Chartres






La Catedral de Nuestra Señora de Chartres dedicada a la veneración Nuestra Señora, la Virgen María en la ciudad de Chartres, situada en el departamento de Eure y Loir, en Francia, fue declarada patrimonio de la humanidad en 1979
Las medidas de la catedral confieren la trascendencia de la arquitectura religiosa y la verdadera magnitud de la dificultad que supuso en la época la construcción de la Catedral de Chartres, con 130 metros de largo y desde 32 a 46 metros de ancho. La superficie construida es de 10.875 metros cuadrados; la altura de la torre sudoeste es de 105 metros; la altura de la Torre noroeste es de 113 metros.

La presencia de esa venerable construcción en el centro de una región esencialmente rural, rodeada de una ciudad que no tiene proporción con su magnificencia, contribuye a aumentar la sorpresa del visitante, cuando encuentra allí tanta grandeza.










Se dice que la anterior iglesia albergo la túnica de la Virgen María, “la Sancta Camisia”. Fue cedida por el emperador Carlomagno (876) que lo había recibido como regalo durante su visita a Jerusalén.
Fue esa antigua devoción el motivo decisivo para que el rey Carlos el Calvo, en 876, transfiriese de Aixla- Chapelle a Chartres una preciosa reliquia, dada a su abuelo, Carlomagno, por el Emperador de Constantinopla: el Velo de María Santísima, un reconocimiento oficial, hecho en 1712 por la autoridad eclesiástica, constató que es un velo de seda, sin costuras, de forma rectangular. Un examen realizado en 1927 mostró que el tejido tiene dos mil años y es de Oriente.
Poseer esa reliquia fue lo que dio importancia a Chartres, haciendo de su Catedral un santuario dedicado a la Santísima Virgen, e importante centro de peregrinaciones.

La ciudad de Chartres tenía una de las pocas escuelas episcopales, fundada por Anselmo de Laón (gran teólogo) que se cerró a su muerte. Se hizo celebre por la cantidad de estudiantes como fue el Obispo Fulberto (siglo XI) en estilo románico, que incluyó una enorme cripta. El obispo era discípulo de Gerberto de Reims –fue nombrado Papa bajo el nombre de Silvestre II– se dedico a la reconstrucción de la antigua catedral carolingia de Chartres.
Chartres sirvió como escuela al Obispo San Ivo (patrón de los abogados) empeñado en la aplicación de las leyes principalmente entre los más pudientes y el escritor y filósofo inglés Juan de Salisbury también recibió parte de su formación en Chartres..









En el año 1145, con la ayuda del pueblo el obispo Godofredo de Lèves, comenzó las obras sobre la catedral edificada por Fulberto, debido a un incendio. El pueblo creía que se había quemado la reliquia de la Sancta Camisia. Una vez extinguido, se encontró sano y salvo en la tesorería. El cardenal informo a la gente que la reliquia había supervivido al incendio con la ayuda de la Virgen María, esto dio fuerzas a los vecinos para ayudar en la construcción de la nueva Catedral de Chartres.
La historia se extendió como la pólvora y la reconstrucción se financió con la ayuda de donaciones procedentes de toda Francia. En 1194 comenzaron las obras con los planos del primer arquitecto con el fin de preservar el aspecto armonioso de la catedral, aunque no concluyo la construcción con el proyecto definitivo del arquitecto original.Fue levantado con relativa rapidez, con contribuciones venidas incluso de otros países como Inglaterra y Alemania.
Los trabajos comenzaron en primer lugar en la nave y 1220 la estructura principal se completó con la antigua cripta, también se construyeron las torres de la fachada principal.
El 24 de octubre de 1260, la catedral se consagro ante la visita del Rey Louis IX (el santo) y su familia, la nueva catedral fue consagrada a la Asunción de Nuestra Señora, y se reanudaron las peregrinaciones.
Durante siglos, multitudes de peregrinos visitaron Chartres y obtuvieron gracias y milagros por medio de la “Santa Túnica”.
Con el paso del tiempo y la pérdida gradual del espíritu de Fe, Chartres se hizo conocida tan sólo por el esplendor de sus vitrales, y la sagrada reliquia fue siendo olvidada.
En 1793, fue cortada y dispersada, para evitar que fuese destruida por la Revolución Francesa.


