El Avion
 

No puedes fallarle al alcalde y a tu pueblo. Esperas que anochezca y preparas tu mochila con todo lo necesario, entonces agarras tu bicicleta y pedaleas camino al antiguo Aeropuerto.  Al llegar, te das cuenta que no eres el único en ese lugar, ya que hay más bicicletas como la tuya. Comienzas a observar a tu alrededor y empiezas a reconocer entre la oscuridad de la noche las caras de algunos de tus compañeros del PENTA, lo que te produce gran alegría y tranquilidad. Después de todo, no podías dejar de sentir temor por partir sólo a esta misión, así que al poco rato ya te encuentras con tus amigos a bordo de una antigua y estrecha avioneta.
Una vez que todos se encuentran por los aires, el sueño va invadiendo rápidamente a todos los pasajeros, hasta que una fuerte turbulencia remece al avión despertándolos  repentinamente. 

    “¿Qué pasa?” pregunta uno, “¿dónde estoy?” pregunta otro que parecía no recordar que estaba arriba de un avión.         

    “Atención, atención”, se empieza a escuchar por alto parlantes. Era la voz del capitán.  “Tenemos serios problemas mecánicos, así que será casi imposible llegar al aeropuerto. Vamos a tener que realizar un aterrizaje forzoso”.

     En ese momento cunde la desesperación, así que todos empiezan a hablar y a discutir sobre lo que hay y no hay que hacer.
    -“Miren” dice uno, ”aquí hay varios paracaídas...usémoslos”.
    -“Nooo..es muy peligroso y no se ve nada”, dice otro que está sentado cerca de la ventana. “Tratemos de esperar un rato más y ahí nos lanzamos”. 
    -“¡Estás equivocado! si no saltamos ahora, después puede ser demasiado tarde para que el paracaídas se abra”.
     Alguien que iba sentado más atrás dice:  “Un momento!!  por ningún motivo me voy a tirar en paracaídas..quién sabe dónde vamos a caer. Prefiero quedarme en el avión, abrocharme bien el cinturón y hacer el aterrizaje forzoso”. 
 

 Tienes sólo uno segundos para decidir. Tu destino depende de ti. ¿Qué haces?

1. Si quieres hacer el aterrizaje forzoso, ven por aquí.
2. Si quieres lanzarte en paracaídas, ven por aquí