Home

II jornadas

Presentación


El desarrollo en Internet de las relaciones sociales y de intercambio de información y opinión está teniendo un impacto relevante en la vida de los museos y las bibliotecas, al abrir la posibilidad de ofrecer nuevos servicios y nuevas vías de comunicación y difusión del patrimonio.

La reciente aspiración de las instituciones culturales de acercarse a sus públicos y convertirse en agentes de desarrollo de la sociedad, coincide con el crecimiento espectacular de los nuevos instrumentos de comunicación. Museos, Archivos y Bibliotecas cada vez están más presentes en la Red y prestan servicios a través de ella, pero no siempre con unos objetivos definidos y coherentes con su filosofía y modelos éticos y de servicios, arrastrados por la moda y con la intención última de consolidar su presencia social y su posicionamiento entre la oferta cultural.

La ingente renovación de instrumentos y vías de comunicación, así como su gran diversidad, genera dudas de carácter técnico, ético y legal que desde nuestras instituciones no siempre somos capaces de abordar. Este foro de Debate pretende aportar conocimientos respecto a qué instrumentos utilizar y cómo darles uso apropiado.
Una de las muestras más evidentes de la influencia de Internet es en el surgimiento de un nuevo concepto de museo y de biblioteca, el Museo o la Biblioteca en línea, que puede concebirse como reclamo publicitario para atraer a la institución real a cualquier visitante potencial, pero que cada vez más pretende poner a disposición del público de forma permanente determinados contenidos patrimoniales y culturales, y que más allá de simples visitas virtuales, va incluyendo en su oferta la publicación de auténticas bases de datos con información sobre miles de obras.

El libre acceso al patrimonio es coherente con los nuevos modelos teóricos de museo y con los objetivos de una biblioteca, pero estas iniciativas tienen un conjunto de exigencias y requisitos que deberían ser irrenunciables: es obvia la necesidad de tener unos conocimientos mínimos de las herramientas a utilizar y el uso de entornos gráficos atractivos y de navegación sencilla, pero también es irrenunciable la renovación y actualización periódica, ya que abrir una nueva vía de comunicación exige estar preparado para poder responder al “nuevo” interlocutor y no defraudar sus expectativas. Por otro lado, la mayor parte de los elementos patrimoniales difundidos, “publicados”, básicamente fotografías y documentos escritos, tienen asociados derechos de propiedad que no pueden ser obviados, por lo que es necesario tener desarrollada una estrategia de comunicación en la que éstos queden definidos con claridad.

Los instrumentos en Internet de nuestras instituciones se convierte en una herramienta más de trabajo, y surge la posibilidad de prolongar a través de ella la prestación de servicios, tales como los didácticos. Las tecnologías de la información y la comunicación ofrecen nuevas posibilidades para la educación que deben ser abordadas. De igual modo, las bibliotecas tienen un gran potencial de crecimiento en la difusión de repositorios digitales a través de estos ámbitos.

Objetivos


En este marco surgen las II Jornadas de Debate del MPV, con el objeto de dar respuesta a algunas de estas cuestiones y demandas. Se plantea hablar en primer lugar de la posición que deben ocupar y de las funciones que deben asumir las instituciones culturales en la Red, de cuáles deben ser sus estrategias de comunicación y difusión, así como de las herramientas disponibles para poner en la red las colecciones, en un marco de propiedad intelectual definido en los procesos de publicación masiva de recursos. También esperamos generar un espacio de discusión, actualización y aprendizaje en torno a otras funciones clave de estas instituciones como la didáctica y el servicio de publicación, cuyo actual crecimiento en Internet se plasma en la creación de canales específicamente educativos y en la edición en línea de sus fondos bibliográficos.

El continuo desarrollo y evolución de Internet está cambiando nuestra manera de adquirir información y conocimiento, así como de establecer nuevos modos de entender las relaciones entre las instituciones culturales y los ciudadanos.