Campo


 

SAN VELASCUTO – SAN BLASCUTO

 


Cogiendo aceite bendecido para untarse los oídos   

Campo es el único lugar donde se venera a San Velascuto, que en el habla local es San Blascut o San Blascuto. Dice la tradición que este santo, a finales del siglo VII y principios del VIII era monje del monasterio de San Pedro de Tabernas y que en uno de los viajes que hacía al monasterio de San Victorián (del que dependía el de San Pedro), fue asaltado por unos malhechores que le cortaron las orejas. No consta que muriera a consecuencia de las heridas, al contrario, hay teorías que consideran que vivió hasta una edad avanzada.

 

No se sabe exactamente el motivo por el que sufrió el ataque, pero como Velastuto era hombre virtuoso y se le respetaba mucho, se le consideró mártir y se le veneró como santo. Al morir, parece ser que sus reliquias se depositaron en la iglesia de Campo, aunque nunca han sido localizadas.

 

La ermita donde se venera el santo fue construida a las afueras del pueblo, al otro lado del río Esera. Allí había un cuadro en el que se mostraba al santo con las orejas cortadas. La pintura fué quemada durante la Guerra Civil y, actualmente, hay una copia de la misma.

 

A lo largo del año son tres veces las que se acude en romería a la ermita de San Velascuto y se aprovecha la visita para untarse los oídos e invocar la protección del santo. Estas tres romerías se hacen: el lunes de Pascua de Resurección, el de Pentecostés y el día siguiente de la Fiesta Mayor, es decir, el 16 de agosto.

 

En cada ocasión se celebra la fiesta de modo diferente, que ha ido cambiando a lo largo de los tiempos. En el lunes de Pascua es costumbre quedarse a comer con los amigos, la familia y los vecinos después de la misa. Algunos se llevan la comida y otros se hacen allí carne o longanizas a la brasa. El lunes de Pentecostés, como es día laborable, acude menos gente y puede decirse que la celebración se desarrolla con más tranquilidad.

 


El lunes de Pascua de Resurección, 9 de abril del 2007 

Para el lunes de la fiesta de agosto, hay otra tradición, que consiste en repartir entre todos los romeros la torta que el párroco ha bendecido. Anteriormente se daba pan, como vemos en un programa de las Fiestas del año 1948, en el que se anunciaba para el día 16 de agosto: “A las 8 horas, Romería a San Velastuto, con oficio a continuación de la Santa Misa y seguidamente el tradicional reparto de Pan Bendito. El regreso será en procesión hasta la Iglesia Parroquial”. También era costumbre, a la hora de volver al pueblo, organizar una carrera entre los mozos, y al primero que llegaba desde la ermita a la plaza se le daba de premio un gallo.

 

Vemos en las fotos, que la costumbre de repartir la torta no se ha perdido.

 

[Fotos gentileza de Angel Huguet Ascaso (Barbastro)]

 

© J. Fuster Brunet 2006-2007

[se autoriza la reproducción citando la fuente]