MNR - NOTICIAS

Nos Devoran los de afuera

INICIO

LA UTN

Quienes somos?

CARRERAS

REGLAMENTO DE ESTUDIO

Horarios de Cursado

CENTRO

APUNTES

DOCUMENTOS MNR

EDITORIAL

LINKS

COLECTIVOS

El reinado de los capitales, productos y comercios extranjeros

Nos devoran los de afuera

Daniel Tirso Fiorotto

Especial para ANÁLISIS

Los poderosos del planeta, estadounidenses, europeos y chinos, resueltos a ampliar su patrimonio, hallaron playas libres para desembarcar en Entre Ríos. La avanzada de los estadounidenses Walton en hipermercados (más ricos que Bill Gates) y de los Werthein en teléfonos revelan, por ejemplo, una Entre Ríos enajenada, hiperconcentrada y saturada de intereses foráneos y de connivencias con el poder K. Wal Mart, Carrefour, Repsol YPF, Cargill, Monsanto, Cresud, Friboi, Telecom, Agrenco, Noble (y las cadenas chinas), son recibidos con brazos abiertos en las gestiones de Sergio Urribarri y José Halle. Mientras tanto, obreros, pymes y economistas entrerrianos siguen resistiendo y denunciando la voraz embestida.

Granos para Cargill, telefonía para los Werthein, comercio minorista para las mayores cadenas europeas y norteamericanas, energía para Repsol, cándida apertura al silencioso avance de las cadenas asiáticas, campos y banca y petróleo para los argentinos (amigos del poder político) Elsztain y Eskenazi. Nada de eso es novedad para una Entre Ríos que en los años 90 fue abanderada de las privatizadoras. Lo que sorprende es la acentuación del proceso en 2009 y la tenacidad de los gobernantes en este camino, frente a los reclamos y las quejas de las organizaciones locales de trabajadores y almaceneros.

Dos decisiones colmaron el vaso: la inexplicable militancia de la gestión municipal de José Halle en Paraná para defender la apertura de un nuevo hipermercado de la poderosa estadounidense Wal Mart en el barrio Paraná XIV, y la menos explicable decisión de la gestión provincial de Sergio Urribarri de ampliar la cobertura de la tarjeta estatal Sidecreer a la multinacional francesa Carrefour.

Esos dos cachetazos sobre los microemprendimientos y las pymes regionales encendieron la luz de alarma, y obligaron a revisar la franca tendencia de los gobiernos entrerrianos a permitir e impulsar la extranjerización de los factores principales de la economía; o la entrega de las firmas locales a manos foráneas.

Los economistas Oscar Barbosa, Luis Lafferriere y Juan Britos abundaron en explicaciones sobre la inconveniencia de una nueva boca de Wal Mart, con el nombre Chango más, por la saturación de hipermercados en esta ciudad. Pero advirtieron también que los pedidos de habilitaciones de hipermercados y cadenas extranjeras se suceden en una docena de ciudades entrerrianas, grandes y pequeñas, y los dirigentes locales no toman conciencia de la avalancha que pone en riesgo la subsistencia del capital local.

 

La ignorancia, un aliado 

Los grandes negocios parecen inaccesibles para las mayorías de los entrerrianos, y el proceso concentrador de las riquezas y los medios de producción aprovecha esa ignorancia, con la colaboración inestimable de los medios masivos, bien ocupados en entretenimientos banales y seguidores de la agenda que los mismos poderosos inventan.

La municipalidad de Paraná no informa, por ejemplo, a sus ciudadanos, las implicancias del impulso que el intendente José Carlos Halle (y su mano derecha, el empresario Eduardo Macri, secretario de Coordinación Económica) le dan a Wal Mart y su firma de segunda marca: Changomás. ¿Cuántos entrerrianos saben que los propietarios de Wal Mart se cuentan entre los tres familias mas ricas del planeta tierra? ¿Cuántos saben que los Walton tiene un capital que equivale a diez gestiones completas de gobiernos de la provincia de Entre Ríos? ¿Cuántos saben que el capital de los Walton es mayor que todos los recursos que han manejado los gobernadores entrerrianos en toda esta etapa democrática, más la dictadura?