El 4 de Junio de 1836 un incendio destruyó las cerchas de la techumbre de castaño danés. El arquitecto Edouard Baron la sustituyó la madera por una estructura de hierro fundido cubierta por láminas de cobre, imitando la técnica usada en la catedral de Maguncia (Alemania).
Durante este periodo de tiempo y después de numerosas restauraciones siempre se mantuvo el estilo gótico de la catedral.
El edificio es de planta cruciforme con el cuerpo principal de 28 metros, se encuentra dividido en tres naves con crucero y coro con girola doble, muy parecida la distribución a Saint Denis. La cabecera, situada al este tiene un deambulatorio radial con cinco capillas semicirculares. Encima de las naves laterales hay una estrecha galería que permite el paso de una sola persona. La escasa altura (bóveda 36 m.) permite abrir grandes ventanales y rosetones en cada tramo de la nave.
La construcción de las naves se encuentra sobre distintos niveles, la central un poco más alta que las colaterales. La catedral no dispone de tribuna quedando solamente tres niveles en el alzado de la nave: arcadas, triforio y ventanales.
Chartres es una de las pocas catedrales góticas francesas que conservan el conjunto de vidrieras originales, destaca el color azul, especialmente famoso es la llamada Ventana de la Virgen Azul ( Notre Dame de la Belle Verrière ), de principios del siglo XIII que representa a la Virgen con el Niño, también Le Fils Prodigue, L'arbre de Jessé, la Passion et la résurrection, l'Enfance du Christ, Saint Jean L'Évangéliste. De los 186 vitrales originales se conservan 152, la mayoría fueron instalados durante el siglo XIII, a excepción de doce que fueron reconstruidos en el siglo XVIII.






La fachada principal es la consecuencia de numerosos incendios y destrucciones, El frontispicio se divide en varios portales: El pórtico, llamado Pórtico Real se construyó para la anterior catedral románica y tiene forma de embudo. Esta decorado por altas figuras de reyes y personajes del Antiguo Testamento. Los frisos están decorados con escenas de la vida de la Virgen con San Joaquín y Santa Ana enfrentándose a la infertilidad. El tímpano está decorado con una escena del Juicio Final con Cristo triunfante rodeado por los símbolos de los evangelistas. La actitud de Cristo se encuentra alzando su mano derecha y sujetando Libro de la Vida. Sobre las arquivoltas se representan los ángeles y a los veinticuatro patriarcas del Apocalipsis; el pórtico izquierdo, está dedicado a la ascensión de Cristo, se representa a Cristo en una nube sostenido por dos ángeles, en las dos arquivoltas muestran los símbolos del zodiaco y labores relativas a los doce meses del año; el pórtico derecho, se representa la pureza de la Virgen María y su alegría como madre de Cristo, sobre el friso superior la figuras muestran la Presentación en el Templo, con la Virgen, Simeón. Sobre las dos arquivoltas se representan los ángeles, en la interior, y las siete artes liberales, en la exterior.


La fachada norte se encuentra dividida en tres portales, en el centro, el portal que representa la Glorificación de la Virgen, también se conoce con el nombre de la Puerta de la Creación. En la parte superior del porche encontramos a Cristo rodeado de ángeles. En el centro la Virgen es representada como reina de los Cielos a la derecha de Cristo. A la derecha, el portal de Job y de Salomón, sobre el dintel se representa el Juicio de Salomón con escenas de la Biblia, en las arquivoltas representan a Sansón, Gedeón, Esther y Judith, sobre el tímpano se representa la serenidad de Job ante la adversidad. A la izquierda, la puerta de la Natividad donde en el arco superior se representa el Poder espiritual mediante el obispo y el Poder temporal mediante dos reyes sentados en sus nichos. Sobre el arco del porche se revela el patrón de vida, en el exterior, 14 figuras representa las buenaventuras del alma, en el exterior, 12 figuras representan el trabajo de la mujer basado en la vida de la Virgen. En la bóveda, los trabajos del hombre a través de un zapatero y un monje. En el interior, a la izquierda las estatuas de la Anunciación en los tres pilares de origen, "el pecado" original, a la izquierda, se representa con estatuas de la Visitación. Sobre el tímpano, la escena de la Natividad. La Adoración de los Reyes Magos, que vienen de todo el mundo, representa la búsqueda de iniciación arrepentido del Bautismo para ser purificado. En dintel, se representa la naturaleza humana de Cristo. A la izquierda, se muestra la Natividad de la Virgen situada en la parte superior de la misma: el Niño Jesús. A la derecha, José y el Anuncio a los pastores. Un perro y una cabra.






