No te angusties por las críticas

Nada te turbe, y no te angusties por las críticas de los envidiosos y de los necios

Serás recompensado si muestras tolerancia a las críticas y comentarios impertinentes de los demás. Cuanto más te critiquen, más aumentará tu valor porque sólo alguien que no logra sus metas no tiene nadie que sienta envidia de él y según un dicho árabe: “Nadie patea un perro muerto”. Un poeta dijo:

“Estarán envidiosos del joven que los supera, le mostrarán hostilidad y oposición, al igual que las mujeres resentidas, que hablan con malicia y celos de la bella joven soltera, y dicen que es baja y de carácter ruin”.

Zuhair, otro poeta, dijo:

“Están celosos por aquello con lo que ha sido bendecido, y Allah no se lo quitará sólo porque ellos estén resentidos”.

Otro poeta dijo:

“Envidiarán mi muerte, cuánta vileza, aún en mi muerte, no puedo alejarme de su envidia”.

Otro poeta dijo:

“Me quejaba de la injusticia de los chismosos pero no encontrarás a ningún honorable y exitoso que haya escapado de la envidia, seguirás siendo su víctima, mi honorable y valioso amigo, pues nadie envidia al que es desdichado y vil”.

Otro poema dice:

“Si una persona alcanza el cielo con su nobleza, sus enemigos serán tantos como las estrellas, le dispararán con un arco toda clase de flechas, pero sus abusos nunca los llevarán al nivel de su nobleza”.

Moisés (P) pidió a su Señor que evitara que las personas se burlaran de él, pero Allah (Exaltado y enaltecido sea) dijo:

“Moisés, no lo he hecho para Mí. ¡Los he creado y les he brindado todo, mas ellos Me maldicen y blasfeman!”

El Profeta Muhammad (B y P) dijo:

“Allah (Exaltado y enaltecido sea) dice: El hijo de Adán Me maldice y Me blasfema y no tiene ningún derecho a hacerlo. En cuanto al hecho de que Me maldice, lo hace cuando maldice el tiempo, pues Yo soy el tiempo; puedo alternar entre el día y la noche a Mi antojo. En cuanto al hecho de que Me blasfeman, lo hace cuando dice que tengo una esposa y un hijo, y Yo no tengo ni esposa ni hijo”.

Tal vez no puedas evitar que la gente ataque tu honor, pero sí puedes hacer el bien e ignorar sus críticas y agresiones.

Un poeta dijo:

“Ignoro al fatuo que me maldice, y prosigo mi rumbo diciendo: ¡No se refiere a mí”.

Otro poeta dijo lo siguiente:

“Cuando el insensato hable, no le respondas, porque mejor que responderle es guardar silencio”.

Los necios y los insensatos se sienten insultados por aquellos que brillan, que son ilustres y que demuestran ser genios.

“Si mis talentos fueran mis pecados, te imploro que me digas cómo puedo enmendarlos”.

“Ay del castigo que les aguarda a quienes se burlan del prójimo con sus palabras y actitudes, y acumulan riquezas y las cuentan una y otra vez, creyendo que su riqueza les inmortalizará. Por el contrario, serán arrojados en el Fuego devastador.” (Corán 104:1-4)

Un reconocido escritor occidental dijo:

“Haz lo que sea correcto e ignora las críticas vulgares”.

No respondas a las injurias. La tolerancia entierra los errores y es superior a cualquier actitud, el silencio conquista al enemigo y el perdón es el honor con el cual serás recompensado. Si ves que escriben difamaciones sobre ti, debes tener en cuenta que la mitad de quienes leen esas palabras las olvidan rápidamente mientras que la otra mitad ni siquiera tiene interés en ellas. No hagas más ruido refutando lo que se ha dicho de ti.

Un sabio dijo:

“No transmitas tus asuntos a quienes se sientan junto a ti por interés porque son envidiosos y se alegrarán de tu desgracia”.

Una casa plena de serenidad que sólo tenga pan sobre la mesa es mejor que una casa repleta de comidas costosas pero infestada de problemas y disturbios. Nada te turbe, y no temas por lo que pudiera sucederte

Las siguientes palabras pertenecen a la Torá: “¡La mayor parte de lo que se teme que ocurra, nunca sucede!”

Esto significa que la mayoría de las aprensiones y los miedos acerca de diversas dificultades inminentes en realidad no adquieren forma. Las conjeturas de la mente son mayores en cantidad y en alcance que las cosas que realmente suceden en la vida.

Un poeta árabe dijo:

“Le dije a mi corazón cuando se vio atacado por la ansiedad: Sé feliz, porque la mayor parte de los miedos son falsos”.

Esto implica que si escuchas que hablan sobre una calamidad inminente o un desastre que se avecina, no debes alarmarte, especialmente porque la mayoría de las predicciones sobre temores futuros son falsas.

“...y [me refugio en Allah y] confío mis asuntos a Él; ciertamente Allah bien ve lo que hacen Sus siervos. Allah le preservó de las maldades que tramaron contra él...” (Corán 40:44-45)


Comments