estatutos en español


El Camino Neocatecumenal

Estatuto

CENTRO NEOCATECUMENAL MADRID

Aprobación definitiva

11 mayo 2008 

Solemnidad de Pentecostés






PRO MANUSCRIPTO

A cargo del Centro Neocatecumenal de Madrid

© Fundación Familia de Nazaret Blasco de Caray, 

8 - 28015 Madrid

Tel. 914453216 - 914473037 e-maíl: cncmadnd@ffn.es



PRESENTACIÓN de los iniciadores del Camino Neocatecumenal y del Padre Mario Pezzi

Queremos agradecer con profunda gratitud y grandí­sima alegría al Señor y a la Santa Virgen María por este dia en que Pedro, en la persona de Benedicto XVI, aprueba de forma definitiva los Estatutos del Camino Neocatecumenal.

Hoy, 13 de junio de 2008, el Cardenal Stanislaw Ryíko, Presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, ha hecho público el Decreto con el que se promulga la versión final de los Estatutos, después de cinco años, "ad experimentum".

De esta forma se ha concluido el "iter", iniciado en 1997, por mandato del Papa Juan Pablo II, para dar al Ca­mino un "reconocimiento jurídico formal" y constituirlo "patrimonio universal de la Iglesia".

Con la aprobación de estos Estatutos la Santa Sede ga­rantiza que este itinerario de iniciación cristiana, hecho po­sible por el redescubrimíento del catecumenado en el Con­cilio Vaticano II, y vivido en pequeñas comunidades, sea tu­telado en sus características específicas y en su continuidad, ofreciendo a los obispos " los principios básicos de actua­ción del Camino Neocatecumenal en fidelidad a su proyec­to originario" (Juan Pablo II, Castel' Gandolfo, 21 septiem­bre2002).

El "iter" de aprobación se ha prolongado porque el Camino Neocatecumenal como instrumento de iniciación cristiana de adultos, produce frutos de diversa naturaleza -desde la renovación de las parroquias a la figura de los ca­tequistas itinerantes y de las familias en misión; de la for



mación de presbíteros para la nueva evangelización en los más de setenta seminarios diocesanos "Redemptoris Mater" en el mundo, a la nueva experiencia de la missio ad gen­tes en Europa, Asia y América - involucrando con ello las competencias de hasta 5 dicasterios vaticanos: Congrega­ción para la Doctrina de la Fe, Congregación para el Culto Divino y los Sacramentos, Congregación para Clero y la Ca­tequesis, y la Congregación para la Educación Católica, que han examinado cuidadosamente los Estatutos, junto al Pontificio Consejo para los Laicos, que ha coordinado y lle­vado a término el proceso.

Después de la aprobación de los Estatutos, frente a los grandes retos que le esperan a la Iglesia, estamos contentos de podernos ofrecer al Santo Padre y a los obispos, para la nueva evangelización y la transmisión de la fe a las nuevas generaciones.

Rezad por nosotros.


ESTATUTO

DEL CAMINO NEOCATECUMENAL

Título I

Naturaleza y realización del Camino Neocatecumenal

Art. 1

[Naturaleza del Camino Neocatecumenal]

§ 1. La naturaleza del Camino Neocatecumenal es de­finida por S.S. Juan Pablo II cuando escribe: «Reconozco el Camino Neocatecumenal como un itinerario de formación ca­tólica, válida para la sociedad y para los tiempos de hoy».1

§ 2. El Camino Neocatecumenal está al servicio del Obispo como una de las modalidades de realización dioce­sana de la iniciación cristiana y de la educación permanen­te de la fe.

§ 3. El Camino Neocatecumenal, dotado de persona­lidad jurídica pública,2 consta de un conjunto de bienes es­pirituales:3

1o. el "Neocatecumenado",4 o catecumenado postbautis-

  1. Juan Pablo 11, epist Ogniqualvolta, 30 agosto 1990: AAS 82 (1990) 1515.

  2. Cfr. Pontificio Consejo para los laicos, 28 octubre 2004 (Prot. N.
    1761/04 AIC-110).

  3. Cfr. can. 115 C.I.C.: fundación autónoma de bienes espirituales.

  4. Cfr. II Neocatecumenato. Un'esperienza di evangelizzazione e catequesis in at-
    to in questa generazione. Sintesi delle sue linee di fondo, editado por el Cen­
    tro neocatecumenal de Roma, Roma 1976 (pro manuscripto).



mal,5 según la modalidad de que se trata en el Título II;

2o. la educación permanente de la fe, según la modalidad de que se trata en el Título III;

3o. el catecumenado, según la modalidad de que se trata en el Título IV;

4o. el servicio de la catequesis, de que se trata en el Títu­lo V, realizado según las modalidades y por las perso­nas allí indicadas.

5 «Un itinerario de tipo catecumenal, que recorre todas aquellas fases que en la Iglesia primitiva los catecúmenos recorrían antes de recibir el sacramento del Bautismo... (cfr, Catecumenado post-bautismal, en Noticia 95-96,1974,229)» (Juan Pablo II, epist. Ogniqualvolta, 30 agosto 1990: AAS 82 [1990] 1514). Se inspira en varios documentos de la Santa Sede, entre los cuales:

  • el cap. IV del OICA, que sugiere la utilización adaptada de la catcquesis y
    de algunos ritos propios del catecumenado para la conversión y madura­
    ción en la fe también de los adultos bautizados.

