La Satisfacción repela la tristeza

La satisfacción repele la tristeza

El Mensajero de Allah (B y P) dijo:

"No decimos sino lo que complace a nuestro Señor". 

Tienes la obligación sagrada de someterte a lo que te ha sido predestinado. Si cumples con esta obligación, lograrás el éxito a largo plazo.

Tu único escape es creer en la predestinación, ya que todo lo que ha sido decretado sucederá inevitablemente. No hay artificio ni escapatoria de ello.

Emerson dijo:

“De dónde nos llegó esa idea de que una vida estable y lujosa, sin obstáculos ni dificultades creó hombres prósperos y ejemplares; es totalmente lo opuesto. Aquellos que han tenido una vida fácil seguirán desarrollando hábitos de ociosidad con el pasar de sus años. La historia atestigua que la grandeza se halla en hombres con distintos pasados y entornos. Entre ellos encontramos atmósferas buenas y malas a la vez, o entornos en los que no podía distinguirse lo bueno de lo malo. Y de esos ambientes han surgido hombres con grandes responsabilidades sobre sus espal¬das, sin dejarlas de lado ni por un instante".

¿Quiénes llevaron el estandarte de la divina guía en los primeros días del Islam? Fueron los esclavos liberados, los pobres y los desposeídos. Y la mayor parte de quienes los desafiaron ferozmente fueron los nobles, los jefes y los ricos.

“Cuando se les recitan Nuestros claros preceptos, los incrédulos dicen con arrogancia a los creyentes: ¿Quién posee de nosotros moradas más placenteras y mejores lugares de encuentro?” (Corán 19:73)

“Y decían también: Nosotros tenemos más bienes e hijos que tú, y no seremos castigados [pues creemos que jamás llegará el Día del Juicio]” (Corán 34:35)

“¿Son éstos a quienes Allah ha agraciado de entre nosotros? Y Allah sabe mejor que nadie quiénes Le agradecen [por haber sido guiados].” (Corán 6:53)

“Los incrédulos dicen acerca de los creyentes: Si [el Mensaje que ha traído Muhammad] fuera un bien no se nos habrían anticipado.” (Corán 46:11)

“Los soberbios dijeron: En verdad, nosotros negamos lo que vosotros creéis.” (Corán 7:76)

“Y dijeron también [desdeñando al Profeta]: ¿Por qué no le fue revelado este Corán a un hombre distinguido de alguna de las dos ciudades [La Meca o Tá'if] ? ¿Acaso ellos son los encargados de administrar la misericordia de su Señor [y designar como Profeta a quien quieran]?” (Corán 43:31- 32)

A menudo suelo recordar los versos de Antara, en los cuales deja en claro que su valor se halla en su carácter y sus acciones, no en su linaje ni sus influencias. Dijo lo siguiente:

“A pesar de ser esclavo, soy un noble jefe, y a pesar de que negra es mi piel, blanco es mi carácter”.

Si has sufrido una pérdida, seguro tendrás otras cosas para compensarla Ibn ‘Abbás (R) dijo: “Si Allah me quita la luz de mis ojos, mi lengua y oídos aún tendrán luz. Mi corazón es inteligente y mi mente no está desviada, y mi lengua es afilada como la espada de un guerrero”.

Cuando el daño caiga sobre ti, quizás junto con él pueda venir algún beneficio, el cual no percibirás en un primer momento.

“Es posible que detestéis algo y sea un bien para vosotros, y que améis algo y sea un mal para vosotros.” (Corán 2:216)

Bashár Ibn Burd dijo estas palabras:

“Mis enemigos me desprecian, mas el defecto está en ellos, no es una desgracia ser llamado defectuoso. Si una persona puede ver la gallardía y la verdad, la ceguera en los ojos no será un impedimento. En mi ceguera veo recompensas, salvación y protección, y de ellos tengo extrema necesidad”.

Observa la diferencia entre lo que dijeron Ibn Abbás (R) o Bashár y lo que dijo Sálih Ibn Abd Al- Quddús cuando perdió la vista:

“Adiós al mundo; el anciano que es ciego no tiene lugar en esta vida. Muere y la gente lo considera vivo, las falsas esperanzas lo han traicionado desde el comienzo”.

Todo lo que está decretado sucederá, tanto para aquel que lo acepta como para quien lo rechaza. La diferencia está en que el primero encontrará recompensa y felicidad, mientras que el segundo sólo hallará pecado y desdicha.

Umar Ibn 'Abd Al-‘Aziz escribió lo siguiente a Maimún lbn Mahrán:

“Me has escrito para consolarme por la pérdida de Abd Al-Malik. Yo estaba esperando que sucediera y cuando llegó el momento, no tuve ninguna negación al respecto". Nada te turbe, y no te angusties mientras tengas satisfechas las necesidades básicas de la vida

“Sabed que no son ni vuestros bienes ni vuestros hijos lo que os acerca a Nosotros, sino que quienes crean y obren rectamente recibirán una recompensa multiplicada por lo que hicieron, y morarán seguros en habitaciones elevadas [en el Paraíso].” (Corán 34:37)

Dale Carnegie dijo lo siguiente:

"Las estadísticas demuestran que el estrés y la preocupación son la causa número uno de muerte en los Estados Unidos. Como resultado de la última guerra mundial, más de trescientos mil de nuestros soldados muriéron. En el mismo lapso, las enfermedades cardíacas provocaron dos milloness de muertes. Y con respecto a este último grupo, el estrés, la preocupación y la tensión nerviosa fueron la causa de enfermedad de un millón de personas".

Sí, las dolencias cardíacas son una de las principales razones que llevaron al Dr. Alexis Carlyle a decir lo siguiente:

"Las personas que trabajan y que no saben cómo manejar el estrés, mueren prematuramente".

Si bien el razonamiento y la lógica que impulsaron a Carlyle a decir esas palabras tienen fundamento, no debemos olvidar lo siguiente:

“Nadie puede morir sino es por el designio de Allah y según el plazo prefijado.” (Corán 3:145)

Los afro-americanos y chinos rara vez sufren enfermedades del corazón. Son personas que viven una vida de calma y tranquilidad. Por otro lado, descubrirás que el número de médicos que mueren de ataques cardíacos es veinte veces mayor que el número de agricultores que mueren por la misma causa. Los médicos llevan una vida difícil y con muchas presiones, por la cual deben pagar un precio muy alto.

Comments