bell_tower_ringing_md_wht.gif (6913 bytes)Patrimonio Mueble de la Diocesis de San Carlos


El Tesoro de la Diocesis de San Carlos...

En el Estado Cojedes, al igual que en el resto de Venezuela, América Latina y el mundo, las iglesias constituyen concentrados físicos y rituales de gran valor histórico. Por lo que han significado y significan para el mundo espiritual, por sus contenidos estéticos y constructivos, por las relaciones que han ido estableciendo con los espacios urbanos donde generalmente están emplazados, los templos religiosos son auténticos pilares documentales de la historia del país. (Cfr. Instituto del Patrimonio Cultural. Lineamientos de políticas de conservación. pp.20-21)

En las tierras cojedeñas aún se mantienen en pie algunos de esos primeros templos visitados por el Obispo Martí, en las dos oportunidades 1779 y 1781, que recorrió el territorio del hoy estado Cojedes, específicamente San Francisco de Cojedes, Santa Clara de Caramacate, Tinaquillo, Tinaco, San Juan Bautista del Pao, San Miguel de la Boca del Tinaco (El Baúl), la Divina Pastora del Jobal (Lagunitas), San José de Mapuey y San Carlos de Austria. Otros templos han sido sustituidos y en otros centros poblados se han erigido nuevos templos.

En estos poblados se erigieron iglesias en las cuales sobreviven algunas imágenes religiosas asociadas a la religión católica que también vinieron de España y que se distribuyeron en el país. La Real Cédula del 14 de noviembre de 1516 ordenó a la Casa de Contratación de Las Indias la importación de numerosas tallas que reproducían el santoral cristiano. Así llegaron las imágenes procedentes de Córdova y Sevilla. Progresivamente reconocidos imagineros se radicaron en Venezuela, mientras que otros realizaban en España los encargos de las autoridades locales. Se les llamaba maestros de arquitectura y tallistas. Hicieron retablos y nichos para dar cobijo a sus creaciones.

En estas edificaciones se da la dualidad de función religiosa y de contenedor de obras artísticas cuya función original es la proclamación de la fe, cuya valoración es, en nuestro país muy incipiente y el primer paso para el conocimiento, salvaguarda y valoración del patrimonio histórico-artístico de la comunidad eclesial, es el inventario o registro. Este impide, por una parte, la dispersión de este patrimonio, ya que facilita un soporte material a través del cual se conserva su memoria, y, por otra, deja constancia de los desarrollos posteriores, las transformaciones, desapariciones y adquisiciones. Por tanto, el inventario favorece el encuentro de la comunidad eclesial con su propio patrimonio cultural, convirtiéndose en un estímulo para conocerlo, conservarlo, disfrutarlo y enriquecerlo.

El Instituto del Patrimonio Cultural (IPC), a partir de una investigación documental que en 1997 realizada Juan Moreno, estableció que en el estado Cojedes, tanto el inmueble como los bienes muebles las iglesias Inmaculada Concepción o Catedral de San Carlos, San Juan Bautista y Santo Domingo, en San Carlos; Nuestra Señora del Rosario de la Chiquinquirá, en Tinaco, San Miguel Arcángel, en El Baúl y San Juan Bautista, en El Pao, están asociados a la declaratoria genérica de Monumento Histórico Nacional, publicada en Gaceta Oficial No.26.320 de fecha 02-08-1960. Tal como lo indica esta declaratoria por demás imprecisa, se amparan bajo esa figura de protección todas las iglesias y capillas antiguas del territorio nacional que existieran ya, terminadas o no, para el año de 1830. Se incluyeron en esta declaratoria las campanas, pilas bautismales antiguas y las obras de arte coloniales que pertenezcan a los templos, como altares, imágenes, púlpitos, joyas, obras pictóricas, etc. Igualmente se cuenta en este estado con un Organo tubular, fabricado por Ch. H. Wolfsteller, en Alemania, que data de 1875 y es Monumento Histórico Nacional según Gaceta Oficial N° 32.807 de fecha 08-09-1983 y que para el momento de su declaratoria estaba ubicado en la Iglesia San Juan Bautista de El Pao.

