Las gachas de Morillejo.

publicado a la‎(s)‎ 2 oct. 2016 14:07 por Emilio Rodrigo

Fte: Guadaque
Las gachas son un producto genuino de nuestra tierra que todavía se cocina en los  hogares de Morillejo. Son plato del invierno, por la gran cantidad de calorías que atesoran y que antes le venían de maravilla a quienes las necesitaban todas para trabajar duramente en el campo y para defenderse de los hielos.

Según contaba Felipa Rodrigo mientras las cocinaba en su casa, junto a la Iglesia del pueblo, era costumbre comerlas antes de salir a trabajar al campo y en las matanzas, donde los lugareños se juntaban por familias para llenar las despensas a costa del animal al que se le aprovechan hasta los andares.

Fotografiado el proceso, la cocinera, su marido, Gerardo Sotodosos, y un servidor, nos sentamos en la mesa del salón, y nos las metimos entre pecho y espalda como debe ser, calientes, de la misma sartén y acompañadas por un buen vaso de churú y por otro de vino. 

Ingredientes para cuatro personas:
•    Papada de cerdo (torreznos), panceta. 
•    Harina de almortas  (dos cucharadas por persona).  
•    100 ml de aceite de oliva.
•    Pan frito en cuadraditos.
•    Media cucharada de pimentón, cuatro o cinco ajos, sal y agua  (250 ml por persona) 

Preparación según la receta de Felipa Rodrigo 
Lo primero es poner a calentar el aceite de oliva en una sartén honda. Cuando ha cogido temperatura, se vierte la panceta. En ese mismo aceite, ya mezclado con la grasilla de la carne, se añaden  cuatro o cinco ajos pelados. Una vez han dejado su gusto, siempre sin que se quemen lo más mínimo, porque si se pasan lo estropean todo, Felipa los retira. Hay quien los deja. Es el momento de poner la harina, “siempre de almortas, nunca de trigo”, puntualiza la morillejana, a razón de dos cucharadas por persona. La mixtura se tuesta al fuego, al tiempo que se espolvorea con cuidado de media a una cucharada de pimentón rojo, a gusto de cada familia. A los Sotodosos-Rodrigo, les gustan bien coloraditas. 

De la habilidad de la cocinera depende que no se peguen. Para evitarlo, a la masa se le añade agua fría. En todo momento hay que remover bien para que se disuelva la harina, no queden grumos y no se tueste en demasía.  En la misma sartén, las gachas se dejan recocer durante media hora en la que la grasa sube a la superficie. Cuando están listas, Felipa les añade unos trocitos de pan que ha frito previamente. 
En su casa no les gusta decorarlas con nada, ni que le sirvan de cama a la panceta. Ellos la comen en un plato aparte. “Es una comida que queda fea en los platos. Por eso se comen directamente de la sartén”, termina Felipa.

La red de Molrillejo.

publicado a la‎(s)‎ 11 ago. 2016 12:00 por Emilio Rodrigo   [ actualizado el 11 ago. 2016 12:07 ]

Puede ser más fácil encontrar aguardiente en Morillejo que agua potable en abundancia y a tiempo

Pese a las promesas de García Tejerina, no se han reanudado las obras para la red de abastecimiento
Gerardo Sotodosos, con un buen vaso de churú en Morillejo.
La inversión prevista originalmente por el Estado consistía en ejecutar una toma en el río Tajo en las proximidades de la localidad pedánea trillana de Morillejo para transportar el agua a una estación de bombeo desde la que se elevaría a una balsa de 10.000 metros cúbicos de capacidad mediante una conducción de 9 kilómetros de longitud. Sigue siendo una promesa... incumplida.
Actualizado 1 agosto 2016 20:03 



  
Si hay un pueblo famoso en Guadalajara por su aguardiente casero y hecho al modo tradicional, ese es Morillejo. La mentablemente, desde hace demasiados años es más conocido por las penurias que sufre en su abastecimiento de agua, no por su aguardiente.

La consejera de Fomento del Gobierno de Castilla-La Mancha, Elena de la Cruz, ha insistido este lunes en la necesidad de que el Ministerio de Agricultura concluya "de una vez por todas" la red de Morillejo "para dar una solución definitiva al problema del abastecimiento de agua potable en la comarca de Entrepeñas y Buendía y que los ayuntamientos no tengan que seguir dependiendo de soluciones temporales".

La Agencia del Agua continúa colaborando con el ayuntamiento de Chillarón para resolver recientes problemas detectados en el sistema, pese a que ya ha acometido una inversión consistente en el cambio del equipo de bombeo extractor. La solución definitiva "la tiene que posibilitar el Gobierno de España", ha dicho la consejera.

