Las torturas

La sierra
La sierra era un método de tortura y muerte. Para mantener a la víctima consciente el mayor tiempo posible, además de evitar que se desangrase antes de tiempo, le colgaban boca abajo, de forma que su cerebro estuviera bien irrigado. Mientras, el verdugo comenzaba a serrar al condenado desde el ano o los genitales verticalmente hacia el abdomen, de tal forma que no perdía el conocimiento hasta que la sierra llegaba al ombligo y algunas veces hasta al pecho.
 
 
 
La trtura de gota a gota
 La iglesia torturo en la santa inquisicion dejando personas sentadas en un pequeño sitio como cueva en la pared, donde recibian una gota de agua constantemente en la cabeza, el golpeteo por meses produce locura y daño mental ademas de neumonia por estar todo el dia mojado y a bajas temperaturas
La guillotina
   En todas las épocas hubo ejecuciones, y las penas de muerte eran algo habitual que se hacían mediante pedradas, golpes de hacha o espada, empujes por barrancos o acantilados… Pero en el siglo XVIII, surgió la idea de buscar un mecanismo que evitara sufrimientos. Fue así como apareció la guillotina.
 
La rueda
 La primera parte de la tortura consistía en atar firmemente al reo en un banco o en una cruz (para acceder con comodidad a las extremidades), tras lo cual el verdugo procedía a triturar, mediante una barra de hierro o cualquier otro instrumento, todos los huesos y articulaciones del condenado. La operación debía hacerse con cierta técnica, pues era preceptivo que el condenado no muriera por un derrame interno. No se le golpeaba por eso la cabeza, que quedaba intacta. El objetivo era que las extremidades pudieran ser dobladas y dislocadas por numerosos sitios.
La doncella de hierro
 La doncella de hierro fue un instrumento supuestamente utilizado para la tortura y ejecución. Posiblemente la primera doncella de hierro fue construida en Núremberg, Alemania. Al parecer, la primera persona ejecutada por este medio fue un falsificador de monedas, el 14 de agosto de 1515 según afirmó Johann Philipp Siebenkees en 1793 aunque la veracidad de este hecho se halla en entredicho. La doncella de hierro de Nuremberg fue en realidad construida en el siglo XIX como resultado de una mala interpretación del «Schandmanter» (capa de la infamia). Se trataba de un dispositivo hecho de madera y latón pero sin pinchos, que no dañaba el cuerpo y que era utilizada como castigo público para cazadores furtivos y prostitutas, que tenían que llevarlo en público cierto tiempo.
 
El cinturon de la castidad
 Un cinturón de castidad es un cinturón o braga de hierro, cerrable con llave, que supuestamente se obligaría a usar a algunas mujeres en la Edad Media para evitar las infidelidades o deslices sexuales. Su efectividad se basa en el hecho de que, una vez cerrado el candado y retirada la llave, resulta imposible que un hombre introduzca el pene en la vagina de la mujer dado la presencia de púas en el cinturón al nivel en que ésta se encuentra; por lo que constituye un bloqueo para iniciar el coito.
La pera oral, rectal o vaginal
 Estos instrumentos se usaban –y aún se usan, sin ornamentar pero en esencia invariadas– en formatos orales y rectales, como el ejemplo aquí presente, y en formato vaginal de mayor tamaño. Se introducían en la boca, recto o vagina de la víctima y allí se desplegaban por medio del tornillo hasta la máxima apertura. El interior de la cavidad afectada quedaba irremediablemente dañado. Las puntas que sobresalen del extremo de cada segmento servían para desgarrar mejor el fondo de la garganta o del recto, o la cerviz del útero.

La pera oral frecuentemente se aplicaba a los predicadores heréticos, pero también a seglares reos de tendencias antiortodoxas; la pera vaginal en cambio, estaba destinada a las mujeres culpables de relaciones con Satanás o cn uno de sus familiares, y por último, la rectal a los homosexuales pasivos.

El potro

El potro o ecúleo era un instrumento de tortura.

El acusado era atado de pies y manos a una superficie conectada a un torno. Al girar el torno tiraba de las extremidades en sentidos diferentes, usualmente dislocándolas pero también pudiendo llegar a desmembrar. El potro fue usado, entre otros, por la Inquisición Española.

Actualmente también se da esta denominación a un mueble usado por la subcultura BDSM en sus juegos de rol dominante-sumisa/o.

Las garras del gato
Esta era usada simplemente para arrancar lentamente la carne de la víctima, muchas veces hasta llegar al hueso.
Grandes casi como cuatro dedos de hombre, estos artefactos, montados encima de un mango, se usaban para reducir a tiras la carne de la víctima y extraerla de los huesos, en cualquier parte del cuerpo: cara, abdomen, espalda, extremidades, senos.
El rompe craneos
Si alguna vez hubo un nombre que sirviera de explicación, el rompecráneos es uno de ellos. La muerte bajo el rompecráneos usualmente era algo así: Los dientes implotaban en sus cavidades y destrozaban los huesos de la mandíbula que los rodeaban. Luego, los ojos se salían de sus cavidades y finalmente, el cerebro salía triturado por los oídos. Increíblemente, muchas naciones aún usan una versión del rompecráneos hasta el día de hoy como una herramienta de interrogación.
El potro arranca testiculos
La víctima era obligada a colocarse como si estuviera cabalgando"sobre el lado cortante del instrumento, mientras se le colocaban pesos cada vez mayores en lo pies. El resultado después de algunas horas, y más incluso después de algunos días, era una gangrena progresiva en nalgas, escroto y recto independientemente de una atroz agonía.
El potro era sobre todo un castigo militar
 
La silla electrica
 La historia de la silla eléctrica se remonta a la segunda mitad del siglo XIX, y se atribuye su invención a Harold P. Brown, un empleado de Thomas Alva Edison. Este dispositivo consiste en una silla de madera que tiene varias correas para atar al prisionero a ella. También tiene un casquete que se sujeta por una correa a la cabeza, conectado directamente a una fuente de corriente alterna, al igual que una de las tobilleras que sujetaban las extremidades inferiores. La ejecución se dividía en dos fases:

- En primer lugar, el condenado recibía una descarga inicial de cerca de dos Kilovoltios, cuya función era causar directamente la inconsciencia del reo.