En el caso específico del patrimonio mueble, la UNESCO define como bienes muebles a los bienes amovibles, expresión o testimonio de la creación humana o de la evolución de la naturaleza, los cuales tienen un valor arqueológico, histórico, artístico, científico o técnico, entre los que se pueden mencionar los objetos antiguos, los bienes de interés artístico y el mobiliario, entre otros. (Cfr. Carta de Recomendación sobre la protección de los bienes culturales muebles)

Para cumplir algunas de sus atribuciones, el Instituto del Patrimonio Cultural, tal como lo establece la Ley de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural, publicada en Gaceta Oficial No.4.623 de fecha 03 de septiembre de 1993, desarrolla el Proyecto de Inventario Nacional del Patrimonio Cultural dentro del cual el inventario de los bienes patrimoniales pertenecientes a la Iglesia Católica ocupan un lugar preponderante, pues tal vez más del 80% del patrimonio cultural antiguo de la República, conservado hasta hoy, pertenece a la Iglesia Católica.

Durante su recorrido el Obispo Martí dejó constancia de la presencia de las imágenes y otros bienes muebles pertenecientes a la hoy Diócesis de Cojedes, creada el 16 de mayo de 1972, por Decreto de Constitución Apostólica dado en Roma por su santidad Juan Pablo VI y en marzo de 1999, la Dirección de Conservación de Bienes Muebles del Instituto del Patrimonio Cultural inició la actualización del pre-inventario del patrimonio mueble del estado Cojedes, realizado en 1996 por el antropólogo Argenis Agüero, en las 6 edificaciones señaladas. En este proceso se supo de la existencia del Museo Diocesano del Estado Cojedes, proyecto liderizado por el padre Francisco Montoya, quien desde sus tiempos de párroco de la Iglesia de El Pao y posteriormente en la Iglesia San Juan Bautista, en San Carlos, realizó la recopilación de las piezas que conformarían la colección de esta futura institución museística, la cual fue pre-inventariada.

La presencia de imágenes de importante valor distribuidas en diferentes iglesias del estado Cojedes hizo necesaria la realización de una segunda etapa, ejecutada durante el mes de julio de ese mismo año. El objetivo era completar el pre-inventario de las colecciones eclesiásticas, en este caso las no asociadas a ninguna declaratoria de patrimonio histórico o bien de interés cultural.

Se pre-inventariaron los bienes muebles ubicados en 12 iglesias y 2 capillas de 12 centros poblados: Santa Clara, en Apartaderos; la capilla San Miguel Arcángel, en El Estero; San Pedro, en La Sierra; La Divina Misericordia, en Cojedes; Nuestra Señora del Socorro y Nuestra Señora de la Candelaria, en Tinaquillo; La Divina Pastora y la capilla de Santa Rosalía, en Libertad; San Isidro, en Macapo; San Pablo Apóstol, en Manrique; San Antonio de Padua, en Vallecito de Cumbre; Las Mercedes, en El Amparo; San Antonio, en Tucuragua y Nuestra Señora del Rosario, en San Carlos.

Durante ese recorrido se encontró, para sorpresa de propios y extraños, la existencia en el estado Cojedes de un abundante patrimonio mueble eclesiástico poseedor de valores estéticos, artísticos, históricos y sociales, estén o no asociados a alguna declaratoria patrimonial.

El patrimonio mueble en cifras

En San Carlos tenemos:

Iglesia Inmaculada Concepción o Catedral de San Carlos, en la que se pre-inventariaron 32 bienes: 18 imágenes religiosas -2 de vestir y 16 de bulto-; 9 mobiliario y 4 utensilios de culto. De esos 32 bienes 7 tienen valor patrimonial. 3 corresponden a imágenes religiosas como el Nazareno, la Virgen Dolorosa y Simón Cirineo, 3 campanas y 1 Campanario mecanizado.

