Heroínas trágicas

Αντιγόνη


“No nací para compartir el odio, sino el amor”

Antígona adquiere el carácter de heroína trágica por cuanto representa el conflicto entre dos nociones del deber: la ley  que los dioses establecen y por la que opta Antígona, y la civil,  la ley del estado, que Creonte intenta imponer. Además se establece una oposición entre el modo en que las dos hermanas, Antígona e Ismene, se enfrentan a esta misma elección. 


La historia, en pocas palabras, es esta: El difunto rey de Tebas, Edipo, Tuvo dos hijos varones: Polinices y Eteocles. Ambos acordaron turnarse en el trono tebano, al no poderse decidir a favor de uno u otro la sucesión.
Despues de un año, Eteocles no quiso ceder el trono a su hermano, por lo que este llevó un ejército foráneo contra Tebas. Ambos hermanos se dieron muerte mutuamente.
Creonte, como regente, prohibió realizar los ritos fúnebres al cuerpo de Polinices como castigo por luchar contra su patria.
Antígona
decide cumplir su obligación moral de dar sepultura a su hermano a pesar condena a muerte a que se arriesgaba haciéndolo, y lo hace sola, ya que su hermana, por temor, le niega su ayuda.

“No fue por cierto Zeus quien impuso esas leyes; tampoco la Justicia, que vive con los dioses del hades, esas leyes a los hombres dictó”.

Creonte no cede: Antígona es enterrada viva en una cueva, sobre la montaña. Hemón, hijo de Creonte, que amaba a Antígona, es encontrado muerto sobre el cadáver de ella. (Antígona, Sófocles).

Antígona ante todo es valiente por cuanto obra sin vacilar, motivada por las exigencias de un principio fundamental: que se debe enterrar a un hermano, porque así lo exige la ley de los dioses. Esta resolución es lo que hace de ella una heroína.

Ya con anterioridad había manifestado Antígona esta fortaleza de carácter al cumplir su deber familiar al acompañar a su padre al exilio y cuidar de él hasta su muerte, (Edipo en Colono, Sófocles).

Ηλέκτρα

Ηλέκτρα, σύμβολο ανά τους αιώνες της αγάπης προς τον πατέρα και της αντιζηλίας προς τη μητέρα, είναι πρωταγωνίστρια μυθολογικών αρχαίων ελληνικών παραδόσεων, θεατρικών και άλλων λογοτεχνικών έργων.

Electra es un personaje de la mitologia griega que ha transcendido en nuestra cultura no sólo gracias a las obras de Homero, Esquilo, Sófocles y Eurípides. Su trágica historia fue retomada por la psicología en el siglo XX y presentada como la contrapartida femenina de Edipo, pues sus acciones parecen asemejarse.

Homero describe a Electra como la hija de Agamenón, rey de Micenas, y Clitemnestra, hermana de Helena. Antes de partir hacia la Guerra de Troya, Agamenón ofreció en sacrificio a su hija Ifigenia para lograr vientos favorables que lo llevaran a su destino. Algunas fuentes dicen que en el momento en que iba a ser sacrificada, la propia Artemisa la reemplazó por una cierva y se llevó a la niña a Táuride. De todas formas, su esposa Clitemnestra jamás se lo perdonó.

De regreso a Micenas, el poderoso rey  fue recibido por Egisto, amante de Clitemnestra. Preparó esta un banquete de bienvenida y con la ayuda de su amante dio muerte al rey y asu esclava y concubina, Casandra.

Electra alimentó  un terrible odio hacia su madre. Pero hasta que su hermano Orestes regresó no pudo llevar a cabo su venganza.

Los jóvenes hermanos  asesinaron a Egisto y a la pérfida madre, pero esto volvió loco a Orestes, que fue perseguido por las Erinias por haber trasgredido las leyes de piedad familiar. Buscó asilo en el templo de Apolo en Delfos. Por mediación de Atenea ambos fueron absueltos.

Más tarde Electra se casó con Pílades, que había acogido a Orestes cuando se ausentó de su ciudad.

El amor incondicional por su padre y el odio hacia su madre hicieron de Electra una figura retomada y reinventada. El psicólogo Carl Gustav Jung, discípulo de Freud, utilizó el mito para simbolizar la fijación afectiva de la niña en la figura del padre y la competencia con la madre.