Elena de la Cruz subraya que "el Gobierno regional está dispuesto a continuar ayudando a los ayuntamientos", aunque considera que estas soluciones no dejan de ser "temporales mientras el Ministerio de Agricultura no acometa una infraestructura que es completamente esencial y que sencillamente les debe a los pueblos ribereños, porque no es normal que tengan la incertidumbre que tienen cuando disponen de 500 hectómetros cúbicos de agua dulce al alcance de la mano".

La red de Morillejo ya fue reclamada directamente por la consejera a la ministra Isabel García Tejerina en el encuentro que ambas mantuvieron a primeros del pasado mes de octubre en Madrid. La ministra afirmó entonces que el Ministerio estaba en condiciones de retomar las obras en un plazo que situó en la frontera de la primavera de 2016 sin que se hayan producido avances dignos de consideración hasta la fecha.

La red tenía que estar terminada en 2014 y aunque el Ministerio prorrogó inicialmente su finalización hasta 2016, los nuevos planes de financiación expuestos por el Ministerio ante la Comisión de Seguimiento de esta obra establecen un calendario que en principio se prolongará hasta 2018.
Los responsables municipales de varios municipios conquenses transmitieron a la consejera su preocupación ante la lentitud de esta obra estatal que consideran completamente básica para reducir los sobresaltos que padecen en sus mecanismos de provisión de agua potable.

La consejera se comprometió con ellos a insistir al Gobierno de España que se forme definitivamente tras las elecciones del pasado 26 de junio en la necesidad de acortar los plazos para la construcción de esta red, que afecta a más de 50 municipios ribereños de Cuenca y Guadalajara que no están abastecidos por la Mancomunidad del Guadiela y que disponen de un sistema precario de abastecimiento mediante pozos.

La inversión prevista originalmente por el Estado consistía en ejecutar una toma en el río Tajo en las proximidades de la localidad pedánea trillana de Morillejo para transportar el agua a una estación de bombeo desde la que se elevaría a una balsa de 10.000 metros cúbicos de capacidad mediante una conducción de 9 kilómetros de longitud.

Desde ahí, el agua pasaría a una Estación de Tratamiento de Agua Potable a fin de ser almacenada en un depósito principal, del que saldrían cuatro ramales que asegurarían el suministro. Estas infraestructuras y otras, como dos estaciones de bombeo y varios depósitos intermedios, así como las líneas eléctricas de alimentación, los sistemas de control y gestión, vías de acceso, etc. componen la denominada "red de Morillejo", que precisa una inversión próxima a los 47 millones de euros en su conjunto.

Morillejo se prepara para celebrar sus fiestas patronales en honor a la Inmaculada.

publicado a la‎(s)‎ 3 dic. 2015 13:47 por Emilio Rodrigo

Fte. Guadanews.es

Con un programa en el que las tradiciones de la matanza, las migas, la cata del churú recién salido de los cocederos y las procesiones religiosas serán los protagonistas


  

La localidad trillana de Morillejo se apresta para vivir uno de los momentos más especiales del año, con la celebración de sus fiestas patronales en honor a la Inmaculada, entre los días 4 y 8 de diciembre.

El pueblo ha preparado un amplio programa de actividades, que se concentra principalmente en el fin de semana del puente de la Constitución, para permitir que la mayor cantidad posible de oriundos puedan vivir sus fiestas patronales. Además de las actuaciones musicales, juegos y propuestas para los niños, Morillejo no olvida sus costumbres. Una de las más arraigadas es la matanza del cerdo, con la que todo el pueblo revive los otoños e inviernos de antaño, cuando estos días eran algunos de los más alegres del año. Así, las dos comidas populares del fin de semana, degustarán los productos típicos de la matanza. “La Asociación Cultural Amigos de Morillejo reinició esta costumbre hace unos años, que se mantiene como uno de los actos más entrañables de las fiestas”, valora Ismael Sotodosos, alcalde pedáneo de Morillejo.

No es la única tradición popular que mantienen los morillejanos. También en esta época se cata por primera vez el churú, el licor típico de la localidad. Está hecho con tres partes de mosto, que le aporta su dulzor sin necesidad de añadir azúcar, y una de aguardiente. El churú es una bebida efímera. Puede conservarse más de un año, pero pierde. Lo suyo es gastarlo antes de que salga el nuevo.

Llegado el momento exacto, a finales de octubre, se vierten cuatro litros de aguardiente en una garrafa de cristal. Después, con paciencia, el resto se llena de mosto mediante una gomita de la que se aspira inicialmente. Luego cae por decantación. Mosto y aguardiente mezclan de una forma natural, no hay que remover nada. Cuando termina el acrisolado, a la damajuana en la que se hace hay que darle un respiro. Si está tapada por completo, no cuaja el licor. La fecha ideal para hacerlo es el 8 de diciembre, día de la Purísima, que es la patrona local junto a San Roque. Esa mañana, al salir de Misa, los morillejanos suelen tomar el primer chupito del año.