Iglesia San Juan Bautista, en la que se pre-inventariaron 33 bienes: 10 imágenes religiosas de bulto; 16 de mobiliario en el que destaca 1 retablo, 6 utensilios de culto y 1 instrumento musical. De los 33 bienes 2 tienen valor patrimonial. La imagen de bulto de San Juan Bautista Niño, santo patrono de la iglesia y el Retablo, el cual, según Graciano Gasparini, guarda estrecha relación con el que conoció el Obispo Martí, aunque es seguro que haya sufrido modificaciones a fines del siglo XVIII. Gasparini afirma que la descripción del Obispo coincide al decir que "es grande de dos cuerpos con un copete de madera tallada, pintado y dorado". En el nicho central estaba colocada -y aún lo está- la imagen de escultura de San Juan Bautista, titular de la entonces ermita. El retablo fue realizado con la intención de llenar el muro de fondo del presbiterio a pesar de contar con pocos recursos. Los elementos que lo componen son muy sencillos y carecen completamente de tallas. Es evidente que el propósito principal fue de lograr más un efecto dimensional que una calidad en las ornamentaciones. El retablo fue restaurado y los trabajos estuvieron a cargo del señor Manuel Díaz (Cfr. Gasparini. Pp.133-134).

Iglesia Santo Domingo en la que se pre-inventariaron 7 bienes: 3 imágenes religiosas -2 de vestir y 1 de bulto-; 2 mobiliario y 2 utensilios de culto. De los 7 bienes 3 tienen valor patrimonial: 2 imágenes de vestir: Santo Domingo, patrono de la iglesia, la Virgen del Rosario y 1 Púlpito.

Iglesia Nuestra Señora del Rosario, en donde se pre-inventariaron 7 bienes: 6 imágenes religiosas -1 de vestir y 5 de bulto- y 1 obra pictórica. De esos 7 bienes, 2 imágenes religiosas tienen valor patrimonial: el Nazareno y el Sagrado Corazón de Jesús.

Museo Diocesano del Estado Cojedes, en donde se pre-inventariaron 45 bienes: 29 imágenes religiosas; 1 obra pictórica; 1 mobiliario; 8 campanas; 5 libros y 1 instrumento musical. De los bienes pre-inventariados 33 tienen valor patrimonial. 19 imágenes -13 de vestir y 6 de bulto-;1 obra pictórica; 1 mobiliario, 6 utensilios de culto; 5 libros y 1 instrumento musical. Los bienes proceden, en gran parte, de diferentes iglesias del estado Cojedes y su origen es colonial.

De la Iglesia San Juan Bautista proceden las imágenes San Juan Evangelista, Sin identificar, la Inmaculada Concepción, María Magdalena y la Virgen Dolorosa; 1 obra pictórica: El calvario; 1 Campana; 5 Libros de inventarios de la Iglesia San Juan Bautista del Pao, 2 datan de 1781, 1 de 1808, 1 de 1854 y 1 de 1855 y 1 Organo tubular, fabricado por Ch. H. Wolfsteller, en Alemania, que data de 1875 y es Monumento Histórico Nacional según Gaceta Oficial N° 32.807 de fecha 08-09-1983. De la Catedral de San Carlos proceden 3 imágenes religiosas: La Verónica, San Rafael Arcángel y Cristo crucificado.

De la iglesia Divina Pastora de Lagunitas proceden 2 imágenes de vestir: la Virgen del Carmen y Simón Cirineo. De la Iglesia Nuestra Señora del Rosario, de San Carlos, la imagen de San José, y de la Iglesia de San José de Mapuey, otra imagen de San José. De la Iglesia Nuestra Señora de las Mercedes, en Tinaquillo, procede 1 Campana y del Amparo, estado Cojedes 1 Campana.

Igualmente destacan piezas de las cuales se desconoce su procedencia. Tal es el caso de 7 imágenes religiosas: 2 imágenes de San Juan Evangelista, la Verónica, el Sagrado Corazón de Jesús, San Antonio, 1 imagen no identificada, 1 Niño Jesús, 1 Lámpara de techo y 3 Campanas.

