Artículos‎ > ‎

SOBRE EL DOCUMENTO DEFINITIVO DEL PACTO POR LA EDUCACIÓN

 

         UN PACTO QUE PERJUDICA A LA ENSEÑANZA PÚBLICA

 

El 26 de Noviembre del 2009, en pleno debate sobre un pacto educativo, se publicó en Tribuna de la Rioja un artículo del MSEPR titulado “ el pacto educativo y la enseñanza concertada”.

Ya entonces denunciábamos que se estaba dejando , deliberadamente, al margen el debate sobre nuestro peculiar modelo educativo, que reproduce la segregación social y la desigualdad existente, con su doble red de enseñanza pública y enseñanza privada concertada. También reclamábamos que el eje vertebrador de un pacto social y político en materia educativa debía articularse en torno al desarrollo, mejora y  fortalecimiento de la enseñanza pública y que debía ponerse en el primer plano del debate la financiación de la enseñanza privada exigiendo, como medida cautelar,  la congelación de los conciertos educativos.

El contenido del documento final del pacto  presentado el 22 de abril por el ministro Gabilondo, como era nuestro temor, no sólo no cuestiona el papel que en nuestro sistema educativo juega la enseñanza concertada , cáncer del sistema público de educación como algunos la definen, sino que profundiza en el desarrollo de las medidas más regresivas y contrarias a la escuela pública ya contenidas en la LOE.

El contenido del pacto que se propone no puede ser más lesivo para la enseñanza pública que defendemos hasta el punto de que se puede calificar como pacto contra la escuela pública. Es un desarrollo ortodoxo y en profundidad de las políticas educativas neoliberales que ya se venían aplicando en las últimas décadas siguiendo las directrices emanadas y periódicamente revisadas y recomendadas por organismos supranacionacionales (OCDE, Comisión Europea,FMI.) Estas políticas neoliberales se ven impulsadas definitivamente por el pacto que se propone  (explícitamente, (Pág.7), se dice que parten de un análisis del último informe de la OCDE) siempre en la dirección de que la educación funcione como un mercado y dando otra vuelta de tuerca a la privatización y a la gestión empresarial de la enseñanza. Y en esto, no lo olvidemos ni nos dejemos engañar, hay coincidencia entre el PSOE y el PP . Lo que les diferencia  no va más allá de las diferencias en la gestión de esas políticas educativas neoliberales.

Esas políticas educativas neoliberales se fundamentan esencialmente en dos ideas clave : la idea de capital humano y la de sociedad del conocimiento. Así el objetivo general del pacto es “modernizar el sistema educativo para dar respuesta a los retos de la sociedad del conocimiento” (Pág.6). La educación se plantea en consecuencia como una inversión que se rentabilizará en el acceso al mundo del trabajo (capital humano) , como un medio de salida de la crisis y un instrumento para dar la atención adecuada a las previstas necesidades futuras de empleo ( para el horizonte del 2020-2025 el 85% de los empleos , según el documento,(Pág.7), serán empleos cualificados ). Esos son los retos de la sociedad del siglo XXI.

Lo que en realidad persiguen estas políticas educativas neoliberales es,  por un lado,  que aumente el consumo educativo ( más educación a lo largo de toda la vida) y las posibilidades de negocio privado en educación. Y por otro lado que las empresas puedan disponer de una mano de obra más cualificada técnicamente para establecer formas de contrato cada día más flexibles y precarias.

El documento presentado pone en pie de igualdad a los centros públicos y privados concertados. Plantea que el servicio público de educación está formado tanto por la red pública como por la privada concertada con el consiguiente compromiso de dotación y desviación de fondos públicos para dotar a los centros privados. La consecuencia es que las empresas educativas van a tener patente de corso para exigir recursos públicos sin control de ningún tipo (compromiso de revisión al alza de los módulos de concierto de forma inmediata). La privatización de la enseñanza, vía conciertos, queda consolidada cediendo a las reivindicaciones de la derecha educativa. También se garantiza la revisión de los procesos de escolarización para dar cabida a las exigencias de la patronal. La referencia al “reparto” del alumnado con dificultades es una falacia que los datos estadísticos, contundentes en la Rioja, se encargan de desmontar.

La propuesta de pacto apunta a un cambio en la gestión de los centros públicos para que funcionen como un empresa planteando medidas tomadas de la filosofía empresarial para aplicarlas ahora a los centros educativos:

·        La autonomía organizativa y de gestión de los centros.(Págs. 7 y 30).

·        El refuerzo-profesionalización de sus direcciones.(Págs. 7 y 31).

