Arroz a la china

por Miriam y María. 















Ingredientes:

Arroz cant.nec.
Sal a gusto
Agua cant.nec.

# Comensales: 1
# Tiempo de preparación: 10 mins.
# Tiempo de cocción: 8 mins.
# Tiempo total: 18 mins.

Modo de preparación:

Poner a hervir una gran cantidad de agua sin sal. Cuando esté hirviendo, echar el arroz, y dejar unos 8 minutos. Colar. Tiene que estar blanco con el corazón duro. Inmediatamente, lavar con agua fría para quitarle el almidón. Escurrir todo el tiempo que se quiera. Mientras tanto, se ha preparado una olla con agua hirviendo, esta vez con sal. Cuando necesite arroz, volver a echarlo en el agua, y no hace falta que vuelva a hervir. Sacar y escurrir el arroz, que estará en su punto.

Tomada de Recetas.com.


La República Popular China.

Es un Estado situado en el este de Asia, el más poblado   del mundo, con más de 1.300 millones de habitantes, y el cuarto más grande en cuanto a extensión territorial, tras Rusia, Canadá y los Estados Unidos.[1] China es el país con más fronteras terrestres del mundo, tiene fronteras con 14 países: Afganistán, Bután, Birmania(Myanmar), India, Kazajistán, Kirguistán, Laos, Mongolia, Nepal, Corea del Norte, Pakistán, Rusia, Tayikistán y Vietnam. Las ciudades más importantes son Pekín, Shanghai, y Hong Kong.



El territorio actual chino ha estado poblado desde tiempos muy antiguos, destaca entre los pobladores remotos del país el hombre de Pekín del cual se encontró un cráneo y que los arqueologos consideran que vivió dentro del norte de la actual China hace unos 500.000 años, además de épocas más recientes se han logrado múltiples hallazgos de restos de culturas prehistóricas. Una de las zonas con más vestigios de presencia humana antigua en China es el valle del Río Amarillo, donde apareció la primera cultura histórica china: La dinastía Shang . A esta dinastía, conocida sobre todo por los descubrimientos arqueológicos , le seguirá la dinastía Zhou . Durante el periodo Zhou aparecen las escuelas de pensamiento chino antiguas, representadas por pensadores como Confucio, Mencio, Laozi o Zhuangzi.

En 221 adC Qin Shi Huang unifica el norte de China y se proclama a sí mismo "primer emperador". El emperador Qin adopta medidas de unificación política y cultural de repercusiones enormes para el futuro de China. Poco después de su muerte, se funda , otra de las grandes dinastías chinas.

Tras la dinastía Han se sucederán periodos de unión y de desunión marcados por la caída y ascenso de nuevas dinastías. Entre las más importantes de éstas están la dinastía Tang , que en sus momentos iniciales marcó un momento de esplendor cultural, la dinastía Yuan , fundada por los mongoles tras invadir China, y las dos últimas dinastías, Ming y Qing , esta última de origen manchú.

El levantamiento de Wuchang el 10 de octubre de 1911 desencadena el final de la China imperial. El revolucionario Sun Yat-sen, fundador del partido nacionalista Kuomintang, vuelve a China para proclamar la República de China, pero se verá obligado a ceder la presidencia a Yuan Shikai, quien depone definitivamente al último emperador. El periodo republicano se caracterizó por la debilidad del poder central, primero en Pekín, y después en Nanjing, donde el sucesor de Sun Yat-sen al frente del Kuomintang, Chiang Kai-shek, establece la capital de la República . Las invasiones japonesas, primero de Manchuria, y después de gran parte del resto de China, mantendrán al país dividido hasta el final de la Segunda Guerra Mundial .

Tras la derrota japonesa, se reanudó el enfrentamiento entre el Gobierno del Kuomintang y el Partido Comunista de China, desatándose una guerra civil que acabaría  con la victoria de los comunistas en el continente. El 1 de octubre , el líder comunista Mao Zedong proclamó la República Popular China. El Gobierno de Chiang Kai-shek se tuvo que refugiar en la isla de Taiwán, única parte del país, junto a algunas islas pequeñas, que quedaría, hasta la actualidad, fuera del control del gobierno comunista.

Bajo la dirección de Mao, China, tras una breve etapa de recuperación, vivió momentos de grandes convulsiones sociales con campañas de masas de corte ideológico como el Gran Salto Adelante o la Revolución Cultural.

Tras la muerte de Mao en 1976, el país estuvo dirigido brevemente por Hua Guofeng, político poco conocido y con escasos apoyos, que acabaría cediendo el poder a partir de 1978 a Deng Xiaoping, el nuevo líder máximo del país. La época de Deng estuvo marcada por las reformas estructurales que provocaron un intenso crecimiento económico que ha continuado hasta la actualidad. A Deng Xiaoping lo sucedieron en el poder sucesivamente Jiang Zemin y Hu Jintao, actual Presidente de la República Popular China.


 

Fuente: Wikipedia.