Christy Walton, Alice Walton, Jim Walton, John Walton, S. Robson Walton y Helen Walton son los herederos de Walton, las mujeres y los hombres más ricos del planeta, dueños de la poderosísima Wal Mart, y los principales aliados de la gestión Halle-Macri en Paraná. En un listado de los diez personas más ricas de la tierra, los Walton ocuparán los lugares 6, 7, 8, 9 y 10. Sumados, tienen más que Bill Gates.

La familia Walton podrían comprarse hoy mismo todo el territorio de los entrerrianos, el mapa completo, con solo la mitad de sus riquezas.

Contra este grupo se levantaron los almaceneros de Paraná Pablo Romero, Antonio Bluotto, los comerciantes Carlos Pastori, Alfredo Caíno, el concejal Emanuel Martínez Garbino, y un puñado de pequeños empresarios, desocupados, estudiantes, obreros, tamberos, dirigentes gremiales de la Corriente Clasista Combativa, Agmer, sólo por nombrar algunos.

Los campos de Cresud 

La lucha es desigual y el fenómeno no se agota en la expansión de los híper sino que tiñe toda la provincia y casi todos los rubros, pero hay casos paradigmáticos.

Eduardo Elsztain preside la firma IRSA, es dueño de varios shopping en Buenos Aires, principal accionista del Banco Hipotecario, tesorero del Consejo Judío Mundial, y en Entre Ríos además posee vastas extensiones de tierras (bajo la firma Cresud) como la estancia San Pedro que fue de Justo José de Urquiza y sus descendientes.

Los estudiosos le adjudican capacidad para los buenos negocios en todos los gobiernos, y Elsztain pasó a ser figura en una publicación sobre las mafias en la Argentina.

De hecho, algunos lo conocieron por haber ofrecido a Kirchner sus oficinas en Puerto Madero. En los últimos meses se menciona una asociación con la firma Tyson Foods, imperio mundial de la carne con sede en USA, para la producción y exportación de carnes.

Claro que el principal negocio de las carnes está en manos de los brasileños de Friboi (ex vizental) y del cuestionado empresario Sergio Taselli (santa Elena). Todo ajeno al desarrollo del capital local.

Desde estos perfiles debe analizarse la nueva economía entrerriana. Los “dueños” de Entre Ríos están lejos del perfil de obreros, campesinos, docentes, almaceneros, pequeños industriales, con los que uno puede encontrarse en la vereda. Nada de eso. Los dueños están lejos y tienen vinculaciones sorprendentes con los grupos más poderosos del mundo, o son ellos mismos.

Los expertos aseguran que la asociación de Wal Mart y China constituye la gran novedad de la última década, porque los propietarios de Wal Mart superan a todos los conocidos, y porque su fuente de abastecimiento de mercaderías es China. A ello se suma el desembarco de unos 20 supermercados chinos sólo en Paraná, varios de ellos en cadena, sin que las autoridades locales coloquen esta avanzada en un programa que permita el desarrollo equilibrado.

Análisis no encontró un solo especialista que pusiera en dudas los efectos dañinos de la instalación de las grandes cadenas, sobre los sectores más vulnerables.

Teléfonos y petróleo

Los agricultores y transportistas calculan que más del 70 % del combustible consumido en Entre Ríos proviene de Repsol YPF y apuntan que la mayoría de los empresarios de las estaciones de servicio sufren dificultades por el escaso margen de rentabilidad que les dejan las petroleras.

Como es sabido, Repsol YPF está en manos de accionistas europeos, y hace poco se incorporó un inversionista argentino, Eskenazi, que también recibió en adjudicación varios bancos que fueron estatales, como el Banco de Entre Ríos. 

En materia de telecomunicaciones, en Entre Ríos el que manda es Werthein, con Telecom.

Este empresario (menemista, kirchnerista…) intentó entrar en el mundo de la televisión pero la complicación de la nueva Ley en el Congreso excluyó esta semana a las telefónicas de ese servicio.

En los últimos meses se supo que Telefónica de España quiere tener acciones en Telecom Argentina a través de Telecom Italia. El caso es que entre los poderosos grupos se disputan el mercado de Telecom, muy lejos del conocimiento de los usuarios entrerrianos.

