Consecuencias en los niños
Las diferentes consecuencias sufren los niños después de un abuso sexual

La Pornografía Infantil

Inicio

¿Qué es la Pornografía Infantil?

La prostitución infantil

El Turismo Sexual Infantil (TSI)

La pornografía infantil en Internet

¿Qué es el Groming?

 

Pedofilia y Pederastia

¿Qué es la Pedofilia?

¿Qué es la Pederastia?

Perfil del Pedófilo

El hipotálamo del Pedófilo

Evalucacion y Tratamiento de un Pedófilo

Compulsividad Sexual con rasgos pedofílicos

  

Legalidad

Edad de consentimiento sexual

Legalidad en España

Artículo 189 del Código Penal Español

Legalidad Internacional

Decisión del Marco de la UE (2003)

Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño

Comité de los Derechos del Niño

 

Consecuencias

El abuso sexual en los niños

Consecuencias en los niños

Los niños y sus dibujos

 

Consejos y otros

Campañas de concienciación

Consejos para los menores

Cómo configurar el Internet Explorer

Menores desaparecidos

Dónde denunciar y cómo actuar

Enlaces de Interés

En los países desarrollados, las características de los menores más propensos a caer en las redes de pornografía infantil generalmente dependen de componentes psicológicos: se creen diferentes, sienten una autopercepción de poca credibilidad para los demás y escasa confianza en los otros niños.

En los países en vías de desarrollo, las razones están más relacionadas con el ámbito económico y la escasez de medios.

Si en un principio la mayoría de los menores utilizados para elaborar contenidos sexuales provenían del sudeste asiático, en la actualidad esta situación se ha ampliado a países del este de Europa y América Latina.

· Consecuencias psicológicas: Sólo el 20-30% permanecerá estable emocionalmente después del suceso. Entre el 17 y el 40% sufre patologías clínicas claras. Entre el 27 y el 40% muestran exceso de curiosidad o precocidad sexual, y puede acabar cayendo en redes de prostitución.

· Problemas interpersonales: desconfianza relacional con los adultos, inestabilidad emocional, vergüenza excesiva, autoestima gravemente dañada, ansiedad, miedo, estigmatización, culpabilidad o depresión.

· Comportamiento: conductas antisociales, agresividad, conflictos con la familia y los amigos, aislamiento y consumo de drogas. En la vida cotidiana: terrores nocturnos, problemas de alimentación, concentración y rendimiento escolar, dificultades de aprendizaje...

· Conducta sexual: trastornos de la identidad sexual, comportamientos y lenguaje sexuados impropios de su edad, masturbación exagerada, e intentos de agresión a otros menores.

A los menores les resulta complicado dar a conocer las vejaciones a las que han sido sometidos por el miedo a la reacción de su entorno, el temor a no ser creídos y la sensación de haber provocado o facilitado el abuso. Cuando un menor acude a una consulta de psicología para ser tratado por abusos sexuales, el primer problema que puede aparecer es que el terapeuta sea rechazado por el mero hecho de ser adulto.