Diez Consejos Valiosos

Diez consejos valiosos para tener una buena y noble vida

1. Despiértate en el último tercio de la noche para pedir el perdón de Allah (Enaltecido y exaltado sea)

“Son pacientes, sinceros, piadosos, caritativos y piden perdón por las noches hasta llegar el alba."

(Corán 3:17)

2. Al menos una vez cada tanto, aíslate de la gente para poder reflexionar.

“Aquellos que invocan a Allah estando de pie, sentados o recostados, meditan en la creación de los cielos y la Tierra.” (Corán 3:191)

3. Rodéate de personas ejemplares.

“Reúnete con quienes invocan a su Señor por la mañana y por la tarde anhelando Su rostro.” (Corán 18:28)

4. Recuerda a Allah (Enaltecido y exaltado sea) con frecuencia. “¡Oh, creyentes! Recordad constantemente a Allah.” (Corán 33:41)

5. Eleva tus plegarias con sinceridad y devoción.

“Que observen sus oraciones con sumisión.” (Corán 23:2)

6. Recita el Corán reflexionando sobre sus profundos significados:

“¿Acaso no reflexionan en el Corán y sus significados?” (Corán 4:82)

7. Ayuna un día caluroso.

“Y él abandona su alimento, su bebida y su deseo, todo por Mí”.

(Dice Allah (Enaltecido y exaltado sea) en un Hadiz Qudsi)

8. Realiza actos de caridad de manera secreta.

“... tan ocultamente que no sepa la mano izquierda lo que ha dado la derecha”.

9. Brinda alivio y ayuda a tus hermanos musulmanes que estén padeciendo problemas.

“Todo aquel que brinde alivio a un musulmán que atraviesa una situación difícil, recibirá el alivio de Allah (Enaltecido y exaltado sea) para una de las calamidades del Día del Juicio”.

10. Intenta ser lo más asceta y desapegado de este mundo pasajero. “Y sabed que la otra vida es mejor y eterna.” (Corán 87:17) Entre los engaños del hijo de Noé se encontraban estas palabras: “Dijo [su hijo]: Me refugiaré en una montaña que me protegerá de las aguas” (Corán 11:43) Si se hubiera dirigido a Allah (Enaltecido y exaltado sea), el resultado habría sido muy diferente.

La razón de la desdicha de An-Numrudh fue que dijo: "Yo doy la vida y la muerte". Quiso vestir ropas que no eran suyas y dijo tener una cualidad que no poseía, completando así su caída y su error.

La clave para nuestra felicidad puede resumirse en una frase simple pero profunda, la frase del monoteísmo puro (Tauhid): "No existe nadie que merezca nuestra adoración excepto Allah (Enaltecido y exaltado sea) y Muhammad (B y P) es Su Mensajero".

Cuando pronunciamos esta frase en la tierra, nos dicen en el cielo: "Has dicho la verdad". “Ciertamente que quien os ha traído la Verdad [el Profeta Muhammad] y aquellos que creyeron en

él y le siguieron son los piadosos.” (Corán 39:33) Cuando se abandona esta vida en armonía con esta frase en un nivel práctico, se salva de la

destrucción, la aflicción y el fuego del Infierno.

“Allah salvará a los piadosos y les concederá el triunfo [ingresándoles al Paraíso]... " (Corán 39:61) Cuando no sólo aplica la Frase del Monoteísmo puro (Tauhid) sino que también llama a que otros

se unan a ella, su nombre será recordado por los ángeles y alcanzará la victoria eterna. Cuando se ama la Frase del Monoteísmo puro (Tauhid), es elevada su categoría y bendecido con

honor. “El verdadero poder pertenece a Allah, a Su Mensajero y a los creyentes...” (Corán 63:8)

Bilál (R) pronunció la Frase del Monoteísmo puro (Tauhid) y su situación experimentó un notorio cambio interno que fue paralelo a su cambio externo al liberarlo de la esclavitud.

“Allah es el Protector de los creyentes, les extrae de las tinieblas hacia la luz.” (Corán 2:25 7) Abu Lahab Al-Háshimi se negó a pronunciar la Frase del Monoteísmo puro (Tauhid) y murió

esclavo en un estado débil y patético. “Y a quien Allah humilla no habrá quien pueda dignificarlo.” (Corán 22:18)

La Frase del Monoteísmo puro (Tauhid) es un elíxir que transforma al ser humano común en un paradigma de pureza y devoción.

“Te hemos revelado la esencia [el Corán] por Nuestro designio; tú no conocías los Libros [revelados anteriormente] ni la fe [en los preceptos divinos], pero hicimos que él fuera una luz con la que guiamos a quienes queremos de entre Nuestros siervos, y tú [¡Oh, Muhammad!] en verdad, guías al sendero recto" (Corán 42:52)

Hagas lo que hagas, no debes regocijarte con las riquezas adquiridas dándole la espalda al Más Allá. Si así lo haces, un castigo duro y severo te esperará en el futuro:

“De nada sirven ahora mis bienes. Mi poder se ha desvanecido.” (Corán 69:28-29) “Y Él está alerta [y sabe quién Le desobedece].” (Corán 89:14)

No debes regocijarte en exceso por los hijos y la descendencia olvidándote del Señor porque alejarse de Él es destinarse al fracaso.

“Y les azotó la humillación y la miseria, e incurrieron en la ira de Allah” (Corán 2:61) Y por último, no seas complaciente con tu riqueza si hace que tus acciones sean malas, ya que tales

acciones serán tu desgracia en el Más Allá. “...pero el castigo de la otra vida será más humillante aún...” (Corán 41:16)

“Sabed que no son ni vuestros bienes ni vuestros hijos lo que os acerca a Nosotros, sino que quienes crean y obren rectamente recibirán una recompensa multiplicada por lo que hicieron, y morarán seguros en habitaciones elevadas [en el Paraíso].” (Corán 34:37)


Comments