La fachada sur fue financiada su construcción gracias al regalo del conde Pierre Mauclerc y tiene el titulo de la Nueva Alianza, se encuentra dividido en tres portales: en el portal central: Los apóstoles se agrupan en el centro acompañando a Cristo, se representan las estatuas de San Pedro, San Andrés, San Felipe, San Tomas, San Simón, San Judas, San Pablo, San Juan, Santiago el Mayor, San Francisco, San Bartolomé, San Matero, En el tímpano se representa a Cristo, sentado sobre una silla actuando de juez supremo. En el dintel vemos a San Miguel Arcángel, cerca esta la figura un diablo peludo, una figura horrible y vulgar.

El portal izquierdo está dedicado a los mártires de la Iglesia, en la parte central del tímpano, se cuenta el martirio que sufrió San Esteban. En las cuatro arquivoltas destacan las figuras de San Jorge y San Teodoro.
El portal derecho se le da el titulo “Portal de los Confesores”. Estos personajes que muestra dan testimonio de su vida y su obra ante Dios. Los dos portales de los extremos veneran a Dios que celebra el Juicio Final según se narra en el portal central.

La cripta
La cripta de Chartres es enorme, la más grande de Francia y una de las mayores de la cristiandad tras San Pedro de Roma y la Catedral de Canterbury. Aquí se pueden apreciar los restos de construcciones anteriores sobre los que se asienta la actual catedral que conforman dos criptas concéntricas. Los restos de la iglesia edificada en tiempos carolingios conforman la base del coro y la girola. Se han realizado excavaciones que muestran restos que se remontan a la época romana. La cripta conserva frescos del siglo XII, además de otras piezas expuestas. Se exhibe una reproducción de una imagen de la Virgen destruida durante la Revolución; Notre Dame Sous-Terre (Nuestra Señora del Subsuelo), una virgen negra, tal vez una figura precristiana atribuida a la Virgen.




 En una capilla de la cabecera se encuentra el pozo de los Saints-Forts, nombre que se deriva del latín locus fortis o sitio fuerte. Según la tradición en 858, durante el saqueo de la ciudad por parte de los normandos, fueron arrojados a este pozo las reliquias de San Altin y San Eodaldo, evangelizadores de la ciudad en el siglo III.
También se exponen en la cripta diversas piezas como los originales de algunas estatuas retiradas de los portales y que han sido sustituidas por copias para garantizar su conservación.









Cronología de las vidrieras de la catedral de Chartres


La pintura religiosa sobre vidrio dura cuatrocientos años: desde fines del siglo XII hasta fines del XVI. Los más bellos vitrales son los del XIII, el siglo de San Luis. Nacía el arte y eran los artesanos de espíritu simple y cándido; pintaban como sentían; y sentían con pureza y con fe, como niños. Por eso llegaron a la milagrosa perfección. La obra genial se hace siempre más allá de la voluntad del hombre;  Describirlos es imposible; no se describe el brillo de una gema, patrón para juzgar los demás brillos, como el sol es patrón para juzgar las claridades. Tienen una 'orgía formidable de colores' que Huysmans precipita en vertiginosa catarata: 'óxido de hierro, verdes de hija de cebolla, morenos de yesca, blancos de sal, bermejos de salsa, negros fuliginosos, violetas de ciruela o de berenjena, rojos de vino mezclado con hollín, púrpuras semejantes al jugo espeso de las moras silvestres, encuadrados en la gloria virginal de los azules'. Pero con esos tonos sin transiciones, sin matices, la línea negra de la pincelada que traza pliegues en ropa, facciones y dedos, y la varilla de plomo que serpentea incesante y regular, ¡qué maravillas de ritmo y de ingenua gracia realizaban aquellos genios anónimos!

Las vidrieras de Chartres fueron donadas por las cofradías entre 1210 y 1240. Durante las dos guerras mundiales los vitrales fueron desmantelados uno a uno para su protección. Comprende 146 ventanales con 1.359 temas bíblicos y de la vida diaria en el siglo XIII. Para su estudio cada ventana está dividida en varios paneles, que se leen de izquierda a derecha y de abajo arriba (de la tierra hacia el cielo). El numero de figuras o de formas es simbólico: el tres representa la Iglesia; mientras el numero cuatro simboliza el mundo material o los cuatro elementos.