·        Las evaluaciones ( externas) del sistema a través de Agencias de calificación .(Pág.8)

·        Los incentivos por resultados (Salario en función de la carrera profesional, (Pág.39) y financiación de los centros según cumplimiento de contratos- programa(Pág.31) y de su situación en los rankings correspondientes).

El objetivo real de estas medidas es disminuir la responsabilidad del estado, aumentar la gestión privada del dinero público, flexibilizar las condiciones laborales de los docentes y controlar los resultados . Control que se extiende también a los currículos (currículos por competencias), a los contenidos y los procesos educativos para que sean adecuados a las necesidades de las empresas. En definitiva se trata de poner los medios para que los clientes del sistema (padres, madres) puedan elegir a su gusto y con garantías , ejercitar el derecho a la “ libre elección de centro”. Para ello se necesita estimular la competencia entre centros y elaborar, mediante las evaluaciones externas, muchos rankings de resultados. Bajo el anuncio de la autonomía se esconde lo que se pretende implementar: la jerarquización de las relaciones dentro del centro, la potenciación de la figura del director como jefe de personal, la consecución de recursos ligados a “ mejores proyectos y mejores resultados”, la evaluación de todo y de todos al servicio de la elección de centro y una carrera docente (condiciones de trabajo) ligada a los resultados. En Cataluña conocen muy bien cómo se están concretando todas estas medidas y sus consecuencias para la escuela pública.

Las consecuencias del desarrollo de  este tipo de políticas ya son suficientemente conocidas. Después de 20 años de aplicación con mayor o menor intensidad en numerosos países hay cantidad de estudios que las explican aunque no sean de conocimiento general. Como efectos más destacables se pueden mencionar los siguientes:

·        La penetración de la empresa privada en la educación. La educación se ve como un negocio que puede alcanzar el volumen de las mayores industrias, negocio además subvencionado en gran parte por el estado. Un negocio cuya mercancía , la educación, debemos consumir a lo largo de la vida ( educación para todos y a lo largo de toda la vida).  Sindicatos, ONGs, Fundaciones, Asociaciones, empresas grandes y pequeñas, centros educativos ,etc, son llamados a participar en el emergente negocio de la educación.

·        Una colaboración estrecha , que se defiende como un índice de calidad educativa, entre los centros educativos y las empresas. Es lógico que si la educación está al servicio de las empresas establecer una estrecha relación entre ambas.

·        El  mundo educativo va interiorizando cada vez más la ideología de la gestión empresarial basada en la productividad y la competitividad. La filosofía y el lenguaje de la empresa impregna el mundo educativo. La gestión es cada vez menos democrática y más gerencial . La profesionalidad que se pretende de los directores es un buen ejemplo.

·        La creciente desigualdad en el sistema educativo. Los centros con mejores resultados según los estándares de calidad establecidos  dispondrán de más recursos públicos y privados y mayor demanda con lo que podrán seleccionar a sus clientes. La elección de centro se convierte así en selección del alumnado por parte de los centros.

Estos y otros efectos no mencionados conducen al desmantelamiento del sistema público entendido como un todo pasando cada centro público a considerarse como una entidad aparte y creándose centros públicos de distintas categorías .

Con ello se pone en peligro la educación global , entendida como un conjunto de saberes, normas y valores. Si lo que va a condicionar el salario del profesorado y el prestigio de cada centro son los resultados escolares a partir de las evaluaciones externas toda la acción educativa acabará centrándose en preparar al alumnado para dichas pruebas.

En consecuencia esta propuesta de pacto no puede verse como la recuperación y mejora de la enseñanza pública . Al contrario, al allanar el camino en el desmantelamiento del sistema público de enseñanza , supondrá un retroceso que hará más difícil si cabe la lucha de los sectores comprometidos en la reconstrucción de un enseñanza pública ,democrática , gratuita y laica.

Este pacto educativo que abunda en más de lo mismo, el desarrollo y la profundización de las políticas educativas neoliberales de los últimos veinte  años, no es lo que nuestro sistema educativo necesita . Al contrario necesitamos un pacto para cambiar las políticas educativas seguidas hasta el presente y reorientarlas a favor de la mayoría social. A tender hacia una educación constituida como servicio público y gratuito a todos los niveles y para todos los ciudadanos en manos del estado a sus diferentes niveles institucionales. Una educación, finalmente,  cuya financiación pública debe tender progresivamente a estar destinada única y exclusivamente a los centros educativos de titularidad pública.

              

                                   MSEPR

Comments