Tampoco van a faltar la música, de todas las procedencias, en la fiesta, puesto que, como es bien conocido a los morillejanos siempre les ha gustado el folklore, los bailes y cantar la jota. La más típica, la de la charanga, que recorrerá el pueblo a partir de las cinco de la mañana en la madrugada del sábado al domingo, entre el 5 y 6 de diciembre. Las celebraciones religiosas tendrán lugar el domingo, día 6 de diciembre, y el martes, día 8.

De un ‘triunfito’ a Los Chichos, así pasan las fiestas de San Roque en Morillejo

publicado a la‎(s)‎ 17 ago. 2015 13:50 por Emilio Rodrigo

Fte: Guadanews.es


De un ‘triunfito’ a Los Chichos, así pasan las fiestas de San Roque en Morillejo
Fue el cantante Jesús de Manuel el encargado de prologar las fiestas de la localidad trillana. Hoy espera la actuación de Los Chichos
viernes 14 de agosto del 2015, 13:38h
 
 
El cantante Jesús de Manuel, ex Operación Triunfo, pregonó ayer las fiestas que la localidad trillana de Morillejo celebra en honor a su patrón, San Roque. Se encargó de presentarle, y de darle pie en el pregón, el alcalde pedáneo de la localidad, Ismael Sotodosos, que deseó a los lugareños “unas felices fiestas en armonía y plenas de participación”.

El cantante, que actuaba por segunda vez en Morillejo puesto que su cercanía, simpatía y voz en directo habían dejado buen sabor de boca en la localidad, hizo un pregón llano y directo, en el que destacó las tradiciones, la gastronomía y la cultura castellano-manchegas, como buen ciudadrealeño. El pregonero presentó a las peñas, dejó que los morillejanos participaran en su prólogo de las fiestas, calificó como “un honor que me hayan elegido como pregonero” y agradeció a la localidad trillana su invitación para presentar su nuevo proyecto musical, JD, en el que colabora con el músico cubado Doctor López, con el que anoche presentó en Morillejo su disco 'Vámonos de Rumba'.

Jesús de Manuel reconocía anoche que su paso por televisión fue “el trampolín que en su momento me dio la posibilidad de lanzarme al gran público, me puso en el escaparate, gracias a él hoy puedo dedicarme a la música, me dio la posibilidad de que la gente siguiera mi trayectoria y me reconociera”.

El nuevo proyecto del cantante castellano-manchego se llama JD. Inició su andadura musical el pasado día 16 de junio con el lanzamiento del primer trabajo conjunto de los dos músicos, latino y español. Ambos artistas están ilusionados con un proyecto, “que queremos sea de largo recorrido”, decía De Manuel anoche. Provenientes de muy distintos estilos, precisamente por eso son complementarios. “Fusionamos los ritmos del Caribe con los europeos, en un 'electrolatino' muy pegadizo, eso es JD”, definía Doctor López. El grupo se nutre de la proyección pública de Jesús de Manuel, pero su fondo musical tiene calado. “Cada uno aportamos nuestra parte, nosotros, el Caribe, y Jesús toda la musicalidad española, que me encanta. Su voz es cálida, bonita, transmite mucho. Es especialmente apropiada para este estilo de música. Tiene un talento grande, que se puede fusionar también en este ritmo”, decía el músico cubano.

Por su parte, el ciudadrealeño decía que la música de Doctor López es “completamente distinta a lo que yo hacía, pero precisamente por eso somos la conexión perfecta, yo tengo voz melódica y el hace música más urbana, más callejera, además de que compone todos los temas. Juntos, queremos tocar nuevos horizontes”, terminaba. La noche musical la cerró la actuación del grupo Avatar.

Hoy, viernes, espera la actuación de míticos 'Chichos', que culminará la orquesta Energy. El sábado tendrá lugar, el festival benéfico 'Morillejo Solidario 2015' a favor de Lorenzo, un niño con parálisis cerebral, que contará con la actuación estelar de Dani Parreño, de 'La voz Kids'. Encierro y clase práctica de tauromaquia del CITAR, flamenco, y la parte más tradicional y religiosa de la celebración, con actos en honor a San Roque y a la Virgen de la Asunción, completan el programa de festejos.
 
De un ‘triunfito’ a Los Chichos, así pasan las fiestas de San Roque en Morillejo


Morillejo se vuelca con Lorenzo Campos

publicado a la‎(s)‎ 17 ago. 2015 13:12 por Emilio Rodrigo

Fte: El Heraldo del Henares  16/8/2015

Morillejo se vuelca con Lorenzo Campos
Sufre parálisis cerebral
    La localidad trillana de Morillejo se volcó ayer con Lorenzo, un niño yunquerano que sufre parálisis cerebral. Su madre, Encarna Muñoz, y su padre, Lorenzo Campos, se mostraban muy agradecidos con la “maravillosa” solidaridad local. 
    
    “Nos sorprendió que se acordaran de nosotros y estamos muy agradecidos al pueblo. Sea más grande o más pequeño, todo cuenta”, decía Encarna, otra de esas madres coraje que luchan denodadamente día tras día para ver mejorar a su hijo.
    