En Tinaco tenemos a la Iglesia Nuestra Señora del Rosario de la Chiquinquirá, en donde se pre-inventariaron 46 bienes: 23 imágenes religiosas de bulto; 2 obras pictóricas; 6 mobiliarios y 15 utensilios de culto. De esos 46 bienes 3 tienen valor patrimonial. 2 imágenes de bulto: San Juan Apóstol y Jesús yacente en el sepulcro, custodiadas por la Sra. Ursula García y 1 Nuestra Señora de la Chiquinquirá, obra pictórica, patrona de la iglesia, colocada en el altar mayor tal como fue vista por el Obispo Mariano Martí, en su visita realizada el 2 de marzo de 1781. (Cfr. Obispo. Pp.).

En El Baúl, tenemos la Iglesia San Miguel Arcángel, en la cual se pre-inventariaron 46 bienes: 25 imágenes religiosas -4 de vestir. 21 de bulto-; 13 mobiliario, 7 utensilios de culto y 1 instrumento musical. De esos 46 bienes 10 imágenes tiene valor patrimonial: San Miguel Arcángel, patrono de la iglesia, imagen reportada por el Obispo Martí durante su visita el 23 de marzo de 1871, la cual se ubicaba en ese momento en el nicho colateral de la banda del Evangelio. (Cfr. Obispo. Pp.234).También destacan las imágenes del Niño Jesús; Jesús yacente en el sepulcro y el Nazareno. Otro punto especial merecen 6 imágenes ubicadas en diferentes casas de la comunidad, tal es el caso del Nazareno, Simón Cirinero y la Virgen Dolorosa, custodiadas por la Sra. Milagros Meza; María Magdalena custodiada por la Sra. Soledad Villegas; Jesús yacente en el sepulcro, custodiada por la Sra. Epifanía de Blanco y Jesús de la humildad y la paciencia, custodiada por la Sra. María de Hurtado.

En El Pao, tenemos la Iglesia San Juan Bautista, en la cual se pre-inventariaron 109 bienes: 18 imágenes religiosas -2 de vestir. 16 de bulto-; 13 de mobiliario en los que destacan 8 retablos, 1 altar mayor y 1 púlpito y 78 utensilios de culto. De esos 109 bienes 20 tienen valor patrimonial. 10 imágenes: 8 de bulto: San Juan Bautista niño, santo patrono de la iglesia; Sagrado Corazón de Jesús; San José con el Niño; San Juan Bautista; Jesús yacente en el sepulcro; Jesús atado a la columna y Jesús en el huerto de los olivos y 2 de vestir: Nazareno y la Virgen Dolorosa. En el mobiliario destaca 1 Altar mayor, 1 Púlpito y 8 Retablos distribuidos en el interior de la edificación. Los retablos datan, según especialistas, del período colonial. Se desconoce el o los autores del altar mayor, del púlpito y de 5 de los 8 retablos. Los 3 restantes son atribuidos a Juan Cayetano Valderrama, datan entre 1785-1790 y son de procedencia local.

En Apartaderos, en la Iglesia Santa Clara se pre-inventariaron 22 bienes: 8 imágenes religiosas -1 de vestir. 7 de bulto-; 14 mobiliario. De esos 22 bienes 1 tiene valor patrimonial: Santa Clara, imagen de vestir femenina de farol, patrona de la iglesia.

En El Estero, en la Capilla San Miguel Arcángel, se pre-inventarió 1 bien: San Miguel Arcángel, imagen de bulto de tamaño natural, de procedencia europea, que data de 1950 aproximadamente y es poseedora de valores estéticos y sociales.

En La Sierra, en la Iglesia San Pedro, se pre-inventariaron 11 bienes: 10 imágenes religiosas -1 de vestir. 9 de bulto- y 1 mobiliario. De esos 11 bienes 5 imágenes religiosas tienen valor patrimonial: la Virgen de la Candelaria, imagen de vestir y 4 piezas de factura popular: San Pedro, santo patrono de la iglesia, San Antonio, la Virgen María y San José con el niño. Creemos que las piezas de factura popular pueden haber sido realizadas por algún imaginero venezolano durante el período colonial.

