Libertad o seguridad

por Pedro Carrasco, Marta Pérez y Laura González

Todos hemos visto o vivido abusos o tratos injustos por parte del cuerpo de policía español. Por ejemplo, hoy mismo he sido testigo de uno de ellos:

Una pareja paró a un obrero que iba en su moto con su mujer. En ese mismo momento, pasaron tres muchachos en una sola moto a gran velocidad y sin cascos.

¿Por qué seguimos confiando en la policía? ¿No son los encargados de mantener el orden y la seguridad?

La mayoría de estos agentes buscan su beneficio propio. Viven de nuestros impuestos y con ventajas de las que no todos los ciudadanos gozamos. ¿Ésa es la igualdad de nuestro país?

Miles de pederastas y violadores salen impunes todos los días alegando enfermedades mentales, que después desaparecen como por arte de magia.

Otro colectivo muy afectado es el de los inmigrantes, que sufren abusos por el mero hecho de ser diferentes. ¿Quién dibuja las fronteras? ¿Quién dice cuándo acaba un país y empieza otro?

Somos constantemente juzgados por nuestro aspecto, tachados de jóvenes delincuentes; pero los verdaderos corruptos visten de azul y se esconden detrás de una placa. Y lo peor es que aunque se creen que tienen el poder, sólo son marionetas manejadas por los de arriba, padres de la corrupción que nunca verá la luz.

Políticos mandan sus perros de presa. Multen a los terroristas y dejen a los chavales (Ras Boti).


Audio de este artículo (mp3):

 

Para descargarlo.