Historia de la OIC

Fundadora Santa Beatriz da Silva 

Beatriz nace en 1437 en Campo Mayor (Portugal). Santa Beatriz de Silva está emparentada con la Reina de España Isabel la Católica, quien le ayuda a fundar la Orden de la Inmaculada Concepción, regalándole los palacios de Galeana y los trámites de aprobación.

1492 Muere en olor de Santidad.

1489 El 30 de Abril el Papa Inocencio VIII aprueba la O.I.C. por la bula "Inter Universa".

1511 Regla propia de la Orden de la Inmaculada Concepción. La otorga el Papa Julio II por la Bula “Ad statum prosperum”

1530 El 14 de Enero las Concepcionistas llegan a Veracruz, siendo las primeras evangelizadoras de América.

1926 El 28 de Julio, fue Beatificada por S.S. Pio XI.

1976 El 3 de Octubre, fue canonizada por S.S. Pablo VI, quien glosa su vida y obra en la Homilía

Su fiesta :17 de Agosto.

 

Nacimiento de la Orden de la Inmaculada Concepción


Cuando llegó la hora de «instituir la nueva familia religiosa que estuviera consagrada a la Santísima Madre de Dios... Beatriz, con su singular prudencia y cristiana fortaleza, llevó a cabo la fundación de su Orden» (Bula de Canonización). Para ello, respetuosa ella misma con el carisma recibido de Dios y después de haberlo vivido con sus Hijas durante cinco años, cuida de someterlo íntegramente a la aprobación de la Iglesia.

Seguimos la génesis de este proceso por las Minutas de Nuestra Santa Madre Fundadora. En la primera, Santa Beatriz aparece pidiendo al Santo Padre la erección canónica de sus deseos y género de vida. Ella aboga por su carisma Mariano-Inmaculista:

«servir a Dios y a Santa María en el misterio de su Concepción»

Aceptaría la Regla que el Papa le asignase. Pide rezo de la Inmaculada, hábito propio blanco y azul (según la manifestación de Santa María la Virgen madre de Dios), forma de vida que ya llevaban, observancia regular y clausura. El hábito lo describe así: túnica blanca con escapulario también blanco y encima una capa de color celeste (azul), y en esta capa y en el escapulario deben grabar la imagen de la Virgen María, y se ceñirán con un cíngulo de lana blanca.

Santa Santa Beatriz, lo mismo que otros fundadores, tuvo que poner su Orden al amparo de una de las cuatro reglas existentes en la Iglesia según determinó el IV Concilio de Letrán, a saber: la de San Basilio, San Francisco, San Agustín y San Benito. Santa Beatriz logra al fin que el Papa Inocencio VIII autentizara su carisma fundacional Inmaculista como don del Espíritu en su Bula «Inter universa», 30 de abril de 1489. Y al Instituir por ella el nombre y el espíritu «Concepcionista» genuinamente puros, lo hace destacando y protegiendo respetuosamente el carisma Mariano de Santa Beatriz: «para servir a Dios y a Santa María»

Así se promulgó la Bula, se erigió canónicamente el monasterio el 16 de febrero de 1491, después de la muerte de Santa Beatriz de Silva, acaecida aproximadamente en 1492. El Papa Julio II el 17 de Septiembre de 1511 otorga a la Orden de la Inmaculada Concepción Regla propia.