Reiki‎ > ‎Hablemos del espiritu‎ > ‎

Empieza desde AQUI

El filósofo y psicólogo israelita Tal Ben-Shahar enseña la clase más popular de la Universidad de Harvard: Psicología Positiva. En términos simples, este profesor enseña a sus alumnos cómo aprender a ser más felices. La idea es entregarles herramientas para enfrentar la vida con mayor alegría.

Según el experto, en el mundo existen sólo dos clases de personas que no sienten tristeza, ansiedad, disconformidad o angustia, y esas son los psicópatas y la gente muerta. Con este ejemplo Ben-Shahar intenta explicar que todos sentimos esas emociones y que no hacerlo, no sólo no es normal, sino también nocivo.

Comenta que a medida que no nos permitimos aceptar este tipo de emociones, éstas se intensifican y no logramos deshacernos de ellas.

DATE EL PERMISO DE SER HUMANO

Con la frase "permiso para ser humanos" Ben-Shahar enfatiza en que debemos dejar que las emociones malas fluyan, para así dar paso a unas mejores.

A mi entender, de esto se deduce que debemos empezar con la aceptación o reconocimiento de nuestros defectos, carencias y errores, de dicha aceptación surgirá la terapia mágica que todas las escuelas han enseñado por siglos : el perdón, la liberación y finalmente la unidad :-D

El segundo paso, necesariamente ha de ser el de poner en duda todas aquellas ideas que han desembocado en sufrimiento. Si son verdades absolutas no podemos luchar contra ellas, no tenemos salvación , pero ... ¿y si no lo fueran?. 


 Las tres reglas de Oro, según el maestro Miguel Ruiz: 

      No me créas, tan solo te cuento mi versión de los hechos.
  •       No creas a nadie, solo pueden darte su visión de las cosas.

  •       No te creas a tí mism@. Tu interpretación no deja de ser parcial y subjetiva.

Aprende a dudar y a vivir en la búsqueda de la Verdad. 

Es de todos conocida la frase de Antonio Machado que escribe en uno de sus poemas:

¿Tú verdad? no, la verdad;
y ven conmigo a buscarla.
La tuya guárdatela.


Así la primera cualidad del buscador de la Verdad es : la Humildad.