MICELIO DE CORDYCEPS

El Cordyceps Sinensis es un recurso tradicional chino. Su uso fue descubierto por pastores hace 1500 años en las montañas del Tibet, es un hongo que invade una larva silvestre y se desarrolla dentro de ella. Los pastores notaron que el ganado que comía esos pastos crecía más fuerte y con mucho vigor. Este hongo crece a 3500 a 6000 metros de altura y su recolección era muy difícil y en cantidades muy pequeñas, siendo valorado como el oro. Se conoce en China como zong chao (gusano hierba).

 

En China lo usaban solo los Emperadores y la élite gobernante buscando la vitalidad y longevidad.

 

La filosofía china enseña que el cordyceps es un elemento que fomenta el equilibrio entre el cuerpo y el alma, por lo cual la medicina ancestral lo recomienda para recuperar la armonía de los órganos del cuerpo humano.

 

En 1951 el Dr. Ge Ning Han logró obtener un antibiótico derivado del Cordyceps, denominado Cordycepin, muy útil en el tratamiento de la T.B.C.

 

Estudios japoneses iniciados en 1986 encontraron el factor FTX-20 al cual se le atribuyen propiedades para evitar el rechazo de órganos transplantados e injertos de piel. A principios del siglo XXI fue utilizado para prevenir el contagio por la epidemia de neumonía atípica.

 

COMPOSICIÓN POR CÁPSULA

 

Micelio de Cordyceps fermentado

0.5 g

Adenosina

0.85 mg

Dosis

1 a 2 cápsulas dos veces al día

 

PRESENTACIÓN

 

Frasco de 100 cápsulas.

 

USO TRADICIONAL RECOMENDADO

 

Inmunoregulador. Aumenta la resistencia contra los agentes patógenos.

Función respiratoria: Tonificante del pulmón y vías respiratorias, asma bronquial, bronquitis crónica, enfisema pulmonar, tos. Desinflama las vías respiratorias sin ser un corticoide.

Sistema cardiovascular: previene la arteriosclerosis, las enfermedades coronarias, mantiene la irrigación cerebral, mejora la circulación periférica por lo que mantiene la piel lozana y previene la caída del cabello.

Recomendado ampliamente para el tratamiento de la artritis reumatoidea, lumbago y osteoporosis.

Tiene una función antifatiga. Permite recuperarse de la fatiga por falta de oxigeno, por lo que aumenta la resistencia al esfuerzo en altura y da más resistencia a los atletas.

Mejora la función de los riñones. Tiene efecto diurético, mejora las nefropatías.

Sistema reproductor: Es un estimulante hormonal, se recomienda para la astenia sexual, impotencia y frigidez. Por aumentar la secreción de hormonas sexuales actúa como antienvejecimiento. El micelio de cordyceps inhibe el crecimiento de la enzima monoaminoxidasa (MAO), a la cual se le atribuye el envejecimiento.

Cáncer: ayuda a soportar la quimioterapia, radioterapia y cirugías. Tiene un efecto sinérgico que refuerza la eficacia de la radioterapia y estabiliza el hemograma. Produce un aumento de macrófagos (destructores de los agentes patógenos y tejidos anormales)

Mejora la función del hígado.

No tiene efectos secundarios ni toxicidad conocida.

 

PRECAUCIONES

 

El cordyceps está indicado para adultos, las personas que consumen drogas inmunodepresoras, anticoagulantes o broncodilatadores deben consultar con un médico la conveniencia de su uso y dosis. Las mujeres gestando y lactando deben consultar al médico antes de usar el producto.
 
 
 
Para más información escríbeme a saludconprosperidad@gmail.com
Ċ
Gonzalo Atehortúa Marmolejo,
27 de abr. de 2009 5:57
ĉ
Gonzalo Atehortúa Marmolejo,
23 de abr. de 2009 12:24
Comments