Esta ley, hay que pararla

ESTA LEY DE EDUCACIÓN, HAY QUE PARARLA

La LOMCE , el certificado de defunción de la Escuela Pública

El Movimiento Social por la Enseñanza Pública Riojana (MSEPR) manifiesta públicamente su rechazo al anteproyecto de  la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) aprobada el 21 de septiembre en el Consejo de Ministros.

Un análisis del texto, que no deroga la LOE  sino que introduce modificaciones en su articulado, pone de manifiesto meridianamente que:

1º.-La Ley da un paso de gigante en el proceso (ya hace años emprendido a dúo por el PSOE y el PP) de mercantilización y privatización de la enseñanza, aumentando la escolarización en la enseñanza privada y reduciendo la pública y haciendo que ésta última se someta también a las reglas del mercado. Para ello incorpora todos los mecanismos necesarios, propugnados por las políticas neoliberales en educación recomendadas por organismos internacionales como la OCDE, el BM, la OMC, la UE,  con el fin de  convertir el servicio educativo en un mercado en el que los padres-clientes puedan ejercitar su libertad de elección, sin la cual no existiría mercado, que viene así a convertirse  en el supremo derecho a la educación. La competencia entre centros, su falsa autonomía, la profesionalización de la función directiva, la desaparición de la gestión democrática sustituida por lo que se conoce como “Nueva Gestión” (es decir, gestionar los centros públicos como si fueran empresas privadas), las evaluaciones externas  (reválidas) con el fin de controlar los contenidos que se imparten en los centros y establecer un ranking entre ellos…, son los instrumentos que a tal efecto se pretenden implementar con esta ley. En el fondo tiene como finalidad última desmontar la enseñanza pública  transformando un sistema educativo comprensivo en otro selectivo y segregador y abrir el servicio educativo a la competencia del mercado.

.-Es una ley economicista que define la educación como un bien esencialmente económico “el motor que promueve la competitividad de la economía” y entiende la calidad de la enseñanza, el nivel educativo, exclusivamente determinado por los resultados de los estudiantes. “El principal objetivo de esta reforma es mejorar la calidad educativa partiendo de la premisa de que la calidad educativa debe medirse en función del “ouput” (resultados de los estudiantes) y no del “input” (niveles de inversión, nº de profesores, nº de centros, etc)”.

3º.-Establece la educación como negocio. La educación deja de ser vista como un derecho para convertirse en un servicio a prestar tanto por entidades públicas como por entidades privadas y el sistema educativo se define  como “el conjunto de agentes públicos y privados que desarrollan funciones de regulación, de financiación o de prestación del servicio de la educación…”. Un servicio abierto a la iniciativa privada que pasa a tener un papel relevante a través  del nuevo instrumento que se crea “La Mesa del diálogo social por la educación  como órgano de participación de los empresarios y trabajadores del sector educativo”. Ahora los agentes privados no sólo prestan el servicio educativo sino que pasan también a desarrollar funciones de regularlo y financiarlo, naturalmente sirviendo a sus intereses que no son otros que los del negocio y los beneficios.

4º.-Pone a la educación al servicio del mercado pues uno de sus principales objetivos dice ser “mejorar la empleabilidad de los estudiantes” ignorando que la empleabilidad depende mucho más de otras variables, como más ofertas de trabajo disponibles, que de la formación que se acredite. Véase la situación actual con la juventud mejor preparada de la historia en nuestro país y el mayor índice de desempleo en ese sector, más del 50%. Al servicio del mercado se orienta la formación de estudiantes hacia las trayectorias más adecuadas “según sus talentos”, razón que se aduce para el cambiar la actual la estructura del sistema educativo. La misma finalidad tiene el aumento de la carga lectiva en contenidos mínimos y elementales, “volver a lo básico” de la terminología conservadora, que empobrece el currículo y la educación. O lo que resumía Berlusconi en su famoso lema de las tres íes: “Inglese, Internet, Impresa”, refiriéndose con lo último al espíritu emprendedor. Por cierto “el emprendimiento”, queda elevado a materia transversal a trabajar en todas las áreas de la ESO. La decisión en este sentido es una decisión clasista destinada a convertir el periodo de educación obligatoria en la preparación de una mano de obra barata  y flexible, dotada con unos conocimientos instrumentales básicos para acceder a un mercado de trabajo cambiante y degradado.

5º.-Es una ley autoritaria y antidemocrática tanto en su proceso de elaboración (sin el más mínimo diálogo ni participación de la comunidad educativa) como en la organización que plantea para los centros:

Se profesionaliza la función directiva dotando a los directores de capacidad para gestionar los centros con recetas de la empresa privada: facultad para seleccionar al personal docente; mayor autonomía financiera con fuentes de financiación privadas por insuficiencia de la pública; la especialización de los centros para ofrecer una oferta diferenciada y competitiva a la “clientela” y la reducción a mera consulta de la capacidad de decisión y participación de la comunidad educativa. Al tiempo se pone en manos de la Administración la selección de los Directores al ser requisito para participar en el Concurso de méritos la acreditación previa y al pasar la Administración a detentar el 70% de la representación en la Comisión de selección de los mismos.

Se elimina la gestión democrática convirtiendo a los Consejos en meros órganos de consulta, relegando a los padres-madres y al profesorado a una participación meramente consultiva, despojados de todo poder de decisión.

