que cada uno ocupa dentro de ésta y en la escuela; comprende las relaciones de autoridad, de poder y subordinación; ha hecho clasificaciones de los docentes y sus estilos de trabajo, sabe de las relaciones de la institución con la comunidad, de cómo las cuestiones socio económicas y culturales influyen en su relación con la escuela, con su permanencia o exclusión; tiene una idea sobre la evaluación, así como los mecanismos que el docente utiliza para el aprendizaje, entre otras cosas.

Partir de esta serie de evidencias investigativas, además de las vivenciales de los estudiantes permitirá dar un giro importante al devenir tradicional en estos espacios formativos. Ello conduce a modificar de manera sustantiva la noción de formación y práctica docente, en particular la que considera que la práctica es el espacio para aplicar la teoría. Una teoría prescriptiva y anticipatoria de los acontecimientos, distante la mayoría de las veces, tanto de los sujetos como de sus contextos. De igual modo, trastoca la idea de formación sedimentada en las instituciones formadoras, basada en una relación pasiva del estudiante normalista y un débil desarrollo de los conocimientos, las experiencias y las destrezas, así como de los valores de quienes se encuentran en este proceso.

En este sentido, consideramos importante destacar las competencias que el Trayecto de Práctica Profesional, en su conjunto, aporta a la formación de los futuros docentes. Inicialmente se convierte en un espacio de articulación, reflexión, análisis, investigación e innovación de la docencia. De manera progresiva, aunque no lineal, los estudiantes articularán los conocimientos disciplinarios, didácticos, científicos y tecnológicos con lo que viven y experimentan cotidianamente en las escuelas y en los contextos en donde están insertos. Esto permite considerar que la práctica puede convertirse en un lugar para generación y aplicación innovadora conocimientos acerca de la docencia.

De esta manera, el diseño de propuestas, la elaboración de proyectos institucionales o el desarrollo de contenidos tendrán que movilizar los conocimientos, experiencias, destrezas y valores de los estudiantes normalistas a fin de lograr una relación de aprendizaje distinta que aporte más herramientas para su docencia futura.

Se reconoce, además, que el saber y el conocimiento, sólo se movilizan si se coloca en el plano del diálogo, el debate y el análisis conjunto. Así, este Trayecto ofrece la oportunidad de conformar comunidades de aprendizaje en las que tiene tanto valor el conocimiento y experiencia del docente de la escuela normal, como el del maestro titular de las escuelas de educación básica y el estudiante normalista. En cuanto se dialoga y debate sobre temas y no sobre la experiencia en sí misma (asociada más a los años en la docencia que a su reflexión y análisis), podemos encontrar la oportunidad de conocer puntos de vista divergentes respecto al mismo fenómeno.

El acercamiento a la práctica permitirá integrar diferentes formas de trabajo; ya sea por proyectos, por estudios de caso, por resolución de problemas, por investigación, por innovación, entre otras estrategias. La flexibilidad que ofrecen las unidades de aprendizaje permite recurrir a distintos métodos y técnicas de acopio de información, así como a diferentes procedimientos de análisis, interpretación y diseño de propuestas de trabajo. De esta manera, podremos sistematizar, organizar información y utilizar la teoría, para arribar a nuevas formas de explicación, comprensión e innovación de la práctica docente.

Específicamente, este curso ofrece herramientas teórico-metodológicas para analizar las dimensiones de la práctica educativa; el propósito es que el estudiante reconozca a la educación como una actividad compleja que trasciende el plano del aula y de la institución escolar, por lo que mantiene una relación con la cultura, la sociedad, la economía, la administración, la evaluación, entre otras; de la misma forma propiciará el primer acercamiento de los estudiantes de la escuela normal con lo educativo, con el fin de observar y analizar la manera en que estas dimensiones se hacen presentes en la escuela y en las relaciones que ésta tiene con la comunidad y los sujetos que a ella asisten y con los cuales se vincula. 

Horas: 6                                             Créditos: 6.75