- Posteriormente, le sería aplicada una corriente con menor voltaje y de ocho amperios de intensidad, lo que causaría un destrozo general de los órganos internos y a su vez evitaría que el condenado se quemase.

Old Sparky, que significa "La vieja Chispazos"

La silla del interrgatirio
 
El torturado era sentado en ella desnudo y amarrado por correas que lo apretaban lentamente, de modo que los pinchos le penetraran en la carne, aparte de los cientos de pinchos en el asiento y espalda.
No solo eran las cientos de pequeñas espinas las que hacían incómodo sentarse, sino que un fuego era hecho a menudo bajo la silla de hierro para hacerla alcanzar un horrible punto de hervor.
El potro con escalera
 Esta tortura consiste en abrasar los costados y las axilas mediante una antorcha compuesta por siete bujias. Si la victima paralizada, con hombros destrozados y con grandes infecciones causados por las quemaduras no confesaba, al final era declarado inocente.
Desgarrador de senos
Se cortaban los senos de incontables mujeres condenadas por herejía, blasfemia, adulterio y muchos otros "actos libidinosos", aborto provocado, magia blanca erótica y otros delitos. En varios lugar diferentes épocas -en algunas regiones de Francia Alemania hasta el siglo XVIII -un "mordisco" con dientes al rojo vivo se aplicaba a un seno de las madres solteras, a menudo mientras sus criaturas se contorsionaba en el suelo salpicadas por la sangre materna.
Las jaulas colgantes
Las jaulas colgantes eran armazones metálicos que quedaban suspendidos en el aire por un cable. Formaban parte del mobiliario urbano de los ayuntamientos, palacios y cortes de justicia de las ciudades europeas, hasta que poco a poco a finales del siglo XVIII decayó su uso. Era el lugar de honor de aquellos que hubieran cometido alguna acción, que tuviera que servir de escarmiento y ejemplo para el resto del pueblo; o a veces, cuando el pueblo requería justicia sobre algún hecho que hubiera conmovido a toda la comunidad, la manera de manifestar que la autoridad se encargaba de impartirla. El caso es que la víctima, semidesnuda, que quedaba condenada a morir de inanición, tenía que soportar las inclemencias del tiempo. En ocasiones, tenía también que compartir su jaula con gatos salvajes y otros animales que eran azuzados por los torturadores; otras veces, eran las gentes del pueblo los que, entre otras cosas, lo apedreaban.
 
 
Tortura del agua
 
Usada durante la edad media. Consistia en hacer tragar agua al reo, una media de diez litros por sesión a traves de un embudo insertado en la garganta. Al estar el embudo metido hasta la garganta daba sensacion de asfixia, y además cuando comienzan a hechar agua es imposible no tragarsela pues sino te ahogas.
Hay dos posturas en las que poner al reo tumbado o en la postura que se ve en la foto de abajo, en esta última postura aparte del agua se añaden los calambres producidos por la postura.
Hay que añadir que el hecho de tener tanta agua en el estomago produce dolores punzantes y a veces el estomago puede llegar a reventar matando al reo.
 
Tenedor del hereje
 
Tenedor de dos puntas que inmovilizaba a la victima, y le produci un dolor consante.
TENEDOR DEL HEREJE
Mascaras infamantes
Estos artilugios, que existían en gran profusión de formas fantasiosas y, a veces, francamente artísticas, desde 1500 hasta 1800, se imponían a quienes habían manifestado imprudentemente su descontento hacia el orden, contra las convenciones vigentes, contra la prepotencia de¡ poder machista o, de cualquier forma, contra el estado de las cosas en general. A través de los siglos millones de mujeres, consideradas "conflictivas" por su cansancio de la esclavitud doméstica y los continuos embarazos, fueron así humilladas y atormentadas de esta manera; así el poder político exponía el escarnio público a los desobedientes y a los inconformistas; y así el poder eclesiástico castigaba una larga lista de infracciones menores.
El aplasta pulgares 
Si bien se usaron diferentes dispositivos mecánicos para llevarla a cabo, la tortura en sí consistía en el aplastamiento de uñas, falanges y nudillos en forma lenta y progresiva, extendiendo el dolor durante días sin provocar daño mortal a la víctima. El nivel de desgarramiento podía ser controlado hasta el punto de provocar prácticamente la mutilación del miembro. Para los crímenes graves generalmente la tortura se hacía lentamente, comenzando por las uñas, luego pasando a las falanges y terminando en los nudillos, destrozando así ambas manos completamente
La cuna de judas
La víctima era elevada sobre una pirámide y bajada lentamente, la entrepierna primero, en su cima afilada. Dependiendo del humor de los torturadores, el peso aplicado sobre el cuerpo de la víctima podría variar en este punto. La cuna de Judas era un asiento en forma de pirámide usado para la tortura. La víctima era puesta en la cima de ella, con la punta insertada en su ano o vagina, y luego era bajada por cuerdas. Algunas teorías sugieren que el efecto esperado era estirar el orificio por un largo periodo de tiempo, o empalar lentamente. La víctima estaba usualmente desnuda, añadiendo más humillación a la tortura.
 
Comments