6º.-Establece una serie de evaluaciones externas (reválidas en su mayoría) cuyo objetivo, no explícitado, no es otro que el control del currículo por parte del Estado, (la centralización del currículo), a través de lo que evalúa; del establecimiento de ranking de centros según resultados con el fin de que los padres-clientes puedan hacer efectivo, con conocimiento de causa, su derecho a la elección de centro; de impulsar la competencia entre centros y su “especialización curricular, funcional o por tipología del alumnado”; de clasificar, seleccionar y segregar a los alumnos en función de sus resultados. Este sistema es idéntico al que viene funcionando en el SIMCE chileno (Sistema de Medición de la Calidad Educativa) que se estableció a comienzos de la dictadura neoliberal de Pinochet. Las pruebas que se proponen son de carácter censal, afectarán a todo el alumnado. No son pruebas de diagnóstico, sino reválidas que abren o cierran la posibilidad de continuar estudiando y sacar el título correspondiente, o bien, marcan (como en primaria) al alumnado para el resto de su escolaridad. No son pruebas para conocer el estado o situación del sistema educativo sino que afectan al expediente del alumnado clasificándolo convirtiendo la evaluación en exámenes externos.

.-Dota a los centros de una falsa autonomía con el fin de convertirlos en los responsables de los problemas educativos y los resultados escolares. Una autonomía “cuativa, vigilada y llena de trampas” en palabras de Félix Angulo, que añade: “Dar una autonomía en un terreno cautivo y de escrutinio constante es obligarlas (se refiere a las escuelas) a dejar de ser públicas, creativas, innovadoras y a comportarse como una empresa en su funcionamiento que tiene que rendir cuentas frente a su accionista mayoritario: el gobierno de turno”. Con esta falsa autonomía, los centros, sometidos a constantes pruebas de verificación tendrán que apañárselas como puedan para que sus resultados sean los correctos y ocupar en el ranking de centros el lugar que les permita el mantenimiento de una clientela escolar y la financiación suficiente para su supervivencia.

8º.-Es una ley clasista, selectiva y segregadora:

Clasista porque esa separación en itinerarios pretende separar a una parte de la población escolar del tronco común de su formación, disfrazando de esa manera el fracaso escolar. Un fracaso escolar que está ligado a la clase social. Estudios recientes señalan que “la proporción entre hijos de trabajadores del sector servicios (profesionales y gerentes) e hijos de trabajadores sin cualificación es, en cuanto al acceso al bachillerato, del 70% y el 26% respectivamente” con lo que “la desigualdad entre clases sociales a la hora de acceder a la educación post-obligatoria es patente”. “Entre alumnos de distintas extracciones sociales cabe encontrar diferencias significativas en cuanto a las probabilidades de completar la ESO a su debido tiempo… lo que sugiere vivamente que los resultados académicos se segmentan según clase social “(Estudio publicado en la Revista Educación por Bernardi y Requena 2010 ).

Selectiva y segregadora  por clase social, puesto que mantiene y potencia el sistema actual de conciertos educativos pagados con el dinero público.

Selectiva y segregadora por sexo porque introduce, ad hoc, un añadido que permitirá la concertación de los centros privados que separen a niños y niñas.

Selectiva y segregadora por creencias puesto que mantiene la Religión en la escuela y la financiación de los centros católicos. Mantiene los privilegios de la Iglesia católica consolidados en la LOE que en este aspecto deja intacta, lo que viene a demostrar la confesionalidad de una la ley aprobada en el 2006 por el PSOE con la complicidad de algunos sectores sociales y sindicales.

Selectiva y segregadora con el alumnado puesto que le obliga, ya a partir de los 13 años, a optar en muchos casos por la FP básica y a los 14 años a optar por el Bachillerato o la FP acabando con la comprensividad de la enseñanza obligatoria.

9º.-Ignora y devalúa  el papel del profesorado puesto que trata de controlar  su acción educativa desvalorizando todo el proceso de evaluación continua y orientándola, a través de las de pruebas externas, a la preparación del alumnado para responder a tales pruebas. Modifica también sus condiciones de trabajo sin al más mínimo diálogo con su representación sindical, estableciendo en la transitoria XXX que el personal  funcionario” por necesidades del servicio o funcionales” pueda ser trasladado “a  centros educativos distintos al de su destino […] modificando en su caso la adscripción a los puestos de trabajo de los que son titulares, y/o se les pueda asignar “enseñanzas distintas de las asignadas a su cuerpo con carácter general”. Como se puede apreciar se introduce, ni más ni menos que, la movilidad funcional y geográfica.

10º.-No da solución a los problemas de fracaso escolar y abandono escolar temprano que dice pretender afrontar. En una supuesta búsqueda de soluciones enmascara un conjunto de decisiones contrarias al derecho a la educación y al sistema público educativo, el único garante de una educación de calidad de todos y para todos y propicia la privatización, la segregación y el desmantelamiento de la escuela pública. No contribuye a la construcción de una escuela de futuro de todos y para todos sino al retorno a la escuela de pobres y la universidad para ricos.

Desde el MSEPR estimamos que esta ley de educación, la LOMCE, que a su paso por el Congreso y el Senado todavía puede ser “empeorada”, HAY QUE PARARLA, porque de ser aprobada y contar con tiempo suficiente para su implementación y desarrollo se convertirá en el certificado de defunción de la enseñanza  pública. Una enseñanza pública degradada y residual relegada a atender la población escolar de aquellas áreas geográficas y de aquellos sectores de población que la iniciativa privada desprecie por no ser susceptibles de negocio y beneficios. En definitiva una escuela que preste un servicio educativo para pobres y que acabará siendo un pobre servicio educativo.

Por todo ello, invitamos a toda la comunidad educativa y a la sociedad en general a manifestar su oposición a esta ley, participando en cuantas acciones de debate, difusión, denuncia y movilizaciones de rechazo de la LOMCE se lleven a cabo.

Nos jugamos el futuro de la Educación y de la Escuela Pública.

Comments