Así ocurre en otros rubros. ¿Cuánto saben los entrerrianos del crecimiento de la presencia de firmas como Monsanto, en la provincia, mediante la instalación de un sistema de producción que tiende al monocultivo con la soja? ¿Y cuánto saben de los negocios asiáticos que ya tienen su propios operadoras de comercio exterior (Noble), y una creciente red de supermercados, además de las mercaderías made in China? ¿Quién preguntó a los entrerrianos sobre la alianza de la operadora ferroviaria ALL, brasileña, con la sospechada Agrenco (sus gerentes fueron detenidos por supuestas graves irregularidades), en el puerto Del Guazú, para operar en competencia con los puertos estatales? ¿Saben los entrerrianos quiénes son los dueños de Redengás, en qué andan, por qué se pelean, por qué debió intervenir la justicia? Los dueños de los principales resortes de la economía especulan con la ignorancia general.

Aunque suene increíble, en la lucha contra la instalación de Changomás, algunos almaceneros le están haciendo de paso un favor a un supermercado chino instalado a una cuadra del predio. Y es un ejemplo de lo que ocurre en todo el mapa: la puja, dicen algunos expertos, se dará en el futuro entre cadenas de hipermercados estadounidenses, europeas y asiáticas. El propio dirigente Aldo Bachetti estimó que algunos de esos grupos consideran que el almacenero local ya no pesa en la competencia. Y menos pesará con el desamparo estatal.

Molicie y parresia

“En lo profundo, las autoridades del PJ siguen pensando como en los ’90: llegar es hacer buenos negocios”, comentó a Análisis el investigador y catedrático Oscar Barbosa. “Piensan que el éxito depende de las inversiones, que venga plata de afuera. Ha llegado una generación de políticos que no sienten el desarrollo, no entienden los factores endógenos, locales, y entre los intelectuales predominan los acomodaticios, con una universidad congelada”.

Para Barbosa, los sectores dirigentes “desaprovechan todo ese cinturón de la educación, la ciencia, la investigación, que tenemos aquí con Agronomía, el Inta, las ingenierías. Eso es un diamante que habría que pulir, pero adoptan decisiones en soledad, como si todo eso no existiera”. Apuntó que Paraná y Santa Fe son las ciudades que poseen menor proporción de empleo industrial en el país: alrededor del 7 por ciento. Y en cambio tienen alto empleo estatal.

El experto opinó que la dirigencia adolece de “pobreza conceptual”, según palabras del pensador Santiago Kovadloff, y la intelectualidad actúa “con cierta molicie, que es el exceso de comodidad en los modos de vida”. Luego recordó que en algunos ámbitos de estudio se analiza la ausencia del parresiastés, es decir, la persona que “dice la verdad aún a riesgo de la propia vida”.

En un resumen de las ventajas y desventajas de la radicación local de los hipermercados internacionales, Oscar Barbosa no encontró más que perjuicios. Sobre los precios de las mercaderías, comentó: “Sus extraordinarios volúmenes de compra, el acceso a financiamiento internacional barato, la aplicación de tecnologías de organización, y la inteligencia económica que practican le otorgan un gran poder  de negocios frente a proveedores y competidores locales de todo el mundo. Pueden tener precios más bajos que un pequeño comerciante pero a mediano plazo adquieren en el mercado local una posición dominante (oligopólica) desplazando a sus competidores y disolviendo estas fuentes de empleo”.

Recordó por caso que los ingresos de Wal Mart colocan a la empresa entre las 20 economías más grandes del mundo.

Los radicales ausentes

El concejal Emanuel Martínez Garbino coincidió con Barbosa y apuntó que con la entrega de espacios a las multinacionales no sólo se afecta la continuidad de las pymes y se transfieren riquezas hacia afuera, sino que también se priva a los ciudadanos de “puntos de encuentro de los distintos sectores sociales”.

No se refería solo al proyecto de Changomás. “Hay lugares como el Mercado Central que deben servir para equilibrar, que cumplen una función social y económica fundamental. Si no, parece que los mejores lugares de la ciudad son para los que tienen plata. En cambio, allí podrían instalarse trabajadores y pequeños emprenderos de distintos rubros comerciales menores. Así se generaría un círculo económico positivo y estaríamos provocando el encuentro de distintos sectores sociales, un modelo muy distinto a este proceso que deja al pobrerío en la periferia siempre”.