    Lorenzo no anda y no habla. Todo lo que come tiene que ser triturado. El matrimonio ha pasado una mala racha, puesto que han pasado varios años en el paro. 
    
    “Ahora mi marido trabaja, y además, la sociedad local nos ayuda mucho. Además, asistimos a todos los eventos que nos proponen”, dice Encarna. 
    
    Lorenzo acude a diario a la Fundación Nipace, donde se está sometiendo a un tratamiento intensivo para mejorar su tren inferior “y conseguir que sus piernas funcionen”, explica su madre.
    
     “Los tratamientos para que mejore Lorenzo requieren dinero y mucho sacrificio, pero estamos muy ilusionados, porque después de una operación reciente, nos han dicho que el niño tiene mucho potencial de mejora, quiere trabajar, lo hace muy bien, y vemos avances en él que nos hacen coger el cielo con las manos”, proseguía. 
    
    Para Encarna es una enorme satisfacción comprobar que su hijo mueve el ratón del ordenador con la mirada, o incluso se llega a poner de pie.
    
    Morillejo se volcó ayer con la causa. La empresa Los Balandros suministradora de comidas populares, colaboró con dos tortillas gigantes, que fueron divididas en más de trescientos pinchos. Su venta y ulterior recaudación se entregó ayer a la familia.
    
     “Los morillejanos y el Ayuntamiento de Trillo se han volcado con la causa, todo lo que se haga es poco para ayudar a esta gente”, valoraba ayer el alcalde pedáneo de Morillejo, Ismael Sotodosos. 
    
    Además del pincho solidario, se organizó una rifa con sorteos cuyo beneficio se ha puesto a disposición de la familia. 
    
    Por último, y a lo largo de toda la noche, actuaron diez artistas de manera desinteresada. Además de su propio reclamo como cantantes, desde los micrófonos animaron al público a colaborar con la fila cero a beneficio de la familia e incentivando la participación en los sorteos y rifas.
    
    Uno de ellos fue Dani Parreño, reciente concursante de La voz kids. “Lorenzo necesita la mayor alegría que el público y los artistas seamos capaces de darle. La música traspasa las fronteras del corazón y entre todos vamos a conseguir algo grande. Estoy supercontento de estar hoy aquí y de poner mi granito de arena”, decía el chaval después de su primera actuación. 
    
    Para Dani su participación en el concurso televisivo ha sido “una catapulta, la plataforma que me ha hecho subirme a un escenario”. 
    
    También Raúl de Góngora, Rey Lui, quiso estar presente en el festival. “Me ofrecieron participar en el festival e inmediatamente les dije que lo que estuviera en mi mano, lo iba a hacer. En cierto modo, yo también soy víctima de una enfermedad incurable, y me gusta la sensación de sentirme apoyado. Es importante que cada uno pensemos que nuestra vida tiene una utilidad más allá del hedonismo o el egocentrismo y también muy bonito comprobar que la solidaridad llega a todos lados, también a los pueblos pequeños”, decía anoche.
    
    Alex Gómez, cantante que formó parte del equipo de Alejandro Sanz en el televisivo concurso de La Voz se sumó igualmente a la iniciativa. 
    
    “La de Lorenzo es una familia encantadora, sus padres son unos luchadores, siempre pensando en lo mejor para su hijo, así que para mí ha sido un placer poder contribuir. La música es compartir, es crear vínculos entre personas que se sienten igual que tú, por eso he querido dar ánimos y transmitir fuerza a la familia”, decía anoche. 
    
    Sobre su padrino en La Voz, Alejandro Sanz, el cantante se refirió a él como una persona “natural y cercana, ha sido un lujo trabajar con él, me ha servido para mejorar mi interacción con el público sobre el escenario y lo que transmito cuando canto, porque su experiencia vale su peso en oro y nos la ha aportado con generosidad”, terminaba.
    
    Otros artistas participantes fueron Christian Guillén, Manuel Alejandro, Criis, Steven Damian, Angel Mayoral, Ana Estaca y Juan Luis García. La teniente alcalde de Trillo, Beatriz Muñoz y la concejala Marta Pérez, quisieron acompañar la celebración del festival con su presencia y participación.

Devoción y música protagonizan la fiesta patronal de Morillejo

publicado a la‎(s)‎ 16 dic. 2014 11:22 por Emilio Rodrigo

Fte: GuadaQue

 Morillejo ha celebrado con su proverbial devoción por la patrona del pueblo la  fiesta en honor a la Inmaculada Concepción. Pese al frío y la lluvia, las casas del pueblo se llenaron de “rondajos” para participar en uno de los momentos más entrañables del año en la localidad.

