PROPUESTA MAPUCHE ANTE LAS PROXIMAS ELECCIONES DEL COLEGIO DE PROFESORES

 

Somos profesoras y profesores, mapuche y chilenos, preocupados de nuestra situación laboral y de la crisis que experimenta el Colegio de Profesores como organización gremial.

         

          En la generalidad del gremio docente, existe un desencanto y descontento con la forma cómo ha sido conducido El Colegio de Profesores por el actual directorio. Esto, implica una crítica hacia las formas tradicionales de representatividad, existiendo en la práctica un distanciamiento evidente, entre los dirigentes y los profesores como trabajadores. 

         

          Frente a esta situación, surge la necesidad imperiosa de generar cambios en el ámbito sindical con el fin de profundizar aspectos esenciales de una organización democrática y participativa.       Creemos que el Colegio de Profesores debe representar los intereses de sus asociados y asumir un rol de liderazgo en el campo educacional, laboral y sindical.

         

          Ante esto planteamos la necesidad de:

 

1.- Una democracia sindical efectiva

 

            Entendemos la democracia ligada estrechamente a la participación y al protagonismo que deben asumir los sujetos que son partícipes de ella, es decir, hacerse oír, escuchar, intervenir y decidir en niveles de poder, donde se tienen derechos como integrantes de una organización o ciudadanos.

 

          En nuestra organización gremial, la democracia está reducida a la expresión de los partidos políticos, quienes deciden e imponen a los representantes de los trabajadores, legitimándose con nuestros votos. Esta democracia es en la práctica una forma de control y domesticación, relegando la participación a un reducido grupo que piensa y decide por los demás, clausurando toda posibilidad de expresión distinta y que no represente los referentes partidarios.

 

Nuestra intención es transformar estos espacios cerrados de control, en espacios de participación, para vivir la democracia sindical como espacios de libertad, donde los trabajadores seamos partícipes de la democracia y la pongamos en práctica en nuestra organización gremial. Concebimos la participación de los profesores estrechamente relacionada con la capacidad y derecho a tomar decisiones, y no solo a delegarlas en representantes sindicales.

 

2.- Una lectura crítica de nuestra organización sindical

 

Hemos sido testigos de las permanentes disputas producidas entre los dirigentes de la Orden, las que obedecen más bien a intereses personales y sectarios que a la de los profesores en general. Igualmente, hemos sido testigos de acusaciones de corrupción, las que incluso han desembocado en los tribunales de justicia, situación esta última, que reaparece en períodos electorales.

 

Observamos con preocupación lo que ocurre en nuestra organización gremial, pues vemos a nuestros dirigentes más preocupados de sus intereses políticos partidarios que de las reales necesidades y urgencias de los asociados.

 

Creemos necesario y urgente repensar el rol de los dirigentes, para que sus prácticas reflejen un proceder basado en principios éticos, potenciando conductas orientadas y regidas por valores que fortalezcan la persona y la dignidad del profesor.

 

3.- Un diálogo intercultural

 

Los mapuche hemos vivido permanentemente tensionados por la política de asimilación del Estado, que pretendía producir la aculturación, es decir, abandono definitivo de nuestra cultura, con una consecuente exclusión de espacios políticos, económicos y sociales.

 

Sin embargo, seguimos existiendo y como diversidad cultural, queremos desarrollar y proyectar nuestra conciencia política como individuos que piensan y construyen un destino común, al que podemos y debemos contribuir desde los distintos ámbitos donde nos desenvolvemos.

 

En la sociedad chilena existen personas particularmente sensibles con la situación que vive el pueblo mapuche y como el mundo de los trabajadores de la educación no es ajeno a esta sensibilidad, hemos decidido desafiar y desafiarnos a establecer un diálogo intercultural con el conjunto de los profesores chilenos en el ámbito sindical y social.

 

 En este diálogo, queremos reflejarnos en el “Otro” a partir de nuestras particularidades y diferencias e integrando al mismo tiempo las coincidencias que reclamamos al mundo social de este país, teniendo presente nuestra idea de rescatar, valorar y proyectar la cultura mapuche. El diálogo que hemos sostenido con la sociedad chilena, ha generado confianzas mutuas en amplios sectores, demostrando así que es posible ampliarlo al conjunto del mundo social.

 

Hoy queremos participar del ámbito sindical y social para abrir y crear condiciones de encuentro y diálogo; siendo nosotros mismos, junto a los demás trabajadores de la educación, quienes asumamos la representación sindical desarrollando y construyendo espacios democráticos y de interculturalidad.

 

4.- Una representación autónoma

 

            Los actuales referentes políticos que controlan la dirección del colegio de profesores no son garantía de una práctica democrática, más bien promueven la inhibición y la dependencia de los profesores en torno a la figura de los dirigentes. Creemos necesario superar esta forma de representación tradicional, estática y rígida, generando una organización más participativa y democrática que potencie la integración del conjunto de las profesoras y profesores de este país en los distintos niveles de decisión.

 

          Hemos decidido, por lo tanto, participar en las próximas elecciones del Colegio de Profesores, para hacer presente nuestro descontento con la manera como se ha conducido éste. Queremos ser sujetos activos, capaces de asumir la responsabilidad que nos demanden las profesoras y profesores, porque creemos que es posible generar relaciones más democráticas entre los trabajadores de la educación 

 

          Queremos contribuir a la construcción de una nueva fuerza sindical y social que dé cuenta de la diversidad cultural existente en este país, que integre a quienes están desencantados de la organización gremial, a quienes no se sienten representados por los actuales dirigentes, a los nuevos profesores y a todos los que quieren aportar a la democratización del Colegio de Profesores y a repensar la organización gremial que tenemos. 

 

 

5.- Una propuesta a las profesoras y profesores del país

 

            Fomentar la participación de los diferentes colectivos de profesores que desarrollan reflexión en torno a la educación o temas sociales en las revistas y publicaciones del colegio de profesores.

 

            Periodos limitados de representación, máximo dos, de los dirigentes nacionales, regionales, provinciales y comunales para que se potencie el surgimiento de nuevos líderes y se renueve la dirigencia del colegio, evitando con ello, la burocracia sindical.

 

          Que la comisión de ética profesional y/o asamblea tenga facultades para revocar los cargos de los dirigentes nacionales, regionales, provinciales y comunales que caen en actos de corrupción o abandonos de sus funciones.  

 

          Convocar a un congreso democrático de educación con la participación de profesores, estudiantes universitarios, secundarios y apoderados con el fin de discutir y replantear la educación en este país.    

 

          Negociación de dos años con el Gobierno, para recuperar el deterioro progresivo de nuestras remuneraciones.

 

          Impulsar un marco jurídico que regule efectivamente la Educación Intercultural Bilingüe para la práctica de las lenguas originarias e incluirla dentro de la Ley General de Educación.   

 

          Creación de un departamento de pueblos originarios al interior del Colegio de Profesores para que desarrolle, divulgue y potencie un pensamiento intercultural que dé cuenta de la diversidad cultural de este país.

 

          Reconocimiento constitucional de los Pueblos Originarios y construcción de un país pluricultural.

 

          Por una educación como espacio de libertad, por la recuperación de la dignidad de las profesoras y profesores, por la democratización de la organización gremial, por la profundización del sistema democrático, por justicia social, por un diálogo intercultural con los movimientos sociales, por la libertad de nuestros presos políticos, por la desmilitarización del territorio mapuche, por el reconocimiento constitucional de los pueblos originarios…

                                      ¡¡¡Marrichiwew!!!