No te angustie el odio de los demás

Nada te turbe, y no te angusties cuando muestren hostilidad abiertamente hacia a ti

Si perdonas y olvidas, habrás alcanzado la nobleza en este mundo y el honor en el que vendrá.

“...pero quienes sepan perdonar [la injusticia que se les haya cometido] serán recompensados por Allah.” (Corán 42:40)

Shakespeare dijo lo siguiente: "No eches mucha leña al horno para tu enemigo ya que puedes quemarte con tu propia llama".

Alguien le dijo a Sálim Ibn 'Abdullah Ibn `Umar, un estudioso de las primeras generaciones del Islam: "Eres un hombre malvado". Rápidamente respondió: "Nadie me conoce excepto tú".

Un hombre atacó verbalmente a Abú Bakr (R) y dijo: "Por Allah, te maldigo y mi maldición entrará a tu tumba". Él respondió calmado: "Seguro que entrará contigo en tu tumba".

Alguien le dijo a Amr Ibn Al-'Ás: "Me dedicaré a declararte la guerra". `Amr respondió: "Has caído en lo que invalida a todo lo demás, y esa será tu preocupación (es decir, tu desgracia)".

Un relato cuenta que él mosquito le dijo al árbol:

“Permanece firme ya que deseo volar y a abandonarte". El árbol respondió: "Por Allah, ¡no he sentido que te posaras en mí! Cómo sentiré entonces cuando te vayas".

Hátim dijo:

“Perdono al generoso cuando ahorra parte de su riqueza, y doy la espalda a las maldiciones del maldito generosamente”.

“Aquellos que no dan falso testimonio, y se apartan con dignidad de las conversaciones vanas.)

(Corán 25:72) “...y cuando son increpados por los ignorantes les responden educadamente.” (Corán 25:63) Confucio dijo: "El hombre enojado está siempre repleto de veneno". Un hombre le pidió al Profeta (B y P) que le diera tres consejos. Le dijo: “No te enojes, no te enojes, no te enojes". El Profeta (B y P) dijo lo siguiente sobre la ira: “La ira es una brasa del Infierno”.

El Demonio se apodera del hombre en tres ocasiones: cuando está enojado, cuando siente deseo y cuando está en un estado de negligencia.

Comments