Casi todas las actividades del amplio programa de festejos tuvieron lugar en la carpa que se instaló en la Plaza Mayor. La música empezó a sonar el vienes por la noche, en la discoteca móvil, y no paró en todo el fin de semana. Además de las celebraciones tradicionales, la comisión de festejos convoca cada año muchas propuestas para que los vecinos de todas las edades puedan disfrutar en estos días. Para los niños, viernes, sábado y domingo hubo talleres de maquillaje, “batukada”, pintacaras y manualidades con materiales de reciclaje.

  En la tarde del sábado, los mariachis visitaron la localidad, para satisfacción de los mayores, muy aficionados a sus sones mejicanos. La Década Prodigiosa tomó el relevo de los guitarrones y trompetas aztecas. A partir de las tres de la mañana, la charanga del aguardientecontinuó con la música para, con dos grados bajo cero, recorrer una por una las casas de pueblo. Al escuchar las jotas de la comparsa, y pese a las horas y el frío, todas las puertas habitadas se abrieron para compartir con los músicos ambulantes orujo, bollos y el churú, que se cata por primera vez a estas alturas del año, después de que haya madurado lo suficiente en los cocederos morillejanos. 

El domingo, de nuevo los niños fueron protagonistas, en los juegos y talleres que la comisión había preparado para ellos. El momento central de la jornada fue el de la caldereta, a la que acudieron más de doscientas personas. El sábado, el alcalde pedáneo de Morillejo, Teodoro Benito y Francisco Javier Benito, diseñador del escudo local, recibieron una placa como distinción a su colaboración. Por la tarde, llegaron a Morillejo los  personajes animados y castillos de hinchables de Espectáculos Mota. La actuación de la rondalla antigua, y después de la orquesta Zero, prolongaron la música hasta altas horas de la madrugada. 

Hoy lunes, Morillejo ha celebrado el día de la Inmaculada con la misa cantada por los propios “rondajos”, que han estado acompañados por la charanga El puntillo de Mondéjar. Los vecinos del pueblo sienten gran devoción por la Inmaculada, patrona del pueblo, a la que salvaron de la quema en la Guerra Civil cuando la enterraron junto a otras imágenes, protegiéndola así de las llamas. Después de que Luis Sotodosos subastara los palos hasta en tres ocasiones, según la costumbre, en dos plazas del casco urbano y a la entrada a la Iglesia, salía el último pasacalle, en esta ocasión escoltado musicalmente por la comparsa mondejana. Acompañando a los morillejanos en la celebración han estado la concejala de Cultura y teniente de alcalde, Mayte Blanco, encabezando la delegación municipal.

Entrevista en Guadalajara Tv. en la que se habla de Morillejo y sus fiestas.

publicado a la‎(s)‎ 12 dic. 2014 14:13 por Emilio Rodrigo

Gerardo, Julian y Jorge en GUADALAJARA AL DÍA.mp4


Viaje al románico de Morillejo.

publicado a la‎(s)‎ 14 nov. 2014 11:06 por Emilio Rodrigo

Viaje al románico de Morillejo

En estos días se vuelve a hablar del románico, y para bien. Realmente, uno de los recursos patrimoniales y turísticos más importantes de la provincia de Guadalajara es la arquitectura románica, el hálito de vida medieval que aún le quedan a muchas viejas piedras de nuestra tierra.

La restauración, el pasado año, de una ermita románica, aislada y mágica en medio de un paisaje agreste y rocoso, como es la de Morillejo, ha supuesto que este viajero se haya echado al camino y una vez más se haya dado cuenta de la riqueza casi inacabable de este tema, el del arte románico que llena siempre los días y colma los objetivos.

Primero en Trillo

El viajero ha llegado hasta Trillo, donde se encuentra con un mundo de agua. Viene de arriba, [desde Teruel] el Tajo que aquí deja de ser alto para transformarse en medio. Por su derecha le llega el Cifuentes, que es corto río que viene de dos pueblos más arriba, pero siempre con fuerza y agua, dejando una espectacular cascada bajo los muros de la iglesia. El espacio, ahora remozado y limpio, donde las aguas del Cifuentes se encuentran con las del Tajo, es espectacular, y merece llegarse  a Trillo para verlo, y ya aprovechar para quedarse en la orilla y comer buenas carnes en el restaurante que han puesto bajo el denso ramaje de los plátanos.

Siguiendo el Trillo hacia arriba, puede verse la novedad del Balneario de Carlos III por fin refundado y utilizado al cien por cien. Se dejaron las huellas visibles de los arqueológicos memoriales, y se ha levantado un edificio con aires de vetustez, aunque moderno, y con todas las comodidades: un nuevo modo de lanzarse al futuro con las imágenes del pasado, bien utilizado. Lo han hecho bien, muy bien, en Trillo.

Luego Azañón

Para muchos Azañón es el pueblo de la curiela, de la mujer sanadora que con cordones de zapato y leche agria, con oraciones a santos milagreros y hierbas fascinantes, curaba de todo: los males de garganta, de corazón y de asma, tumores y ronchas: todo.