“El municipio tiene algunas herramientas para actuar. Lo que correspondía era no otorgar la excepción para un local tan grande. Changomás se instalará por una excepción, eso es una decisión política muy equivocada. Pero además, si se han demostrado los perjuicios para la comunidad, ¿por qué no se informó? ¿Por qué la gestión municipal no convocó a audiencias públicas? Nada se lo impedía. En vez de dialogar, apuraron los tiempos, precipitaron los acontecimientos”, se quejó el dirigente.

Martínez Garbino participa de todas las reuniones multisectoriales en las que se cuestiona el proceso concentrador, y llama la atención también por la ausencia absoluta de sectores de los partidos tradicionales, como el PJ en el gobierno, y la UCR supuestamente en la oposición.

Bachetti: dulce espera 

Aldo Bachetti, director general de Industria y Pymes, y antes impulsor como pocos de las normas de protección a las pymes del comercio y la producción, se mostró apesadumbrado, en diálogo con ANÁLISIS, por las demoras del gobierno en la reglamentación de la Ley de Hipermercados.

“Cuando me convocó el gobierno, uno de los puntos de acuerdo era reglamentar la Ley de Hipermercados. El gobierno dictó el decreto 5651 que creó el Consejo Provincial de Comercio Interior para consensuar esa norma. Se llamó a todos los que podían ser afectados.  Se hicieron cinco reuniones en varias ciudades, y se redactó el anteproyecto. El gobierno consultó a los organismos, a la Fiscalía, y hoy todos los informes están listos y la reglamentación está en el despacho del gobernador. Pero claro, se había prometido la reglamentación en agosto”, reconoció el funcionario.

La situación de Bachetti en el gobierno es por demás incómoda, si se observa que entre los mismos comerciantes de Paraná daban por hecho el cumplimiento de esa promesa del gobernador Sergio Urribarri y hoy el impulsor de esa medida no puede dar garantías de que la reglamentación será firmada.

Bachetti dijo que ya sabe, in péctore, lo que hará si no se reglamenta pero prefirió no hacer pública ninguna determinación. Quienes más conocen a Bachetti aseguran que el dirigente renunciará al cargo si finalmente se siente defraudado por la administración Urribarri.

 

 “A los híper los llamamos

 

“Concordia y Paraná están saturadas de bocas comerciales. Concordia tendría que tener 25.000 metros cuadrados de locales y tiene más de 40.000”, precisó el dirigente Aldo Bachetti.

Respecto de la capital entrerriana, se mostró contrario a la habilitación de mayores superficies para hipermercados como Wal Mart, que pretende abrir un local bajo la firma Changomás en el barrio Paraná XIV. Luego cuestionó la extensión de la tarjeta estatal Sidecreer a Carrefour.

“En Paraná la tasa comercial recauda 700 mil pesos mensuales, de los cuales el 10 % aportan los hipermercados. Y no compran en la zona. Creo que el municipio tiene que proteger al comerciante local, de lo contrario el día de mañana va a tener que pedir un crédito hasta para tapar un pozo”, manifestó.

 “Las multinacionales vienen cuando no encuentran resistencia, pero en Paraná ni siquiera llegan solas: ¡las llamamos! Desde que llegaron los híper pasamos de tener 1.400 empleados a 800, perdimos 600 puestos. Pasamos de 45 horticultores que teníamos hace 20 años, a 12 en la actualidad, y el 80 % de las verduras y hortalizas viene de afuera”, insistió Bachetti.

Para el dirigente, la reglamentación no aportará soluciones completas pero aliviará la situación de las pymes. La norma, dijo, obligará a los grandes comercios a abrir sólo medio día los domingos, y a pagar una alícuota que será destinada a un fondo para dar créditos a las pymes.  “Los hipermercados son los pool de siembra del comercio. En la leche, le quedan 75 centavos al tambero, 75 a la industria, y el resto se lo queda el híper por pasar un sachet por el cajero, esto es inconcebible”, aseguró.

 

Los almaceneros, en la calle

 

“Queremos concientizar a la gente y ejercer presión social, las instancia de diálogo ya están agotadas. El intendente asocia los híper con la idea de progreso, y nosotros estamos convencidos de que el híper atenta contra el desarrollo”, dijo el almacenero Pablo Romero, del mercadito El Cunumí, que lideró con su par Antonio Bluotto y otros dirigentes conocidos varias volanteadas contra la expansión de Wal Mart y los beneficios a Carrefour.

