COMPATIBILIDAD‎ > ‎

Mujer VIRGO Hombre VIRGO

publicado a la‎(s)‎ 11 sept. 2011 5:27 por sol peralta ramos   [ actualizado el 14 sept. 2011 19:34 ]

La relación VIRGO/VIRGO


os Virgo constituyen más de la duodécima parte del público lector. (Nacen más signos solares mutables que de los otros.) 
Dos Virgo que se relacionan como amigos, socios, parientes o amantes, se sienten obligados, frecuentemente, a evaluar todas sus respectivas emociones, acciones y respuestas, y a enunciar todas las opiniones y reacciones, utilizando el diccionario no abreviado de sus propias pautas preconcebidas de perfección, o de las de la sociedad
.

Y esto implica un tremendo derroche de tiempo, que se podría emplear mejor en otras cosas...  Alguien debe señalarle amablemente a los Virgo (y también a bastantes Libra) que la lógica no es el dios que parece ser. Si al menos los Virgo se dieran cuenta de ello. Por supuesto, hay algunos Virgo que se han convertido en almas libres, y que han ingresado en diversas disciplinas con los ojos muy abiertos. Han aprendido a cerrar el cajón de sus preocupaciones insignificantes, a hacer caso omiso en sus contratiempos pasajeros, y a fijar la vista en el amanecer de la Nueva Era.

Al combinar su espléndido discernimiento en los espacios más vastos de dos mentes abiertas, estos Virgo pueden sintonizar juntos el llamado cada vez más insistente, atronador, de su verdadero planeta regente, Vulcano, que no tardará en ser localizado e identificado, y que gira cerca del Sol y Mercurio. En verdad, el descubrimiento de Vulcano está tan próximo «en el Tiempo», que ya se ha producido una descarga parcial de sus poderosas influencias magnéticas a través del cosmos. Estas vibraciones que son invisibles pero muy potentes,  afectan más y más a todos los terráqueos, pero sobre todo estimulan reacciones extrañas y a veces inquietantes en los Virgo.

 Y así, como veis, es gracias a la misteriosa influencia de su auténtico planeta regente que dos Virgo unidos en cualquier tipo de asociación o relación experimentan dentro de sí mismos este proceso de vulcanización temporalmente inquietante, pero ulteriormente rejuvenecedor. Gradualmente, comprobarán que éste les revela que poseen una fuerza (de carácter) antes insospechada, junto con una mayor elasticidad (de puntos de vista). que se reflejarán ostensiblemente en una conducta menos envarada y en una reducción de las ansias autocríticas.

Cuando dos Virgo se juntan, tanto si uno de ellos, o los dos están muy influidos, o poco influidos, por las nuevas vibraciones de Vulcano. se preocupan mucho. Sin embargo, la mayoría de sus preocupaciones son «mucho ruido y pocas nueces». Si reflexionan, se darán cuenta de que pierden demasiado tiempo en preocupaciones improductivas y contraproducentes. El despertador no sonó, en razón de lo cual uno de ellos llegó tarde a una cita o (¡Dios no lo permita!) al trabajo. ¿Quién fue el culpable del inexcusable atraso y de la imperdonable impuntualidad?  Alguien tiene que ser el culpable, ¿no es cierto? No, no lo es. Puede suceder, con igual facilidad, que nadie sea el culpable. Una costosa lámpara de porcelana se rompe, una carta importante no ha sido despachada, la cuenta bancaria está en rojo, aparece un raspón en el guardafangos del auto, se pierde la llave de la puerta de entrada, las flores no fueron plantadas a tiempo en sus tiestos, no se ha pagado la factura del dentista, la cola del gato quedó atrapada en la trituradora de desperdicios, el helecho se está marchitando... ¿quién olvidó regarlo? ¿Quién rompió la lámpara, perdió la llave, firmó cheques sin fondos, estropeó el auto, quemó la tostada, y... oh, A QUIÉN LE IMPORTA? A Virgo le importa, creedme.

Renuente a cargar toda la culpa (por lo menos interiormente) sobre el otro, a menudo cada Virgo se acusa a sí mismo, se deja someter al implacable veredicto de: CULPABLE. Después viene la severa sentencia autoimpuesta: el bloqueo emocional, que consiste en un resentimiento reprimido, en una tensa ansiedad, más el cilicio de la expiación excesiva y la automortificación... con una mitigación de la pena por buena conducta, o mejor dicho, por una conducta perfecta en el futuro, cosa que los Virgo no atinan a comprender que es siempre inalcanzable para los seres humanos. Es encomiable seguir esmerándose por alcanzar esta meta, pero exigírsela continuamente a uno mismo y a los demás es inútil... y además produce extenuación emocional y un desgaste de energía. El problema más difícil que deben enfrentar dos Virgo, siempre magnificado en su configuración de signos solares 1-1, se puede sintetizar en una palabra: evacuación,  se puede manifestar en forma del bloqueo emocional que mencionamos antes. 

En este último caso, el sencillo remedio consiste en comprender sinceramente la necesidad de evacuar: de purgar la mente y el corazón de ridículos sentimientos de ineptitud, culpa y frustración por la incapacidad temporal para modificar una situación que no llega a estar a la altura del desiderátum, tan rápida y metódicamente como lo exige el impaciente Mercurio. (¡Pero hay esperanzas! Mercurio no influirá por mucho tiempo sobre los Vírgo, porque Vulcano no tardará en reclamar la abdica.. ción de aquel, para enviarlo a jugar juegos mentales con los Géminis, como corresponde.)

Como les sucede a todas las parejas de la vibración de signos solares 1-1, Virgo y Virgo tienen mucho —a veces demasiado— en común, pero dada la empatía que existe entre sus respectivos puntos de vista y traumas, no hay ninguna razón para que no intenten disfrutar juntos, en lugar de destruirse el uno al otro. Los ayudará el hecho de que sus signos lunares y/o ascendentes sean compatibles.

También los ayudará el hecho de que ambos se relajen y acepten con más naturalidad, con un grano de sal y una pizca de humor, los desencantos que les producen los pequeños contratiempos y complicaciones de la vida... evitando juzgarse o juzgar a los demás tan compulsivamente, y dejando los análisis más complejos por cuenta de robots y computadoras que están programados con precisión, y que no son tan susceptibles a los dolores de estómago de la tensión. Los Virgo viven tan obsesionados por la perfección, y presuntamente los santos se aproximaron a dicho estado ideal tanto como es humanamente posible dentro de una envoltura carnal.




Mujer VIRGO Hombre VIRGO



oco importa que él esté calculando los gastos, el monto de: sus impuestos, o precisiones menos prosaicas y más exóticas. Lo importante es que el hombre Virgo puede pasar por alto, durante largos períodos, el mensaje implícito en las miradas suplicantes de su compañera Virgo, la cual le recuerda tiernamiente la verdadera intención de la experiencia hombre-mujer que ambos acordaron analizar detenidamente en busca del potencial de perfección que encierra en el plano emocional. Una vez conocí a un astrólogo Virgo que pasaba noche tras noche con su amiga Virgo, frunciendo el ceño mientras calculaba las mínimas fracciones de movimientos lunares. Pero sólo a un Virgo se le puede ocurrir dedicar toda una vida (o una relación amorosa) a Tantos logaritmos... tanta trigonometría! ¿Para qué?

De todas maneras, durante esas sesiones él conseguía fascinarla con su inteligencia.  Cuando él y yo discutíamos la cuestión poco después de que ambos rompieran sus relaciones y ella se casara con un Leo, aproximadamente una semana más tarde. Veréis, él omitió calcular el momento exacto del primer estallido de cólera de la chica hasta-esa-nochepaciente que tenía a su lado. Absorto en su analisis del Universo...., no captó la tormenta de verano que se estaba formando dentro del pecho de su chica Virgo. No obstante todos los rumores que circulan acerca de los aires virginales de la mujer Virgo, ésta experimenta la necesidad perfectamente humana de tocar y ser tocada por el hombre que ama, sobre todo cuando éste se halla demasiado cerca para su paz espiritual.

Aquella noche él estaba sentado en la cama de ella,  mientras la chica temblaba interiormente con el anhelo de una auténtica comunión... o por lo menos de una expresión de amor más tangible que un guiño desde el otro lado. Toda mujer Virgo (técnica o simbólica) enamorada de un hombre que nació bajo su mismo signo solar, no tardará en descubrir que el hecho de implorarle al Virgo con sus ojos siempre inusitadamente bellos y despejados rara vez implicará una señal telegráfica morse de tipo romántico suficientemente inteligible. Ella deberá ensayar un método más agresivo, como por ejemplo, tamborilear el mensaje sobre el brazo de él con sus dedos . y pasar gradualmente a unos besitos en la mejilla, ligeros como copos de nieve. Entonces su unión natural y dichosa se celebrará al cabo de un período razonable, si la atracción es mutua, como muy probablemente lo es, pues si no lo fuera él no estaría derrochando el tiempo con ella y arriesgándose a perder su valiosa existencia solitaria.

Al fin y al cabo, ni siquiera un hombre Virgo puede mantenerse eternamente inmune a la poderosa química del amor. Más tarde o más temprano se rendirá a la pasión, seguirá los mandatos de su corazón, y dejará que sus emociones se impongan sobre su mente cronométrica.  Más temprano de lo que podría prever una chica Virgo desalentada y pesimista... pero más tarde que la mayoría de los hombres de otros signos solares. Todo es relativo. Naturalmente, la situación siempre podrá invertirse, y ella tendrá su nariz metida en un analisis, en un trabajo, en un libro.... y hará caso omiso de las miradas implorantes de él. Entonces él deberá darle unos toquecitos en su brazo, y así sucesivamente, agregando cualesquiera ideas agresivas puramente masculinas que afloren en su espabilado cerebro de Virgo, el cual, de cuando en cuando, accede de mala gana a cooperar con el corazón de Virgo en una empresa común como la del amor.

Él es innegablemente inteligente. Ella, también. Admirarán sus respectivas mentes, nunca se les agotará la comunicación verbal (a menos que uno de ellos tenga un ascendente o signo lunar de elemento Tierra), y se turnarán para lustrar su nido de amor, intercambiando lecturas, resolviendo crucigramas, confeccionando anagramas... las posibilidades son colosales e infinitas. En cuanto a su armonía sexual ésta se profundizará, como les ocurre a las parejas de todos los signos solares, si sus signos lunares y ascendentes son mutuamente compatibles. Pero esencialmente, estos dos saben casi siempre muy bien cómo satisfacerse el uno al otro, y excepto cuando uno de ellos tiene un aspecto muy negativo de Venus o Marte en su carta natal, nunca se ofenderán recíprocamente con groserías u obscenidades.  Al Virgo típico le horroriza envilecer el sexo. Probablemente sus intimidades estarán más teñidas de ternura que de erotismo sensual o pasión fogosa.

Sin embargo, siempre acecha el peligro
de que los viejos tabúes de Virgo se materialicen para atormentarlos, y que produzcan una rigidez de conceptos y una frigidez de modales o comportamiento que podrán generar discrepancias respecto de detalles de su manera de hacer el amor. Podrían quejarse de que su unión sexual es demasiado breve, o demasiado prolongada, desde el abrazo inicial hasta la consumación final. Alguien debería advertirles que ni las emociones ni la pasión se pueden regular con un cronómetro. ni se pueden acomodar por la fuerza a las dimensiones exactas de un programa medido.

Los Virgo de la era de Acuario que se desentiendan  de la impaciencia y el desapego frío y crítico —que su regente adoptivo, Mercurio, implantó durante tantos siglos en su personalidad— y que opten por sentir, en
cambio a de su auténtico planeta regente comprenderán gradualmente que el sexo no debe ser analizado ni criticado entre dos personas que se aman. Debe ser dado y recibido sin bochorno. y compartido con alegría y gratitud como la bienaventuranza que en verdad es —la forma más natural en que pueden unirse dos almas inquietas—para así profundizar y renovar sus sueños recíprocos mediante la fusión en una sola carne. Sin embargo, confesemos que, incluso utilizando los binoculares del amor sincero, es difícil ver esta pura verdad sexual a través del smog de inmundicia que últimamente envuelve a todos los enamorados, incluidos los Virgo... sean o no Vírgenes.

En verdad. una cantidad creciente de individuos Virgo. cuyas almas han sido desgarradas por una falsa interpretación y se han sentido
confundidos  y han caído en la reacción frenética de la promiscuidad. Esta expresión sórdida de la sexualidad es interiormente incómoda y exteriormente inapropiada para los Virgo, pues implica una inversión total de la sencillez y pureza de corazón que constituyen la característica innata de su signo solar. Por cierto, la crisis emocional de Virgo es facilitada e instigada por quienes parecen resueltos a matar el sexo, rebajándolo a la categoría de la concupiscencia insensible. y este asesinato premeditado del sexo es un crimen contra el amor.

La astrología es una parte integral de la Naturaleza, y a ésta no le gusta que cometáis imprudencias con la esencia de Virgo sobre el planeta Tierra. Las vibraciones de Virgo están programadas con el fin de  suministrar el peso y la medida indispensables para mantener el equilibrio de la Balanza sexual del signo siguiente. Libra, pues de lo contrario la tremenda energía del sexo podría dispararse y combinarse con otras energías explosivas que ya están fuera de control en esta esfera menguante, terminal y giratoria que necesitamos durante un poco más de tiempo para la supervivencia de la raza humana en su forma actual. Pero el Universo es sabio. La programación y ejecución de las influencias planetarias a través de las pautas de control kármico es tan justa. que el sexo crea su propia vía tortuosa para encauzar hacia la desgracia y el infierno a quienes abusan de él... y esto es tan cierto como que el sexo, cuando está enaltecido por el amor, se convierte en uno de los caminos tachonados de estrellas que conducen más rápidamente al cielo.