Hoy apenas quedan vecinos en Azañón. En la mañana de otoño luce espléndido el paisaje que le rodea, cuajado de arboledas doradas, de distancias azules. El viajero trepa una cuesta y llega a la plaza, que a pesar de las reformas conserva el viejo aire de pueblo con enjundia. Hay un palacio de soñolienta piedra, con un escudo de la Inquisición encima de la puerta. Y una casa de vieja estampa alcarreña con galería corrida y muros blancos. La otra costalada de la plaza la han hecho moderna, pero a pesar de todo sigue gustando.

Una paseo breve por sus cuestudas calles, y nos asomamos al hondo foso del Tajo, donde estuvo el monasterio de Ovila, (término de Azañón) al que desde aquí se llegaba en media hora de paso rápido, Total, media legua de camino abajo. La iglesia de esta villa es enorme, con una torre gigantesca, tal que hubiera tenido una enfermedad de las junturas y hubiera crecido, sin que nadie se diera cuenta, por las noches. La puerta es sencilla, bajo el atrio, y tiene la semicircularidad del Renacimiento de pueblo. Alguna ermita en los alrededores y poco más. Pero a Azañón se vuelve, siempre, porque tiene gancho.

Morillejo allende

La llegada a Morillejo se alarga. Aquí la fama la tiene el orujo. De sus paisajes, que son ya Alto Tajo hermoso y verdeante, casi nadie ha dicho nada. Pero el viajero, en la carretera de 8 kilómetros que media entre Azañón y Morillejo, no deja de dar curvas, y de asombrarse por tanta roca que le sale al paso, tanto subir y bajar, tanto nogal perdido, zarzales y olivos, algún rincón donde la viña se extendió, y ya rojiza dice que sus uvas salieron a la pisada.

Antes de subir la fuerte cuesta que nos llevará a Morillejo, los viajeros se asombran de los roquedales en forma de barcos varados que dejan a la derecha. Como una hoz corta pero exuberante. Y más allá, también a la derecha y en alto, la ermita de Nuestra Señora de Jerusalem, que verán luego.

En el pueblo, lo que llama la atención es la reforma que están haciendo. No una calle, o una plaza, o un edificio, no. El pueblo entero está en obras, las calles levantadas, los cables apartados, casas nuevas, coches extranjeros, radios a tope. Este pasado verano montaron un concierto de alto copete (y mucho ruido). En fin, que aunque apartado, y una piensa que en el remoto olvido del mundo, Morillejo está vivo y latiente.

En la calle principa, que empieza junto a la iglesia, todavía sobresale la casona que tiene escudo y antes balcón cuajado de flores. La iglesia es sencilla y más bien moderna (todo lo moderno que puede ser el siglo XVII, el de los felipes borbones sin guerras y sin ideas) pero por el pueblo sobresalen algunas casas flamantes, modernas, que poco tienen que ver con la tradicional arquitectura de la Alcarria.

Al otro lado del barranco, en un paisaje de verdes rabiosos, se alza el cementerio moderno y junto a él la ermita de Nuestra Señora de Jerusalem. Es este un edificio de tradición románica que ha sido recientemente restaurado y ha quedado muy bien, muy solemne y bello.
Su interés radica en que representa una síntesis de las construcciones románicas más clásicas y las características netas del estilo cisterciense. Aunque un tanto exagerado, podría decirse que esta ermita minúscula tiene el aire neto del estilo cisterciense que heredaría de Ovila, tan cercano, como este lo heredó de los monasterios de la Dordoña francesa de donde vino a la Alcarria. ¿Serían los mismos canteros de Ovila quienes tallaran muros, puertas y canecillos de esta ermita de Morillejo? Al menos las marcas de cantería que aparecen en sus muros son las mismas que las del gran monasterio bernardo de junto al Tajo.
Tiene la ermita románica de Morillejo, tal como cumple a un edificio del estilo, planta rectangular y nave única. El presbiterio es recto y el ábside perfectamente semicircular. La puerta principal, de origen moderno, a pelo y sin atrio, es fruto de la restauración. Pero en el muro norte, el de la umbría, se abría (hoy no, que está tapiada) una puerta solemne de arco apuntado, con molduras sencillas, pero en un estilo netamente cisterciense. No es de extrañar este influjo europeo y monacal en la ermita de Jerusalem de Morillejo. Porque en su término, y junto al río Tajo, estuvo en la Edad Media la aldea de Murel (Morillejo es palabro diminituvo de ese antiguo nombre, que a su vez deriva o recuerda algún “muro” o elemento constructivo venerable) y por allí anduvo puesto, y enhiesto a principios de nuestra Era, un puente romano de rasante recta y gran envergadura, del que aún quedan hoy importantes restos. Esa aldea fue dada en propiedad, por el rey Alfonso VIII de Castilla, a la Orden del Cister, que puso en este término su primitivo monasterio, trasladado pronto a la llanura amable y más productiva, mejor comunicada, del llano de Ovila (término, como antes hemos visto, de Azañón, y hoy accesible desde Trillo).
Aquí termina el viaje, que al ser en coche obligadamente debe volver a Azañón, porque de Morillejo no hay salida, si no es andando, hacia el Tajo. Desde el cruce, puede optarse por volverse a Trillo, donde hay buena opción gastronómica en “El Pozo” junto a la cascada del Cifuentes, o seguir adelante, y a poco de pasar “La Solana” en un alto dominando el arroyo de La Puerta, baja sobrepasando Viana de Mondéjar y llegarse a la calle mayor de La Puerta, donde tiene abierto fogón la señora Pilar, que da de comer (sin carta, lo que ella quiere) pero en plan Pantagruel y compañía. Una excursión, por estas alcarrias de Trillo, que no tiene desperdicio.