El Laberinto

El sendero que el laberinto reproduce se considera también un símbolo del peregrinaje y del camino que el peregrino sigue hasta su meta, que no es otra que la plenitud espiritual. Esta fue otra de las funciones del laberinto de Chartres durante la Edad Media, la de servir de camino de peregrinación a muchos creyentes que no podían permitirse el lujo de viajar a los santos lugares, y se conformaban recorriendo el laberinto de rodillas como un peregrino más.
Curiosamente en algunas catedrales como las de Amiens o Reims, los nombres de sus arquitectos se inscribieron en los laberintos de sus construcciones. No así en Chartres, al respecto de lo cual afirma Otto Von Simson: “Pero de este hombre, de quien todos los maestros constructores que acabamos de citar se habrían considerado sus discípulos, nada se sabe. El laberinto de Notre Dame de Chartres tenía posiblemente una plancha metálica con su nombre; de ser así debió de perderse en fecha relativamente temprana” (Von Simson, O: “La Catedral Gótica”, pp 274-275).












Otras singularidades:, en el crucero meridional hay una piedra blanca y torcida —respecto al conjunto del pavimento— que el 21 de junio, a mediodía, solsticio de verano, recibe un rayo de sol: rayo que se ha dejado pasar expresamente a través de un cristal blanco introducido en la vidriera. Excelente juego astronómico-luminoso (¿o mágico?) que hace las delicias de los visitantes que ese día se hallan en la catedral.

Asimismo el Asno-que-toca y de la Cerda-que-hila: dos curiosísimas esculturas que adornan el muro meridional de la torre sur de la fachada y representan (por lo que se puede leer, ya que están muy corroídas) a un asno que toca la lira y a una cerda que, por tradición, se dice que está hilando la lana.

El  ángel que sostiene un reloj solar-




















El asno que toca la zanfonia














 Árbol de Jessé - Genealogía de Cristo (siglo XII)02: La vida de Cristo03: Pasión y Resurrección04: Rosetón Oeste: El Juicio Final
05: Noé06: San Lubin07: San Eustaquio08: José
09: San Nicolás10: La pasión tipológica o redención11: El hijo pródigo12: Rosetón Meridional: El Apocalipsis
13: San Germain de Auxerre14: San Nicolás15: Santo Tomás16: San Julián El Hospitalario
17: San Savinien y San Potentien18: San Cheron19: San Etienne20: San Pantaleón
21: San Teodoro y San Vicente22: Carlomagno23: San Jaime El Mayor24: San Simón y San Judas
25: Los Apóstoles26: San Andrés27: San Pablo28: San Silvestre
29: San Rémi30: San Nicolás31: Santa-Margarita y Santa-Catarina32: Santo Thomas Becket
33: San Martín34: El Zodíaco35: La Virgen36: Nuestra Señora de la Bonita Vidriera
37: San Antonio y San Pablo38: Rosetón Norte39: San Apolinar40: Los milagros de Nuestra Señora
41: La glorificación de la Virgen42: El Buen Samaritano43: Santa María Magdalena44: San Juan El Evangelista
  







Las vidrieras de la catedral de Chartres son únicas en muchos aspectos.



Detalle de la ventana del Hijo Pródigo, c. 1210. Aquí aparece jugándose su herencia. Ha perdido hasta la camisa, que se ve sobre un montón de ropa tras su adversario 



Cristo en majestad en el "top" del árbol


El árbol de Jesé es la representación simbólica de la genealogía de Cristo a partir de la figura de Jesé, padre del rey David. El origen de este tema es un fragmento del libro de Isaías (2, 1-3): "Saldrá un brote del tronco de Isaí y una flor nacerá de sus raíces".



Los vitrales de Chartres son famosos por su luminoso colorido —el azul de estos vitrales jamás pudo ser imitado—; son en total 176 vitrales que cubren una superficie de 2600 m2. En su gran mayoría se conservan los originales del s.XIII; 46 de ellos fueron donados por todos los gremios y oficios de la ciudad y cada grupo se halla representado en una porción del vitral con que contribuyó.


 La Catedral fue declarada patrimonio de la humanidad en 1979

En el deambulatorio de Chartres se ve La Leyenda de Carlomagno que ocupa el primer puestopor su  calidad

 Carlomagno  ofreciendo las reliquias - detalle


 Notre-Dame de la Belle Verrière («Nuestra Señora del Bello Vitral»).  
 

 
Rosetón y vidriera de la fachada principal 



 La preeminencia concedida a la figura de María en Chartres no sólo se debe a que la catedral le estaba dedicada, sino también al hecho de que la reliquia más valiosa que en ella se guardaba era su túnica -la Sancta Camisa-, que había sobrevivido milagrosamente al incendio de 1194, al igual que el célebre vitral conocido como Notre-Dame de la Belle Verrière («Nuestra Señora del Bello Vitral»).   
 