  • PABLO VI, exhort. apost. Evangelii Nuntiandi, 44: «Es ya evidente que las
    condiciones actuales hacen cada vez más urgente que la instrucción cate-
    quétíca sea dada en forma de un catecumenado».

  • JUAN PABLO II, exhort. apost. Catechesi Tradendae, 44: «Nuestra preocupa­
    ción pastoral y misionera... se dirige a quienes, a pesar de haber nacido en
    un país cristiano, e incluso en un contexto sociológicamente cristiano, nun­
    ca han sido educados en su fe y, como adultos, son verdaderos catecúmenos».

  • Juan Pablo II, exhort. apost. Christifideles Lata, 61: «Una ayuda [a la for­
    mación de los cristianos] puede ser dada... por una catequesis postbautismal
    a modo de catecumenado, que vuelva a proponer algunos elementos del Ri­
    tual de la iniciación cristiana de los adultos, destinados a hacer captar y vivir
    las inmensas y extraordinarias riquezas y responsabilidades del Bautismo re­
    cibido».

  • Catecismo de la Iglesia Católica, 1231: «Por su naturaleza misma, el Bautis­
    mo de los niños exige un catecumenado postbautismal. No se trata sólo de
    la necesidad de una instrucción posterior al Bautismo, sino del necesario
    desarrollo de la gracia bautismal en el crecimiento de la persona».

  • CONGREGACIÓN PARA el CLERO, Directorio general para la catequesis, 59:
    «"El modelo de toda catequesis es el catecumenado bautismal, que es for­
    mación específica que conduce al adulto convertido a la profesión de su fe
    bautismal en la noche pascual". Esta formación catecumenal ha de inspi­
    rar, en sus objetivos y en su dinamismo, a las otras formas de catequesis»;
    ibidem, 91: «La catequesis postbautismal, sín tener que reproducir mimé-
    ticamente la configuración del catecumenado bautismal, y reconociendo el
    carácter de bautizados que tienen los catequizandos, hará bien en inspi­
    rarse en esta "escuela preparatoria de la vída cristiana", dejándose fecun­
    dar por sus principales elementos configuradores».



Art. 2

[Realización del Camino Neocatecumenal]

De conformidad con el deseo del Papa Juan Pablo II: «Deseo vivamente que los Hermanos en el Episcopado valo­ricen y ayuden -junto con sus Presbíteros - esta obra para la nueva evangelización, para que se realice según las líneas pro­puestas por los iniciadores, en espíritu de servicio al Ordina­rio del lugar y de comunión con él, y en el contexto de la uni­dad de la Iglesia particular con la Iglesia universal»,6 el Ca­mino Neo catecumenal se realiza en la diócesis:

1o. bajo la jurisdicción, la dirección del Obispo diocesa­no7 y con la asistencia, la guía8 del Equipo Responsa­ble internacional del Camino, o del Equipo responsa­ble delegado, de que se trata en el art 3 $ 3, 7o;

2o. según «las líneas propuestas por los iniciadores», con­tenidas en el presente Estatuto y en las Orientaciones a los equipos de catequistas".

Art. 3

[Competencias del Equipo Responsable internacional del Camino]

Compete al Equipo Responsable internacional del Camino, de que se trata en el Título VI:

ó JUAN PABLO II, epist. Ogniqualvolta, 30 agosto 1990: AAS 82 (1990) 1515.

  1. CONGREGACIÓN PARA EL CLERO, Directorio general para ¡a Catcquesis, 223;
    cfr. can. 775 § 1 C.I.C; 617 C.C.E.O.

  2. Con las palabras "dirección" y "guía" se indican dos funciones distintas: con
    el término "dirección" se indica la jurisdicción propia de los ministros orde­
    nados; con el término "guía" se indica el conocimiento técnico del Camino
    según las líneas propuestas por los iniciadores.



poner a disposición de los Obispos diocesanos los bienes espirituales de que se trata en el art. 1 § 3;

guiar la realización del Camino Neocatecumenai y ga­rantizar la autenticidad de la misma;

ejercer las competencias que le son propias, indicadas en el presente Estatuto;

proceder a las consaltas que se consideren oportunas; mantener regulares relaciones con los Obispos dioce-

sanos;

mantener regulares relaciones con el Pontificio Con­sejo para los Laicos, dicasterio al que el Santo Padre ha confiado el encargo de acompañar el Camino Ne­ocatecumenai,9 como también con los demás dicaste-rios de la Santa Sede en el ámbito de sus respectivas competencias, informando de ello al Pontificio Con­sejo para los Laicos;

nombrar, según las modalidades previstas en el art. 31 § 2, Equipos responsables nacionales - así como, si es necesario, Equipos regionales y diocesanos - dele­gándoles, en sus respectivos ámbitos, las competen­cias mencionadas en los precedentes puntos 2o, 3o, 4o y T, Tales Equipos ejercen dichas competencias has­ta que el Equipo Responsable internacional conside­re oportuno substituirlos o modificarlos.


9 Cfr. JUAN PABLO II, Carta al Cardenal james Francis Stafford, Presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, 5 abril 2001, en L'Oss. Rom., 17-18 abril 2001, p. 4.

Comments