Los secretos del Churú.

publicado a la‎(s)‎ 1 sept. 2012 23:58 por Emilio Rodrigo   [ actualizado el 19 jul. 2013 9:32 ]

Gerardo Sotodosos y los secretos del ''churú''

publicado a la‎(s)‎ 12/12/2011 10:31 por Emilio Rodrigo   [ actualizado el 12/12/2011 11:06 ]

Javier Bravo    Miércoles, 07 de Diciembre de2011


Gerardo Sotodosos y los secretos del ''churú''
Fuente: Guadaque
Gerardo Sotodosos con un vasito de 'churú'.    Para explicar con pelos y señales el proceso de fabricación del “churú”, particularísima bebida que fabrican en la pedanía trillana de Morillejo, Gerardo Sotodosos nos abrió sus puertas de par en par, las de su lagar y las de las dos casas en las que guarda sus botellas de licores y forma de hacer. Empezó diciéndonos que su pueblo es el límite septentrional de las viñas en Guadalajara. Más arriba la uva se hiela y no pintan los racimos. “Se bebía en la matanza. Los hombres tomaban un chupito de aguardiente, las señoras, una copita de churú”, explica. Pese a que el licor es de elaboración sencilla, tiene su aquel. Como en todo lo que se refiere a la enología, hay que ser metódico.  Vamos a verlo.

Antes que nada, lo primero es vendimiar la uva en el momento justo. “Cuanto más maduro esté el fruto, mejor”, dice Gerardo. Suele hacerse en la festividad del Pilar, pero este año los calores infernales de septiembre han adelantado el trabajo. Además hubo plaga de avispas. No convenía estarse mucho, si se quería recoger algo.

El churú  está hecho con tres partes de mosto, que le aporta su dulzor sin necesidad de añadir azúcar, por una de aguardiente, pero ojo, y aquí viene la primera advertencia de Gerardo, el caldo que se utiliza tiene que estar recién sacado de la madre, con sólo un día de reposo. No tiene que haber roto a cocer ni un segundo. Si lo ha hecho, el resultado no será el óptimo. “La mezcla no resuelve igual y no hace el mismo  gusto”, explica.  El churú es una bebida efímera. Puede conservarse más de un año, pero pierde. “Lo suyo es gastarlo antes de que salga el nuevo”, añade el morillejano en su segunda observación.

En los cocederos artesanales de nuestros pueblos se pisaba a pie desnudo. Después con bota de goma, siempre mezclando el néctar con el sudor de los vendimiadores.  El líquido escurría al tinillo, desde donde era izado en cubos a las tinajas de barro que lo convertían en vino. Últimamente se ha impuesto la practicidad de las estrujadoras y prensadoras, menos trabajosas, que además extraen con una mayor solvencia todo lo que la uva lleva dentro. En el caso de Gerardo, para hacer la arroba larga de churú que fabrica en cada añada “para compromisos y regalos”, utiliza el primer líquido que sale de la uva, más puro, que a la postre le transmite a la bebida el color clarete que a él le gusta. “El mosto para el churú debe ser estrujado y apartado”, advierte, desvelándonos así su tercer secreto.

Como veíamos antes, Gerardo lo deja reposar una noche, ni más, ni menos, “para que el tanino y la suciedad bajen al culo del recipiente y no enturbien el churú”. Llegado el momento exacto, primero vierte cuatro litros de aguardiente en una garrafa de cristal.  “El orujo tiene que ser bueno. De 52, 53 y hasta 54 grados, no pasa nada”, dice. Por el contrario, utilizar uno más flojo, sí trae consecuencias. El churú no clarifica, no termina de hacerse y sale oscuro. 

Después, con paciencia, el resto del cristal se va llenando de mosto mediante una gomita de la que se aspira inicialmente. Luego cae por decantación. Pero de nuevo hay que tener en cuenta dos detalles. El primero es poner un palito en el extremo para que la goma no baje al fondo del cubo en el que está el mosto. “Así evitamos que ninguna impureza llegue a la garrafa”, dice. La segunda va en esta misma dirección: “Hay que colar el líquido que va entrando”.