Rosetón Norte

Vitrales del Pórtico Norte. Chartres
En el centro Sta. Ana llevando a la Virgen en brazos y a los lados los cuatro evangelistas a hombros de cuatro profetas. Así se indica que todo se asienta sobre los hombros de otros que vinieron antes y allanaron el camino, incluso la Virgen está en brazos de Sta. Ana.

 

 En ningún otro lugar ha sobrevivido tanto vidrio medieval a las guerras, las tormentas, la intolerancia religiosa y la desidia de siglos.
 De las 173 ventanas originales, 143 se encuentran en su mayor parte intactas, y hay en total casi 1500 vitrales con escenas y figuras que componen una biblioteca en imágenes prácticamente sin igual sobre la vida y las creencias medievales. Aparte de esto, consideradas en conjunto constituyen un programa artístico de una calidad y ambición rara vez vistas, comparable por su complejidad iconográfica con la Capilla Sixtina, de Miguel Angel, o la capilla de los Scrovegni, de Giotto. 
El espacio así ganado para los vitrales permitió desarrollar la iconografía y todo un nuevo vocabulario y unos nuevos medios de expresión en vidrio de colores. El resultado fue una explosión de creatividad durante la segunda mitad del siglo XII, que alcanzó su culminación en las catedrales góticas del XIII, en particular las de Bourges, Reims, Amiens, París y, sobre todo, Chartres. La instalación de los vitrales de Chartres se prolongó durante treinta años o más, comenzando hacia 1205.





 

 



 Lo más llamativo son los tres grandes rosetones situados en los puntos cardinales Norte, Sur y Oeste del edificio. Estos maravillosos despliegues de luz, color y geometría celebran la vida de Jesucristo y la Virgen María (incorporando también las armas de soberanos seculares, Blanca de Castilla y un duque de la región) y marcan la pauta para el resto de los vitrales. El alto ventanal oriental en el coro vuelve a subrayar lo importante, con la Virgen sosteniendo al Niño Jesús. 
 

 

 

Detalle de las escenas de la vida de Cristo

El vitral  con las escenas de la vida de Cristo- Este vitral se refleja  a las tres de la tarde  sobre el famoso Laberinto que tiene la iglesia- es impresionante la perfección que tuvieron sus arquitectos digno de ver!!!





 

 
La impresión que recibe quien visita Chartres por primera vez suele ser profunda. A muchos les sorprende la oscuridad del interior incluso en un día soleado. Los intensos colores del vidrio -principalmente rojo, azul, amarillo y verde, y en menor cantidad, morado, marrón y rosa- crean una atmósfera mágica. Se trata de un efecto deliberado, al menos en parte; al fin y al cabo, las catedrales góticas eran, en cierto sentido, una evocación de la Jerusalén celestial descripta en el Apocalipsis de San Juan, y los vitrales eran las joyas de la ciudad celestial. 














 

 

 

 

. En  Notre Dame de Chartres se encuentra la vidriera llamada del Zodíaco, que el Sol, desde el amanecer, va pasando  signo tras signo.


 

 

 

 La ventana oriental del deambulatorio, tras el altar mayor, refleja los intereses del capítulo catedralicio. Este importante lugar se reservaba tradicionalmente al árbol de Jesé (con la genealogía de Cristo) o la Pasión, pero en Chartres lo ocupan las vidas de los Apóstoles. Ello revela la importante deriva que se produce en la Iglesia occidental a principios del siglo XIII desde los grandes temas místicos hacia las ilustraciones de la vida cristiana activa. Por la misma razón, casi todas las ventanas que circundan el edificio al nivel del suelo -las más visibles para los fieles laicos- muestran vidas y relatos de santos y parábolas evangélicas.¨


 

 

 



Célebres donantes

Aquí los donantes con sus respectivos escudos de armas






El motivo de este Roseton ,esta tomado del Apocalisis. Pórtico sur
En el centro Cristo esta sentado glorioso, alrededor inmediatamentele rodean doce medallones en los que se ven los cuatro animales del evangelio y ocho angeles. y mas al exterior veinticuatro medallones mas grandes mostrando los veinticuatro ancianos del Apocalisis.Durante la Edad Media, el rosetón sur y sus ventanas lanceoladas eran como un libro ilustrado de teología. En 1793, los revolucionarios franceses intentaron por un momento destruirlo. Por fortuna no lo hicieron.







Vídeo de YouTube



Comments