“Presentamos medidas cautelares que todavía no se han resuelto, pero nuestra idea es resistir con medidas en la calle; tenemos una entrevista pendiente con el gobernador hace más de un mes, por la reglamentación de la Ley de Hipermercados que no cumplió, y por la entrega de Sidecreer a los híper, una decisión nefasta, pero no tenemos respuestas lamentablemente”, acusó.

En medio de una volanteada en la Peatonal, el combativo Antonio Bluotto agregó: “nuestra situación es malísima, estamos en grave recesión, y los grandes comercios quieren sacarnos lo poquito que nos queda. Hace más de un mes pedimos audiencia al gobernador, fíjese que había una tarjeta totalmente nuestra, lo poco que teníamos, ahora se la entregan a estos señores también”.

“Estamos peleando con centros comerciales de Concordia, Concepción del Uruguay, Gualeguaychú, varias ciudades, por las normas que nos han prometido. Nos habían recontra prometido que el 21 de agosto reglamentaban, y no cumplieron. Yo creo que el mismo Bachetti siente que el gobernador lo ha engañado, pero piensa que en estos días Urribarri podría firmar finalmente la reglamentación, entre el 20 y el 25 de setiembre, no sabemos”.

El dirigente sindical de la CCC Víctor Sartori, dijo que apoyan la lucha contra las multinacionales por razones estratégicas e inmediatas. “El imperialismo viene a sacarnos, no a dejarnos, lo que hace el híper se llama saqueo. Changomás va a generar más desocupación, si toman cien empleados se perderán mil, es una cuestión comprobada”, subrayó.



Un documento de académicos de Económicas complica la estrategia oficial. Sostienen que la formación del Consejo Académico Universitario sólo busca comprometer a las Universidades Nacionales con las manipulaciones que vigentes desde enero de 2007.



Convencidos de que bajo la actual conducción continuará la manipulación de las cifras, profesores de las Universidades Nacionales, investigadores, profesionales de la Estadística y de las Ciencias Sociales y usuarios de información estadística reclaman ahora que el Congreso intervenga el INDEC.

El pedido se basa en que el problema del Instituto "es de carácter institucional y requiere una solución acorde con dicho diagnóstico". Además sostienen que la formación del Consejo Académico Universitario sólo busca comprometer a las Universidades Nacionales con las manipulaciones que vigentes desde enero de 2007.

En los fundamentos, se sostiene que "las estadísticas públicas son un sistema integrado y coherente. Por ello, la alteración de los índices de precios comenzó a derramar sobre el cálculo de una gran variedad de otros indicadores, como los de la canasta básica alimentaria, las ventas minoristas y las estimaciones a precios constantes de las cuentas nacionales, entre otros. Por otra parte, la manipulación directa de los datos se ha extendido a otros indicadores como el PIB y la actividad industrial. Incluso se ha truncado la entrega de las bases de la Encuesta Permanente de Hogares, sobre la que se obtienen estadísticas de pobreza y empleo".

La propuesta tiene 10 medidas:

Disponer la intervención del organismo por 180 días al solo efecto de su normalización.

Sanción de una Ley de Estadística que actualice la vigente.

El INDEC seguirá siendo la cabeza del Sistema Estadístico Nacional.

El Instituto será un organismo de carácter técnico con autarquía institucional y financiera.

El organismo estará regido por un Directorio. Sus miembros serán designados por concurso.

El jurado del concurso estará integrado por reconocidos especialistas nacionales y/o extranjeros que elevarán para cada cargo a cubrir un orden de méritos al Poder Ejecutivo.

Los cargos técnicos de Director Nacional, Director y Jefe de Departamento se cubrirán por concurso. Las propuestas del respectivo jurado serán elevadas al Directorio para su aprobación.

Toda información obtenida por el INDEC será, como lo establece claramente la ley actual, confidencial. El INDEC no puede revelar ninguna información que identifique a una persona o entidad. Ninguna otra dependencia gubernamental tiene derecho a conocer las respuestas recibidas confidencialmente por el INDEC.

La intervención deberá convocar de inmediato a concurso para cubrir los cargos jerárquicos conformando jurados inobjetables desde el punto de vista técnico, científico y moral.

La intervención dispondrá la reincorporación de todo el personal separado a partir de enero de 2007 y el cese de todo el personal jerárquico designado a partir de dicha fecha en adelante.