Mosto y aguardiente mezclan de una forma natural, no hay que remover nada. Cuando termina el acrisolado, a la damajuana en la que se hace hay que darle un respiro. Si está tapada por completo,  no cuaja el licor. “Yo le pongo una mallita en la embocadura, o el corcho con un palillo que le deje una abertura mínima”, explica Gerardo. La sabiduría morillejana dice que el churú debe reposar en teja vana, es decir, arriba, en la cámara, para que el culo del recipiente no toque suelo. “No sé si será por la humedad o por la pequeña diferencia de temperatura que puede haber entre un piso y otro, pero el consejo funciona”, certifica el abuelo. 

Un mes después, ya se puede catar. Sin embargo, la fecha ideal para hacerlo es el 8 de diciembre, día de la Purísima, que es la patrona local junto a San Roque. Esa mañana, al salir de Misa, los morillejanos toman el primer chupito del año.  

Para conservarlo, lo mejor es un ambiente con poca luz y una temperatura constante de 10 grados. A partir de diciembre, todas las celebraciones van acompañadas de churú. “Cuando éramos más jóvenes, en la ronda nos poníamos morados de copas. Ahora el cuerpo ya no lo permite. Queda para los jóvenes, que lo siguen haciendo”, reconoce Gerardo que aún tiene un último secreto que desvelar, pero éste para paliar los efectos del exceso. “Dicen que cuando se coge una buena castaña de orujo o de churú, es bueno enterrar al enfermo en paja para que duerma la mona”.

El órgano de tubos de Morillejo

publicado a la‎(s)‎ 14 feb. 2011 15:01 por Emilio Rodrigo   [ actualizado el 14 feb. 2011 15:20 ]

El órgano de tubos de Morillejo
Fuente: La cronica.net
En el interior de la Iglesia Parroquial de Morillejo, como un tesoro escondido, se conserva en perfecto estado de funcionamiento un órgano de tubos del siglo XVII. El celo de los morillejanos ha mantenido vivo este magnífico instrumento, que aún en pleno siglo XXI desgarra notas “especialmente apropiadas para el repertorio de los siglos XVII y XVIII”, explica Luis Mazorra, organista encargado por sexto año consecutivo de deleitar a una audiencia que abarrotaba la iglesia de Morillejo.

El órgano se construyó en el siglo XVII, en pleno Barroco, y, al igual que la expresiva imaginería característica de la época, pretendía impactar y representar el triunfo de la Contrarreforma. Se pusieron de moda en principio en las Catedrales, pero poco a poco los pueblos que podían permitírselo también los fueron adquiriendo. El de Morillejo es uno de los pocos que existen en la provincia conservados en perfecto orden de funcionamiento. Reúne buena parte de las características propias de la construcción instrumental de la época. No es un órgano grande y es técnicamente limitado en algunos aspectos, pero es muy generoso en otros, “siempre en función de las obras a interpretar”, dice Mazorra. El teclado, o interfaz con el intérprete tiene su aquel. Es conocido en el argot como “de octava corta”, lo que quiere decir que ciertas teclas, habituales de la mano izquierda, no están. “En aquella época era algo normal, que ahorraba la construcción de tubos bajos grandes”, puntualiza el organista. Sólo tiene un teclado, dividido en dos ámbitos tímbricos. Desde el centro del teclado hacia la izquierda tiene unos registros, hasta el Do, y desde esta nota hacia la derecha tiene otros que pueden o no coincidir con los anteriores. “Esta característica permite hacer acompañamiento y solista con un solo teclado. Es ingenioso. La construcción buscaba la mayor cantidad de prestaciones con el mínimo de recursos”, explica Mazorra.

La fachada de nuestro protagonista es más bien rústica. Tiene una trompetería española horizontal, que se añadió en el siglo XVIII para dar mayor grandiosidad que permite la interpretación de obras de cierta brillantez de las musicalmente conocidas como “del mundo de la batalla” o que aprovechan al máximo las posibilidades del sonido de esta trompetería horizontal tan propia de los órganos españoles. Los bajos del ejemplar de Morillejo “no tienen contras”, describe Mazorra, es decir, notas que se tocan con el pie. “Por el contrario tiene otras características distintas y especiales como el tambor, un dispositivo que consigue una vibración que imita el sonido de la percusión”. Los demás son registros convencionales. En opinión de su intérprete, Luis Mazorra, la característica que lo define sería quizá la “nobleza sincera” de su sonido. Estos órganos dejaron de tocarse en numerosas iglesias en el siglo XIX, entre otras cosas porque no quedó nadie que supiera hacerlo. Tras leves intervalos de luz, en el año 1993, y a instancias de Máximo García, alcalde de Morillejo en ese momento y del Párroco Santiago Jiménez, fue restaurado por el Ayuntamiento de Trillo

1-10 of 14