EL MARTINETE

TOMADO DE: PATRIMONIO INDUSTRIAL

 

COIIM

El Proyecto de Patrimonio Industrial del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid tiene como objetivo identificar, clasificar y valorar los bienes industriales que componen nuestro Patrimonio Industrial, además de promover, mediante un Plan de Difusión, dicho Patrimonio para que se convierta en factor de desarrollo económico y cultural.

lunes 4 de mayo de 2009

Martinete de Navafría (Segovia)

A mediados del siglo XIX la familia Abán se instaló en Navafría y construyó este obrador de cobre con su correspondiente martinete, que gracias al empeño de sus descendientes por conservarlo hasta nuestros días podemos visitarlo y transportarnos a una época todavía anterior, ya que estas obras de ingeniería fueron introducidas en España durante el siglo XVII procedente del centro de Europa, con la función de fabricar utensilios de cobre para uso doméstico.

La fuente de energía utilizada era el agua procedente del río Cega, que era conducida y acumulada en una balsa anexa a la pared del edificio y al nivel del alero del tejado.

A través de unos conductos creados en su base se alimentaba por un lado, la gran rueda hidráulica de madera y por otro, el sistema hidráulico llamado trompa ingeniado para insuflar el aire necesario para elevar la temperatura y fundir el cobre en el crisol. Estos conductos estaban provistos de unos tapones que eran manejados desde el interior del edificio a través de unos sencillos tiradores, y mediante ellos se regulaba la cantidad de agua que daba velocidad a la rueda y caudal de aire a la trompa.
Como puede verse en la imagen, la rueda hidráulica de 3 metros de diámetro es solidaria al eje fabricado en madera de pino con una longitud próxima a los 7 metros, en cuyo extremo opuesto se dispusieron 5 levas que al moverse junto con la rueda y el eje golpean el mango del martillo de 180 Kg y proporcionan el moviento horizontal del mismo.
El cobre una vez fundido en el obrador es vertido en moldes con forma de cuenco previamente preparados, una vez enfriado en ellos se colocaba entre el yunque y el martillo y comenzaba el proceso de batido. En el siguiete video se puede ver cómo con los repetidos golpes que se iban sucediendo, el cobre iba adelgazando y se iba estirando, de modo que la pared de la lámina se hacía cada vez más fina. Para evitar que ésta se rompiera se disponían varios calderos unos encima de otros y se batían a todos a la vez.

video

http://www.martinetedenavafria.com/