LATERALIDAD

“Llamamos lateralidad a la utilización preferente de un lado u otro del cuerpo para realizar determinadas tareas (escribir, escuchar, mirar, saltar...)

Nuestro Sistema Nervioso presenta una organización binaria y, de hecho, una gran parte de nuestro cuerpo presenta duplicidad: dos ojos, dos manos, dos pies, dos orejas...y dos hemisferios cerebrales

Cada uno de los dos Hemisferios Cerebrales (izquierdo y derecho) está especializado en determinadas funciones cognitivas. El Hemisferio Izquierdo procesa la información de una forma  lógica, verbal y secuencial. Mientras el Hemisferio Derecho realiza un proceso más global de la información que recibe, es más intuitivo y también creativo

Y también sabemos que el Hemisferio Derecho controla las acciones del lado opuesto del cuerpo (izquierdo), mientras el Hemisferio Izquierdo controla las del lado derecho del cuerpo

La lateralidad debe estar definida en una persona alrededor de los 6-7 años de edad. Y esta lateralidad se refiere a las funciones que realizamos con mano, pie, ojo y oído. Así como el Hemisferio Cerebral que domina en una persona para realizar el procesamiento de la información que constantemente recibimos

Se habla de de lateralidad homogénea cuando mano, pie, ojo y oído ofrecen una dominancia en el mismo lado, ya sea en el lado derecho (diestro) o izquierdo (zurdo)

Y hablamos de Lateralidad Cruzada cuando una persona no está completamente lateralizada de un lado de su cuerpo. Es decir, cuando ojo, oído, mano y pie no presentan la misma dominancia (ya sea izquierda o derecha). Podemos encontrarnos, pues, con personas diestras de mano, pero zurdas de pie, ojo y oído. Aunque las combinaciones son muchas

La lateralidad cruzada mano-ojo  suele ser  sinónimo de Problemas de Aprendizaje en los procesos de lecto-escritura”[1]

“La lateralización es el proceso por el que se desarrolla la lateralidad y es importante para el aprendizaje de la lecto-escritura y la completa madurez del lenguaje, la enseñanza de la p, d, b, q, exige el dominio de la lateralidad; si el niño no tiene conciencia de su lado derecho o izquierdo jamás podrá proyectar al exterior su lateralidad, y se le dificultará la diferencia e identificación de estas letras. Consideremos además que la lectura y escritura son procesos que se cumplen de izquierda a derecha.

El dominar la lateralidad en el niño lo ayudará mucho a ubicarse con respecto a otros objetos. El no hacerlo podría repercutir en las dificultades de aprendizaje de algunas materias. Por ejemplo en el caso de las matemáticas se sabe que para sumar y restar varias cantidades se empieza de derecha a izquierda y si no ha trabajado su lateralidad le será difícil ubicarse frente al papel. La lateralidad se consolida en la etapa escolar. Entre los 2 y 5 años observamos que las manos se utilizan para peinarse, asearse en el baño, poner un clavo, repartir un naipe, decir adiós, cruzar los brazos y manos, en estos dos casos la mano dominante va sobre la otra. En la edad escolar el niño debe haber alcanzado su lateralización y en función de su mano, pie, ojo y oído.”[2]


ACTIVIDADES PARA EL DESARROLLO DE LA LATERALIDAD:


NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES QUE SE PUEDEN PREVENIR O ATENDER A TRAVÉS DEL DESARROLLO DE LA LATERALIDAD: