COMPATIBILIDAD‎ > ‎

Mujer VIRGO Hombre ESCORPIO

publicado a la‎(s)‎ 12/9/2011 19:44 por sol peralta ramos   [ actualizado el 12/9/2011 21:14 ]

La relación VIRGO/ESCORPIÓN


os Virgo creen que poseen el método perfecto para hacer desaparecer los retorcimientos y tortuosidades de todas las cosas, para borrar las anfractuosidades de la personalidad de sus conocidos. Entonces Virgo se encuentra con Escorpión, y la fórmula se atasca en la computadora. A su equipo le saltan los fusibles. Algo falla. ¿Qué puede ser? Lo que sucede es que los Escorpión eluden todo tipo de análisis. Además, les disgusta que los espulguen, que los regañen o que los riñan por sus tendencias malignas (como la de ser rencorosos y la de mirar a la gente con expresión torva y alarmante).

A la gente regida por Plutón no le agrada que la critiquen, por muy afable y cortés que sea la crítica. Si fuman, no toleran que les digan que dejen de hacerlo, o que les recuerden que deben vaciar sus ceniceros sucios. A la inversa, si no fuman, no necesitan que les digan que son buenos chicos y chicas porque se abstienen de practicar ese hábito repulsivo e insalubre, por la excelente razón de que las Águilas de Escorpión nacen con inconmensurables reservas de confianza en sí mismas, más una naturaleza sumamente recelosa. Por tanto, ya saben que son «buenas», y además, desconfían de las palmaditas en la cabeza que no han solicitado y de las alegres palabras de aprobación de los Virgo... o de quien sea.

Los Escorpión a les que les confieren el premio Pulitzer o Nobel no se estremecen de gratitud. Es más probable que mascullen entre dientes que ya era hora de que alguien reconociera su superioridad (a veces no entre dientes sino en voz muy audible). Pretenden ganar los juegos de Intelect y Monopoly, las carreras de cincuenta metros, las competiciones de saltacabrilla, las campañas políticas, los premios de la Academia y las cintas de los Clubes 4-H.

Es imposible sorprenderlos. O mejor dicho, sí es posible sorprenderlos, pero no lo es detectarlo en el tono de voz, las palabras o el cambio de expresión del Escorpión. Hay dos razones para ello; a) Son suficientemente precognitiyos como para adivinar cualquier cosa anticipándose a vosotros; b) Cuando los sorprendéis desprevenidos, sus facciones sí están prevenidas, aunque ellos no lo estén. Los Escorpión le quitan la diversión a todo. Son huéspedes de honor muy poco satisfactorios en las fiestas-sorpresa de cumpleaños. De alguna manera faltará la chispa de espontaneidad.

Las cosas sólo resultan excitantes si recordáis que burbujean por dentro como el champán, aunque las burbujas estén herméticamente embotelladas. En cuanto a los Virgo, las sorpresas los ponen más que un poco nerviosos, puesto que representan algo que no ha sido incluido en sus agendas, y tos dejan aturdidos durante unas cuantas horas. A diferencia de Escorpión Virgo no es receloso. Los Virgo no disponen de tiempo para derrocharlo alimentando miedos interiores, y es así como nace el recelo. Tampoco disfrutan de la confianza en sí mismos, propia de Escorpión.

La confianza en sí mismo implica que uno es perfecto, o casi perfecto, y los Virgo conocen demasiado bien las imperfecciones de la naturaleza humana en general, y de la suya propia en particular. No existe un solo Virgo que no esté convencido de que tiene más para criticar y mejorar en sí mismo (o en sí misma) que en cualquier otra persona. Una vez que Escorpión descubre este rasgo estimable de Virgo (y generalmente los Escorpión no tardan mucho en evaluar psicológicamente una situación o un individuo), la compulsión del o la Virgen en virtud de la cual recuerda, sugiere y observa en detalle, le resulta menos fastidiosa, y el Águila le sonríe afectuosamente a este ser humano bienintencionado, que semeja un duende.

Si Virgo modera las críticas descarnadas, las reprensiones, las amonestaciones y las discusiones bizantinas, los dos se llevarán estupendamente y entablarán una relación inesperadamente íntima. Inesperadamente, porque la «intimidad» con otra persona no es algo que Virgo o Escorpión tome a la ligera... o logre fácilmente.  Es posible que otros teman sondear y hurgar la naturaleza secreta de Escorpión y su manto de misterio, pero Virgo tiene una mente curiosa, exploradora, y aunque no estirará la mano para arrancar bruscamente la máscara de Escorpión, intentará desnudar delicadamente lo que está oculto a la vista.

Quién sabe por qué, Escorpión no inspira a los Virgo el espanto o el temor reverencial que inspira a menudo a otros signos solares, porque Virgo respeta francamente las aptitudes críticas y analíticas del mismo Escorpión. En su relación con un Águila, el o la Virgen hará frecuentemente un esfuerzo consciente encaminado a evitar, por dos razones, los temas polémicos, antes de que éstos se conviertan en desacuerdos concretos.

En primer lugar, Virgo confía en que Escorpión será tan cuidadoso y cauteloso como podría serlo él (o ella) —y también más lúcido, y más sensible— y por tanto los Vírgenes piensan que existen muchas posibilidades de que las opiniones de Escorpión sean las correctas. En segundo lugar, Virgo ya ha calculado el porcentaje de posibilidades de ganar una contienda de ingenio con el Águila y ha decidido que, en el mejor de los casos, dicho porcentaje no es muy alto. Además, el hombre o la mujer Virgo saben muy bien que los resultados serán casi seguramente desagradables si hostiga demasiado o desafía innecesariamente a Escorpión... y los enfrentamientos desagradables son contraproducentes para sus objetivos comunes. («Contraproducente» es una de las palabras favoritas de Virgo.)

Los Virgo son desmedidamente prácticos en este contexto. Es esta cualidad de aplomo la que hace que Escorpión sonría en presencia de los o las Vírgenes. Son personas simpáticas, sensatas... criaturas sonrientes, de ojos brillantes, corteses, que no representan en modo alguno una amenaza. Los Virgo parecen serenar, por alguna razón indefinible, el espíritu de Plutón, y en tanto que los Virgo pueden sobresaltar a otros individuos. o hacerlos sentir ligeramente culpables por no ser perfectos en su presencia, el efecto que surten sobre Escorpión es el opuesto.

En verdad, los Escorpión se sienten a menudo curiosamente distendidos y relajados en presencia de Virgo. No es una hazaña de menor cuantía lograr que un Escorpión se sienta «distendido». Ésta es una configuración de signos solares 3-11, que combina los elementos de Tierra y Agua. Lo cual, traducido de lo simbólico a lo real, significa que Escorpión sentirá de alguna manera que ha «encontrado raíces» en una asociación con Virgo... y este último tendrá la marcada impresión de haberse enriquecido desde muchos puntos de vista merced al contacto con Plutón.

En una forma inesperada y nada convencional, Virgo ayudará, silenciosa y discretamente, a materializar las esperanzas, deseos y ensueños de Escorpión y también su éxito social, prestigio y posición en su carrera o en la comunidad. Escorpión abrirá la mente de Virgo a muchas nuevas perspectivas intelectuales y teorías progresistas, y le aportará al Virgo o la Virgo una fácil comunicación de ideas. Es posible que ambos sean presentados por parientes del uno o del otro, o que éstos ocupen un lugar destacado, de alguna manera y en algún momento, en su asociación.

Escorpión puede controlar más que cualquier otra persona (excepto, quizá, Tauro. Cáncer y Capricornio), la tendencia de Virgo a preocuparse y enfurruñarse, en razón de lo cual los Virgo parecen más sosegados, más tranquilos, menos inquietos y nerviosos en compañía de los Escorpión. Estos dos ejercen una influencia francamente beneficiosa el uno sobre el otro, por contraste con el efecto tétrico (Escorpión) e inquietante (Virgo) que pueden ejercer sobre los demás. Si sus signos lunares o ascendentes tuvieran por casualidad un aspecto negativo en sus respectivas cartas, la influencia beneficiosa será, por supuesto, menor, y serán mayores la irritación y la tensión.

Sin embargo, en circunstancias normales la una y la otra durarán poco. Escorpión no es proclive a sufrir en silencio, o durante mucho tiempo, antes de proponer enérgicamente un cambio de actitud, y de exigir luego la disolución de la asociación si el cambio no se produce inmediatamente. Los Virgo tampoco se dejan estar, después de haber recibido una desilusión. Como el gato de Cheshire y los viejos soldados, estos dos personajes pueden esfumarse sencillamente, para no volver jamás. Ya sea que confluyan como parientes, hermanos, padres e hijos, amigos o amantes, tienen ciertos rasgos en común que abrirán puertas de comprensión entre ellos.

Por ejemplo, Virgo y Escorpión conocen sus virtudes individuales tan bien como sus defectos. Ninguno de los dos se tasará por encima o por debajo del precio justo. Cada uno conoce sus propios talentos y capacidades, sin que este conocimiento los haga egoístas.  También tienen conciencia de sus defectos, de los límites de lo que pueden esperar de su personalidad interior, y no traspondrán estos límites. Nunca encontraremos al Virgo típico estirando su suerte más allá de lo que aconseja la prudencia, y lo mismo vale para el Escorpión. ¡Cuando un Águila corre un gran riesgo, podéis estar seguros de que se trata de un Águila confiada! (Pero habrá computado cuidadosamente los porcentajes de probabilidades.)

Los Escorpión pueden equivocarse alguna vez, pero es más frecuente que acierten y no que cometan errores de cálculo. Ésta es una cualidad que Virgo admira y respeta. Por ser un signo mutable, Virgo no envidiará a Escorpión ni competirá seriamente con él o ella. Escorpión intuye esto inmediatamente, y he aquí una de las razones por las cuales el Águila puede distenderse con estas personas y bajar las defensas que este hombre o mujer (o niño) utiliza contra otros signos solares. No es necesario que el Águila tome excesivas medidas de autoprotección con él o la Virgen (excepto armarse de un par de tapones para las orejas. para cuando empiecen las reconvenciones).

Virgo
nunca estará de acuerdo con otro signo solar cuando éste describa a Escorpión como un ser cruel, frío y peligroso. No es así, en absoluto, como Virgo ve al Águila. A los ojos de Virgo, el individuo regido por Plutón es cálido, generoso y protector, además de comprensivo y compasivo. Normalmente Escorpión tampoco permitirá que alguien denigre a Virgo diciendo que los o las Vírgenes son fastidiosos, quisquillosos y nerviosos. ¿Cómo podrían serlo, si Escorpión siempre se muestra más sereno que de costumbre (y ésta ya es mucha serenidad!), y más pacífico, cuando tiene cerca a un amigo, pariente o consorte Virgo?

Debéis de estar hablando de algún otro, y no de Virgo. Una vez que se ha forjado un vínculo entre estos dos, generalmente el o la Virgen recibirá toda la fuerza de los poderes protectores de Plutón, y disfrutará también de la vehemente lealtad de Escorpión, conferida a todos los que se la han ganado. A quien pretenda hacerle daño a un Virgo que ya ha conquistado la devoción de un Escorpión, le advertimos que desista mientras aún esté a tiempo.

Todos los Vírgenes, machos y hembras, tienen un aire de mansedumbre e indefensión, y cuando el Escorpión ve que alguien se dispone a agredir o maltratar de hecho o de palabra a esta alma cortés e inerme, el Águila interviene para volver toda la energía del poder de Plutón contra el atacante, que pocas veces omitirá replegarse... a menos que quien ha lesionado a Virgo sea otro Escorpión con la Luna en Géminis o Sagitario. (En este caso, Virgo deberá abandonar la ciudad por unos pocos días, pues esto será mejor que quedar atrapado en medio de un intercambio de fuerzas de Plutón entre dos Escorpión, ninguno de los cuales retrocederá hasta que alguien sea declarado vencedor.)

A veces los terráqueos menos evolucionados que nacieron bajo el signo de la Virgen son capaces de proferir sarcasmos corrosivos y locuciones agrias. En verdad, el único y exclusivo defecto de los Virgo es su ocasional crítica cáustica (¡pero cauterizante!). Pero nunca los convenceréis a ellos de esto. Los Virgo creen tener todas las faltas y todos los defectos conocidos por el hombre... o la mujer. Nombrad uno, y se confesarán culpables de haber incurrido en él. Sin embargo, ni siquiera un Virgo muy modesto llegará nunca al extremo de aceptar que lo acusen de ser egoísta. Ninguna imputación podría ser más injusta.

Estos hombres y mujeres tienen la compulsión de servir, de una manera u otra, a todos los terráqueos que se les cruzan en el camino. El desinterés está grabado en el corazón y el alma de los Virgo... estos seres a veces mohínos, pero más a menudos corteses y siempre dispuestos a ser serviciales, cuyos modales agraciados y afables son un bálsamo para nuestras tribulaciones. Si yo estuviera en vuestro lugar, jamás me atrevería a llamarlos «egoístas» donde pueda oírme un Escorpión que ha experimentado la dulce devoción de un Virgo a lo largo de los años. Sería una tremenda imprudencia
.




Mujer VIRGO Hombre ESCOPIÓN



na de las virtudes más
deslumbrantes de la chica Virgo consiste en su tierna y desinteresada devoción por el hombre que ama. Una de las cualidades más loables del hombre Escorpión es su leal y vehemente devoción por la mujer que ama. Así que aquí los tenemos, a esta mujer de ojos rutilantes, voz clara y tintinearte. y modales afables... y a este hombre, de ojos profundos y sabios, voz suave y dulce, y modales magnéticos... ambos movidos por una devoción recíproca... tierna-desinteresada-leal-vehemente. ¿No es un cuadro hermoso?

Una de las grandes lecciones espirituales de la Verdad consiste en tolerar los defectos e imperfecciones menores, en tratarlos recíprocamente con ternura... pero a Virgo le disgustará francamente aprender esta lección. Escorpión nació sabiéndola. Quizás él podrá explicársela a ella. Ella lo escuchará. Porque ella respeta sus opiniones y juicios... y porque confía en que no la llevará por el camino errado. Sí, confía en este hombre. Esperemos que su Escorpión individual sea digno de esta confianza. Es muy probable que la merezca.

El Escorpión típico tiene un fuerte sentido de la integridad. Es casi imposible que el Águila no esté a la altura de lo que se espera de él, de lo que los demás creen que encarna: la integridad inconmovible. O, por lo menos, el coraje de ser leal consigo mismo, tal como se ve... o con una situación, tal como él la ve. Tal vez la mujer Virgo crea que, si el hombre Escorpión es «leal consigo mismo», esto significa que nunca le ocultará nada. No necesariamente. Lo que nunca hará es ser deshonesto con ella. Existe una diferencia.

Nunca será deshonesto, según su código personal, que es individualmente suyo, y que puede no ser el de otro Escorpión, pero en el cual la integridad siempre ocupará un lugar destacado. Una vez que el Águila se ha comprometido en una relación, será fiel a sus juramentos de amor... a menos que su horóscopo tenga graves  antagonismos planetarios con la quinta y la séptima Casas y con su Sol natal, e incluso entonces se sentirá tremendamente incómodo en el papel de amante o marido infiel. Su instinto natural lo impulsa a ser leal... y honesto.

La Virgen
que tiene relaciones con este hombre y que aún no ha decidido si le conviene forjar un vínculo a largo plazo con él puede estar segura de que, si alguna vez entra en su vida otra mujer, se tratará de un flirt pasajero....o de lo contrario él le comunicará francamente que su corazón ha seguido otro derrotero. Es posible que se sienta tentado, y quizás incluso que sucumba a la tentación. Pero antes de que transcurra mucho tiempo, habrá evaluado cuidadosamente su amorío.

Si piensa que no tiene futuro, le pondrá fin inmediatamente, le devolverá su corazón a la Virgen, pues a ella le pertenece... y sufrirá torturantes ramalazos de remordimiento por su error. Si interpreta que la nueva relación es auténtica, le confesará su cambio de afecto a la Virgen, lo más tiernamente posible, y así ella sabrá la verdad, dignamente, antes de la separación. Pero si no fue más que un error pasajero y lamentable, es posible que ella no se entere nunca.

Escorpión guarda los secretos mientras piensa que no lastimarán ni ayudarán a otra persona. Los secretos que le ocultará a ella, tanto antes como después del matrimonio, no serán necesariamente de naturaleza romántica. Abarcarán muchas complejas emociones humanas muy alejadas del romance. Tampoco le revelará hasta el último misterio. Es posible que él no le especifique cada fragmento fugitivo de fantasía que pase flotando por su conciencia, pero tal vez compartirá más con la Virgen que con la mayoría de las otras personas.

Una de las características sobresalientes de la chica Virgo es su capacidad para bastarse a sí misma. No piensa que el mundo —o un hombre— le deba nada. Una de las características sobresalientes del Águila es su confianza en sí mismo. No vive esperando que el mundo —o una mujer— juzgue sus méritos o su valor. Él, personalmente, los conoce, y está seguro de que finalmente el mundo los reconocerá. Lo mismo hará cualquier mujer que aspire a ser su mujer. Es raro que estos dos persigan agresivamente el amor echándose el uno en brazos del otro apenas se encuentran. Ambos son tímidos.

A veces, dolorosamente tímidos. Oh. es posible que ella parlotee con sus amigos sobre una miríada de temas, y es posible que él sea locuaz con sus parientes, sus amigos íntimos o sus compañeros de trabajo, pero en el área de las emociones humanas, ambos tienden a ser circunspectos. La capacidad de ella para bastarse a sí misma y la confianza de él en sí mismo están sepultadas bajo la superficie, como un tesoro oculto que se reservan secretamente para el momento en que el mundo los defraude.

Es improbable que estos dos se defrauden alguna vez el uno al otro. porque para ambos es importantísimo poder confiar en otra persona. Es posible que, hasta que él la conozca mejor, recele de sus motivaciones con poca o ninguna justificación, como recela de las de todo el mundo. Más- adelante, es probable que confíe en que ella es exactamente lo que parece ser, lo que dice ser... ni más ni menos (como lo es él mismo), y el solo conocimiento de este dato elemental le producirá una paz espiritual mayor que la que jamás habrá de confesar. Cuando este hombre de múltiples talantes enigmáticos la busca, siempre la encuentra. Esto lo consuela, y embota el filo de sus miedos interiores.

La naturaleza amorosa de este hombre es más vehemente que la del hombre común, y esto es muy natural, porque el Escorpión no es en absoluto «común». La naturaleza amorosa de ella es más trascendental, y sin embargo también hay mucho de «terrenal» en su comportamiento íntimo con él, porque Virgo pertenece al elemento Tierra. He aquí una combinación ante la cual él responderá ávidamente, porque sus necesidades sexuales también tienen dos facetas. Una parte de él interpreta la unión entre el hombre y la mujer como una experiencia mística, como algo sagrado. La otra parte es sensual, erótica, busca todos los niveles de la pasión para lograr la satisfacción absoluta. Es posible que al comienzo haya áreas de acomodamiento en su acto amoroso, pero cuando aprendan que pueden mostrarse tal como son el uno con el otro, sin temor al agravio o al rechazo, los problemas desaparecerán.

Curiosamente, en ambos casos puede producirse un ocultamiento en la expresión física del amor. Una parte de él permanece bajo control estricto, sin abandonarse a los deseos de la carne; una parte de ella se mantiene virginal e intacta... casi como si ambos aguardaran un milagro innominado de afirmación amorosa para dejar que sus almas se unan libremente a sus corazones y sus cuerpos. Incluso en el caso de una mujer Virgo que ha estado dichosamente casada durante años y que ha co-creado hijos con su marido, existe una «virgen» que continúa durmiendo en algún recoveco interior, sin despertar.

Incluso en el caso de un hombre Escorpión que ha sido un marido y padre cariñoso durante muchos años, la simiente más profunda del misterio de amor yace esperando que Plutón la libere... y hasta ese momento ignoto permanece silenciosa y yerta dentro de él. Un comentario de Pascal puede encerrar la clave del final de la espera. «Le 'coeur a ses raisons que la raison ne connaít point»... (El corazón tiene razones que la razón no conoce). Existen muchas posibilidades de que estos dos se pongan de acuerdo en todas las cuestiones financieras.

Ninguno de ellos es proclive a despilfarrar el dinero, despreocupándose del mañana. Ambos se sienten más seguros en todo cuando imitan el ejemplo de las prudentes ardillas. Dudo seriamente que en algún lugar del mundo exista una pareja Virgo-Escorpión que no tenga una libreta de ahorros. A esta mujer le interesa más un porvenir seguro, desde el punto de vista financiero, que el lujo del momento. (A menos que su Luna o ascendente esté en un signo derrochador, por supuesto.) Y este hombre reflexionará largamente sobre sus compras de gran envergadura antes de extender un cheque. Ambos consideran importante disponer de suficiente dinero para las vacaciones, preferentemente largas. Él acumula renovadas energías psíquicas, paz emocional y equilibrio mental cuando pasa unos días y noches libres de apremios, sosegados, junto al mar. Esto «restaura su alma». Ella debe cambiar frecuentemente de escena para apaciguar su espíritu.

La uniformidad y la monotonía son realmente letales para la esencia de Virgo, y literalmente muy insalubres para ella desde el punto de vista mental, emocional y físico. Los rayos combinados de Mercurio y Vulcano generan en Virgo mucha energía nerviosa y desasosiego, que aumentan visiblemente después de largos períodos de estabilidad... y que se reducen drásticamente después de un viaje, largo o corto. A ella tanto le da que se trate de una gira turística, emprendida con el fin de descansar, o de un viaje de negocios que en cierto sentido le impone un programa de trabajo más frenético que el usual: él la verá florecer y verá brillar sus ojos plácidos. Lo que la ha curado es el cambio de escena, no la relajación. Poco importa que se trate del Arc de Triomphe, en medio de las bulliciosas calles de París... o de una playa silenciosa y aislada en medio de la nada. Lo que sí le importa a Virgo es que sea algo distinto de su rutina normal, monótona, cotidiana.

Es posible que otras personas digan que el hombre Escorpión es poco demostrativo y frío, pero no lo conocen como ella. Cuando el Escorpión se enamora de la Virgen, ésta descubre la profundidad de sus sentimientos y su gran generosidad. Es posible que otras personas digan que la mujer Virgo es exageradamente analítica y poco imaginativa, pero no la conocen como él. Cuando la Virgen se enamora del Escorpión le revela el lado tierno y poético de su naturaleza que los otros casi nunca ven. Tal como está escrito en el Antiguo Testamento, en el libro de Proverbios: « ¿Pues quién podría prever el rumbo de un águila en el aire... o de un hombre con una doncella?». Recordémoslo: tanto Virgo como Escorpión tienden a reservar sus auténticas personalidades para alguien especial, para un amor perdurable... con todas las imperfecciones necesarias y muy preciosas.



Comments