Campo

 


Daniel Fuster Brunet: Escultor de madera


En Alquezar

Daniel nació el 18 de septiembre del año 1948 en Barbastro (Huesca). Digamos que fue un hecho circunstancial porque sus padres, después de vivir unos tres años en la capital del Vero, regresaron a Campo, que era su pueblo. Así, pues, Daniel pasó su infancia y juventud en Campo, viviendo lo que le tocó en suerte y soñando muchas cosas. Fué más tarde, después de casarse con Elisa Salamero Lafarga, cuando se instaló en Barbastro, naciendo allí sus dos hijos, Daniel y Eduardo. Ha sido también en Barbastro donde ha desarrollado su actividad profesional.

 

És dificil hablar con Daniel sin que coja un bolígrafo o un lapicero y se ponga a hacer dibujos mientras sigue la conversación. También es imposible que clave la gubia en la madera sin que piense antes en la forma que le va a dar a la escultura, la idea que quiere transmitir, el título que le pondrá a la obra y el significado que quiere darle a ese trozo de materia, en la que sus manos dejarán la huella de su técnica y mucho sentimiento.

 

Es un artista un poco raro, porque más que vender sus tallas lo que le gusta es regalarlas. A cada persona que él aprecia le ofrece una escultura especial, con un tema relacionado con la profesión, la personalidad o los gustos del destinatario.

 


Después de...

CD en el que se recogen las fotos de las esculturas de Daniel y los poemas de Patxi

 


Exposición en el Centro de la UNED de Barbastro

 
Feria de la artesanía de Barbastro (2006)


En el taller

 

Patxi Ezkiaga Lasa, escritor y poeta, ha compuesto versos para las tallas de Daniel. Juntos han paseado por muchos de nuestros pueblos una exposición en Homenaje a Teodoro Zunzarren, sacerdote que fué de Campo y amigo de todos los que le conocimos.

 

Este es uno de los poemas, inspirado en la escultura titulada “Pensador”:

 

Has querido recoger entre tus brazos

El fogón que se le escapó a Rodin,

Templar con el calor de tu pecho

Su mirada huidiza,

Pues tu penetrante música

Es un piano que nos trae recuerdos

De los viejos bosques amados

Para catalizar la virginidad de la flor de nieve de Chía,

El brinco de las aguas del Turbón,

El susurro de los espacios íntimos de Obarrra.

Pensador del valle,

No destierres de tu corazón

El Manantial que durante tantos siglos ha sido

Puerto de tus pulsiones.

 

 

 


Daniel con su hermana

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

 

Daniel nos dejó el 15 de agosto de 2007, después de una corta enfermedad. 

Pudo disfrutar en esta vida del amor de su familia y del cariño de sus amigos, que estuvieron junto a él hasta el final. También obtuvo el reconocimiento de muchas personas que  apreciaron en él, especialmente, su gran calidad humana.