Nada te turbe todo es perecedero

Nada te turbe, pues tarde o temprano todo lo que hay en este mundo perecerá

La muerte es el destino común para todos nosotros: El opresor y el oprimido, el poderoso y el sometido, el rico y el pobre. No es novedad que todos moriremos. Naciones enteras han desaparecido y también lo harán las naciones por venir.

Ibn Batûtah relató sobre una tumba con mil reyes enterrados en ella. En la entrada de la misma hay un letrero que reza:

"Los Reyes: Pregúntale por ellos al polvo, y también por los grandes líderes; todos ellos son huesos ahora".

Una causa de asombro es la capacidad del hombre de olvidar y permanecer sin cuidado frente a la muerte cuya amenaza se yergue sobre él tanto durante el día como en la noche. El hombre se engaña a sí mismo creyendo que es inmortal en este mundo.

Allah (Enaltecido y exaltado sea) dice:

(¡Oh, hombres! Temed a vuestro Señor [y abandonad la incredulidad]. Por cierto que el terremoto que sobrevendrá cuando llegue la Hora [del Juicio] será algo tremendo.) (Corán 22:1)

(Se aproxima la hora en que los hombres deberán comparecer [ante Allah para ser juzgados]...)

(Corán 21:1)

(A muchas generaciones que les precedieron las hemos destrui¬do. ¿Acaso puedes ver a alguno de ellos u oír sus murmullos?) (Corán 19:98)

Comments