En Cojedes, mejor conocido como Cojeditos, en la Iglesia de la Divina Misericordia, se pre-inventariaron 31 bienes: 16 imágenes religiosas -3 de vestir. 13 de bulto-; 14 mobiliario y 1 utensilio de culto. De esos 31 bienes 12 tienen valor patrimonial. 11 Imágenes religiosas: Nuestra Señora de la Divina Misericordia, patrona de la iglesia que data del período colonial, pues en 1734 don Joseph Hernández hace referencia a ella (12), la Virgen del Carmen, la Dolorosa, todas de vestir y 8 imágenes de bulto, de factura popular: Cristo crucificado; Jesús yacente en el sepulcro, el Nazareno, Simón Cirineo, Jesús atado a la columna, San Antonio y Jesús de la humildad y paciencia y 1 campana. Creemos que las piezas pueden haber sido realizadas por algún imaginero venezolano durante el período colonial.

En Tinaquillo tenemos a la Iglesia Nuestra Señora del Socorro, donde se pre-inventariaron 52 bienes: 19 imágenes religiosas -1 de vestir. 18 de bulto-; 28 mobiliarios; 4 utensilios de culto y 1 instrumento musical. De esos 52 bienes, 3 tienen valor patrimonial: 1 Campana y 2 imágenes: Cristo Crucificado y Nuestra Señora del Socorro, patrona de la iglesia, reportada por el Obispo Martí durante su visita a Tinaquillo el día 27 de febrero de 1780. Reporta el Obispo que, según lo informado por el Vicario de la villa de San Carlos, esta Iglesia era de San Juan Bautista, pero que en años atrás vino acá un capuchino y colocó en el nicho principal de este altar la imagen o escultura de Nuestra Señora del Socorro, que es una imagen hermosa, vestida de ropa de flores, con el Niño en el brazo izquierdo, y desde entonces se llama esta Iglesia de Nuestra Señora del Socorro (Cfr. Obispo. Pp.213).. Mención especial merece el trabajo de pintura mural que cubre en su totalidad las paredes interiores de esta edificación. El trabajo fue realizado por Ginesotto en la década de 1960. Se deben tomar medidas para la conservación y acciones que permitan la restauración de esta pintura mural. Este artista pintó las cúpulas de la Iglesia San Juan Bautista, en Duaca, estado Lara.

También en Tinaquillo está la Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, donde se pre-inventariaron 11 bienes: 9 imágenes religiosas -2 de vestir. 7 de bulto- y 2 mobiliario. De esos 11 bienes, 3 imágenes tienen valor patrimonial: la Virgen de la Candelaria, patrona de la iglesia, la Virgen Dolorosa y el Nazareno.

En Libertad tenemos a la Iglesia La Divina Pastora, donde se pre-inventariaron 21 bienes: 14 imágenes religiosas -6 de vestir. 8 de bulto- y 7 mobiliario. De esos 21 bienes, 9 imágenes tienen valor patrimonial: el Nazareno; María Magdalena, la Virgen Dolorosa y San Juan Evangelista, Cristo crucificado, Jesús atado a la columna, Jesús yacente en el sepulcro, Jesús de la humildad y paciencia, San Pascual Bailón y la Divina Pastora, imagen reportada por el Obispo Martí(14), y que durante su visita realizada el 27 de marzo de 1781 el Obispo Martí la describiera como una imagen de bulto grande ubicada en el altar mayor, (Cfr. Obispo. Pp.234).hoy desparecido este último. La Divina Pastora es consagrada como patrona de la Diócesis de Cojedes, la cual fue creada el 16 de mayo de 1972, por Decreto de Constitución Apostólica dado en Roma por su santidad Juan Pablo VI. Es importante destacar que las imágenes de Jesús de la humildad y paciencia, San Pascual Bailón son imágenes de factura popular. Creemos que pueden ser obra de algún imaginero venezolano durante el período colonial. En este mismo centro poblado se encuentra la Capilla de Santa Rosalía, donde se pre-inventarió 1 imagen religiosa: Santa Rosalía, imagen de vestir de pequeño tamaño, con valores patrimoniales.