Porque la fusión sexual en la unidad que experimentan los verdaderos enamorados hace despuntar la aurora en la comprensión de la unidad de todos los Universos, y finalmente... el jubiloso derecho innato del hombre y la mujer a reunirse con sus CoCreadores. ¡Cuántas disquisiciones sobre el sexo en un capítulo dedicado a dos Virgo! Probablemente esperabais encontrarlas en el capítulo dedicado a dos Escorpión. El estudio de la astrología está lleno de sorpresas. Esto depende de la faceta del sexo que abordéis. Su pureza pertenece a Virgo, su misterio a Escorpión, su romance a Leo, su sensibilidad a Tauro, su naturaleza esquiva a Géminis... y así sucesivamente. Ningún signo solar tiene el patrimonio exclusivo del sexo.

Cualquier Libra podría informaros que eso no sería justo. El éxito de la relación entre una mujer Virgo y un hombre Virgo depende
mucho de la capacidad de ambos para reconocer sus propios defectos en el espejo del otro, y para corregirlos luego.,. y de su idéntica capacidad para ver sus propias virtudes reflejadas en los modales atractivos del otro, y para reconocerlas luego, franca y orgullosamente.


Estos dos amantes están agraciados con una cortesía, una inteligencia y un humor chispeante innatos. Una delicadeza y pureza espiritual inefable brilla tenuemente a través de sus ojos despejados, serenos,
maravillosamente plácidos. Ambos están alegremente dispuestos a escuchar mientras el otro habla y a trabajar mientras el otro juega, sin resentimiento. Las parejas Virgo que se aman multiplicarían inmensamente sus probabilidades de vivir en un clima de armonía, compatibilidad, entendimiento mutuo y ternura si comprendieran la compulsión que se ocultaba tras las famosas «charlas domésticas» de la Virgo Martha Mitchell con la prensa, Es innegable que a menudo eran irritantes, erradas e injuriosas.

Los hombres Virgo lanzan a menudo esta misma acusación contra toda mujeres Virgo a las que aman... y viceversa, Las afirmaciones de Martha eran un modelo de la típica costumbre Virgo de señalar los defectos patentes (para ellos) de cualquier persona o 'situación que haya estimulado su espíritu crítico en un momento dado. Es importante que dos Virgo que se aman mediten sobre un aserto muy pertinente que formuló Martha en una ocasión, después de haber anunciado jubilosamente su propósito de dictar algunas conferencias en los campus universitarios, porque alimentaba el sincero deseo de comunicarse con la juventud norteamericana, circunstancia en la cual sus amigos horrorizados le dijeron que no tuviera la temeridad de enfrentar a los enfurecidos estudiantes, que seguramente (opinaron) la acribillarían con huevos podridos, si no le pegaban un tiro en el escenario, Nunca sabremos qué habría sucedido realmente si Martha hubiera conseguido que la invitaran a pronunciar esas conferencias. Pero hay algo que sí sabemos. Sabemos cómo reaccionó Martha ante la advertencia.

Con la sinceridad y la total inocencia reflejadas en sus ojos claros y refulgentes de Virgo, con su frente de Virgo atravesada por fugaces arrugas de preocupación. Y tengo la marcada convicción de que la reacción Virgo frente al ataque ajeno, muy reveladora, merece tener una mayor difusión en este capítulo de mi libro. Ilustra perfectamente el adagio astrológico de que los Virgo sienten la compulsión de criticar y analizar, y de hablar luego en voz alta. Y de que dan rienda suelta a estos arranques sin una verdadera intención malévola, y con la predisposición propia de Virgo a conceder a los demás la misma libertad de análisis y de crítica.

Pero si el discernimiento de los Virgo es tan refinado, estos hombres v mujeres también pueden captar rápidamente los defectos de su propio análisis original. Entonces lo modifican con consideración y cortesía, para acomodarlo a su nuevo y más escrupuloso análisis microscópico. La Virgo Martha merece que quienes comparten su signo solar la recuerden con respeto y gratitud.

Quienes, entre paréntesis, encauzaron un sabio mensaje para los Virgo (y para todos nosotros) por intermedio del bondadoso hijo de Galilea: Amaos los unos a los otros, como yo os he amado a vosotros. Esto abarca evidentemente los caprichos, los defectos, los errores, las equivocaciones, los traspiés, los pecados, las excentricidades y todo lo demás. ¡Está bien, Vírgenes, adelante, criticad a Dios y a su compañera, y veréis hasta dónde llegaréis! Ahora, por favor, callad. Dejaos de querellas y de regañaros el uno al otro y de regañarnos también a los demás, ¿de acuerdo?

P. D. Aunque no accedáis a esta petición, os seguiremos amando. A veces, las críticas de Virgo son valerosas y necesarias. Firman afectuosamente. Los santos y pecadores de los otros once signos solares

Comments