En Macapo, en la Iglesia San Isidro, se pre-inventariaron 20 imágenes religiosas -2 de vestir. 18 de bulto, de las cuales 4 tienen valor patrimonial: San Isidro Labrador; patrono de la iglesia, La Dolorosa, San Juan Bautista y María Auxiliadora.

En Manrique, en la Iglesia San Pablo Apóstol, se pre-inventariaron 12 bienes: 10 imágenes religiosas -2 de vestir. 8 de bulto- y 2 utensilios de culto. De esos 12 bienes, 3 imágenes tienen valor patrimonial: San Pablo Apóstol, patrono de la iglesia, la Virgen del Carmen y San José.

En Vallecito de Cumbre, en la Iglesia San Antonio de Padua donde se pre-inventariaron 19 bienes: 7 imágenes religiosas de bulto; 1 mobiliario y 1 utensilio de culto. De esos 19 bienes, 2 imágenes tienen valor patrimonial: San Antonio de Padua, patrono de la iglesia y la Virgen Milagrosa.

En El Amparo, en la Iglesia de Las Mercedes, donde se pre-inventariaron 12 bienes: 6 imágenes religiosas -2 de vestir. 4 de bulto- y 6 utensilios de culto. De esos 12 bienes, 3 imágenes tienen valor patrimonial: Inmaculada Concepción y 2 imágenes femeninas sin identificar. Una de las imágenes sin identificar es de factura popular.

En Tucuraguas, en la Iglesia San Antonio, donde se pre-inventariaron 3 imágenes religiosas, de las cuales 1 tiene valor patrimonial: San Antonio, imagen de factura popular, del período colonial.

En líneas generales tenemos que se pre-inventariaron las colecciones de bienes muebles de 18 iglesias, 2 capillas y 1 museo, distribuidos en 16 centros poblados. Se registraron 541 bienes muebles de los cuales 128 tienen valores patrimoniales. De ellos 95 imágenes son religiosas, de las cuales 50 son de bulto y 45 de vestir; 2 obras pictóricas, 9 retablos, 2 púlpitos, 1 altar mayor, 5 libros, 12 campanas y 1 campanario mecanizado.

En cuanto al estado de conservación de los bienes, se determinó que los ubicados en el interior de las iglesias presentan un estado de conservación regular y en su mayoría están íntegros, mientras que el estado de conservación de los que conforman la colección del futuro Museo Diocesano del Estado Cojedes su estado oscila entre regular y malo, pues presentan un avanzado estado de deterioro e incluso hay piezas incompletas. Es importante tomar en cuenta las consideraciones que sobre la conservación de los bienes muebles situados en los edificios religiosos plantea la UNESCO (Cfr. Carta de Recomendación sobre la protección de los bienes culturales muebles.)

Encontramos también que de las 50 imágenes religiosas de bulto registradas, 15 de ellas son de factura popular. Al igual que 3 de los retablos de la Iglesia San Juan Bautista de El Pao. Este es un aspecto por demás importante y hasta ahora inédito, pues si bien es cierto no conocemos datos sobre los posibles autores y fecha de realización de los mismos, se puede afirmar que fueron realizados por artesanos o imagineros locales, tal vez para cubrir las necesidades de dotación de altares, imágenes y retablos de las iglesias, lo cual convocó a muchos tallistas criollos que compartían oficio con profesionales españoles o con frailes misioneros, quienes se vieron en la necesidad de ellos mismos enriquecer las iglesias con sus pinturas y esculturas.

Transcurridos más de 200 años de la visita de del Obispo Martí por las tierras cojedeñas y después de este recorrido, podemos afirmar que algunas de las imágenes por él señaladas están allí. También encontramos otras imágenes, mobiliario y objetos de culto cargados de historias, de valores y sobre todo del afecto que cada uno de los cojedeños tiene por su patrimonio, ese que es responsabilidad de todos cuidar, preservar y transmitir a las generaciones futuras.